Venezuela: La quiebra democrática

Análisis de la situación económica y social en Venezuela partiendo de los factores que la causaron.

Gente huyendo de Venezuela. Fuente de imagen: UNHCR.
Gente huyendo de Venezuela. Fuente de imagen: UNHCR.

Venezuela era, además de uno de los territorios más ricos en petróleo del continente, un país de grandes desigualdades. El plan de Chávez era combatirlas, y sus ideas eran, incluso en la década de los 2000, una “revolución”, empleando sus propias palabras. Pretendía luchar contra la pobreza y, al mismo tiempo, contra la dependencia de los grandes capitales del país de la influencia de EE. UU.

La idea con la que Chávez se ganó el apoyo de gran parte de la población, especialmente entre las clases más bajas, parecía buena, pero, si se observa la situación con retrospectiva, las actuaciones de su gobierno tuvieron grandes consecuencias.

¿Quién era Hugo Chávez?

Hugo Chávez fue un militar procedente de una familia de clase trabajadora de Sabaneta. No contento con la situación social y política de Venezuela en las décadas de los 80 y de los 90, Chávez fundó el Movimiento Bolivariano Revolucionario, con el que organizó el golpe de Estado (fallido) contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez.

Por esto mismo fue encarcelado en 1992, pero salió de prisión cuatro años después gracias a un indulto de Rafael Caldera, por aquel entonces presidente de Venezuela.

Tras volver a pisar la calle, Chávez fundó el Movimiento Quinta República, y tras viajar por todo el país exponiendo su proyecto, ganó las elecciones de 1998, aunque no sería investido presidente hasta 1999.

Las ideas/directrices que marcó Chávez y que Maduro ha continuado aplicando.

La llamada “revolución socialista” defendía la nacionalización de las principales industrias, así como garantizar un amplio acceso a la educación, la sanidad, la vivienda o la alimentación para mejorar la calidad de vida de la gente trabajadora.

No obstante, y pese a que se logró mejorar los índices de alfabetización e igualar en cierta medida el nivel de ingresos entre clases, pronto se empezaron a notar también las consecuencias de la nacionalización de las empresas llevada a cabo por el gobierno de Chávez, o más bien de la mala gestión de éstas.

PDVSA. Fuente de imagen: El Comercio.
PDVSA. Fuente de imagen: El Comercio.

De hecho, ya en diciembre de 2001 se produjo una huelga de la patronal Fedecámaras. Tres meses después, en marzo de 2002, se produjeron huelgas empresariales y de sindicatos en PDVSA, que tuvieron como consecuencia un enfrentamiento entre opositores y de partidarios de Chávez.

A esto le siguieron varios actos y campañas para tratar de lograr la dimisión de Chávez, incluido un fallido golpe de Estado.

De cara a las elecciones de diciembre de 2007, y pese a que Chávez aún contaba con un amplio apoyo por parte de la población, la campaña electoral del presidente se centró en suavizar la imagen del mandatario y de sus propuestas. Esto resultó en un aumento en el porcentaje de votos.

No obstante, dicha campaña contrastaba fuertemente con el tipo de medidas aplicadas durante este periodo, como el cierre de medios de comunicación no afines al chavismo mediante la no renovación de las licencias o el control de materiales o de fondos proporcionados en calidad de costes publicitarios.

También se llevó a cabo una continua nacionalización de empresas privadas en todo tipo de sectores, se rompieron relaciones con países como EE. UU., Israel o Colombia (durante el gobierno de Uribe, aunque luego se restituyeron con el gobierno de Juan Manuel Santos).

Finalmente, se propuso una reforma constitucional mediante la cual Chávez pretendía lograr legalizar la reelección presidencial de forma ilimitada, medida que aprobó el Congreso venezolano pese a obtener un 50,7 % de los votos en contra.

En 2011, Chávez anunció que sufría cáncer después de que le tuvieran que intervenir y operar en un hospital cubano, aunque posteriormente dijo que lo había superado. Sin embargo, en 2012 nombró sucesor a Nicolás Maduro tras tener que someterse a nuevas operaciones.

Aunque Chávez ganó las elecciones de 2012, nunca llegaría a ser reelegido de facto, ya que falleció en 2013 a causa del cáncer.

Durante ese último periodo, sus políticas, así como las que aplicaría posteriormente Maduro, se centraron en hacer frente a quienes se mostrasen contrarios a las ideas chavistas. Esto se hizo, en parte, mediante la no renovación de licencias a los medios de comunicación, como ya se mencionó anteriormente.

Cabe destacar también que la mala gestión de las empresas nacionalizadas, como PDVSA, llevó, por ejemplo, a la reducción casi a la mitad de la producción petrolera en Venezuela en cinco años. Además, el pasado 31 de enero de 2019, El País publicó que un exgerente pagado por la trama que desmanteló dicha empresa logró ocultar siete millones de dólares en Andorra entre 2011 y 2015.

Como consecuencia de la malversación de fondos y de la escasez de recursos, así como por los bloqueos económicos de EE. UU., Venezuela ha llegado a una situación en que la hambruna y la malnutrición afectan a una parte importante de la población.

Además, el gobierno controla el acceso de la población a los alimentos y se han instaurado bonos de alimentos, lo que conllevó que la población tuviera que acceder a la comida en el mercado negro en muchas ocasiones.

A esto hay que sumarle el hecho de que los hospitales, especialmente los públicos, no cuentan con los suministros necesarios para tratar a la población debido a que el gobierno se niega a importarlos de otros países para no admitir la situación en la que se encuentra el país. Las probabilidades de contraer VIH son altas, ya que se reutilizan jeringuillas y no se identifica a los pacientes debidamente.

En ocasiones, los hospitales exigen a los pacientes que lleven ellos los propios equipamientos, y se ha llegado a suministrar medicación para animales a seres humanos. Algunos pacientes, por su parte, dependen de que sus familiares les manden medicamentos desde otros países.

La inseguridad y la escasez han hecho que las manifestaciones contra Maduro continúen, a lo que él ha respondido enviando a las fuerzas del orden para acallar a quien él considera la oposición, por lo que las víctimas mortales en este tipo de acontecimientos son frecuentes.

El nuevo presidente cuenta con el apoyo internacional.

Esta semana se ha sabido que Juan Guaidó, hasta ahora presidente de la Asamblea Nacional (con presencia mayoritaria de los grupos de la oposición desde 2015) salió elegido presidente interino de Venezuela tras la votación de la AN con el fin, según dicen, de crear en el país la situación idónea para celebrar nuevas elecciones.

Las instituciones supranacionales como el Parlamento Europeo y los gobiernos de países como EE. UU. o Argentina ya le han reconocido como tal, mientras que el grupo de Nicolás Maduro ha contraatacado congelando sus cuentas y prohibiéndole salir del país.

Guaidó ha obtenido el respaldo, entre otros, de Leopoldo López y su mujer Lilian Tintori, así como de otros disidentes, como Luisa Ortega, la fiscal general que se exilió en Colombia en 2017.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.