Un violador en tu camino - LasTesis. Imagen: Youtube.
Performance colectivo: Un violador en tu camino – Las Tesis.

Este escrito surge a partir de una intervención llevada adelante por el colectivo “Las Tesis” en la ciudad de Córdoba, Argentina, donde un grupo de mujeres frente al Shopping Patio Olmos, que se encuentra ubicado en un punto estratégico de la ciudad, llevaron adelante una performance: Un violador en tu camino

Lo hicieron para expresar el repudio a los violadores, generar conciencia, y dar cuenta de la inexistente intervención estatal en relación a esta problemática. Para el presente, tomo dos frases que me parecen significativas del contenido de la canción. 

Son muchas las investigaciones que dan cuenta de que aún en Iberoamérica no existen estadísticas públicas regulares de maltratos y asesinatos de mujeres por falta de voluntad política, lo que imposibilita una mejor comprensión de este crimen. 

El estado opresor es un macho violador”, suena en la canción. En este momento de la historia es necesario conocer y contabilizar los cuerpos maltratados, entendiendo que muchos casos no se conocen, no se denuncian, y muchas mueren en el intento de desnaturalizar y buscar romper esta situación de violencia. 

Fueron años de trabajo académico los que llevaron a que el feminismo pudiera redefinir el concepto de “violencia doméstica” o “violencia familiar” por el de “violencia contra la mujer” o “violencia machista”. 

Sin embargo, el hogar sigue siendo ampliamente pensado como un lugar de protección, pero que sabemos que es exactamente el ámbito donde las mujeres y lxs niñxs corren los peores riesgos. 

Todo esto está potenciado por el hecho de que la invisibilidad hace necesaria la toma de recaudos (para proteger al agresor y así evitar la condena social) y, porque además, el dolor lo produce quien dice amarlxs y jura cuidarlxs. 

Por lo tanto, esta idea que giraba (y sigue girando) en el imaginario colectivo, de que los malos tratos eran del ámbito privado y personal, fue avalada también por nuestro sistema judicial, tradicionalista y patriarcal.

La situación empeora cuando se intenta mantener la ilusión de que estamos frente a dos personas adultas y que por lo tanto podrían solucionar sus problemas de pareja heteronormativa, donde cada unx logre cumplir con el rol asignado por la sociedad: el hombre como proveedor y autoritario, la mujer en su lugar de madre, realizando actividades domésticas, sumisa, dependiente y complaciente, en un juego en el que cada unx se haga responsable de su conducta, o por lo menos lo intente.

Sin embargo, sabemos que esto no es así, que seguimos muriendo en nuestras casas, y que hay un Estado y una justicia ausentes. Incluso aparece en mí la sensación de tratar de que una relación humana y social, pueda reducirse a un conflicto administrativo, de compraventa. 

La desigualdad histórica-social y cultural que nos atraviesa por el hecho de ser mujeres, hace imposible que las partes puedan considerarse iguales, simplemente porque no lo son. Nuestros actos no pueden ser juzgados por “la igualdad de la ley”, ya que partimos de posiciones desiguales, y esto ubica de entrada a la mujer-víctima en una situación de desventaja. 

Con respecto a la primer frase de la canción Un violador en tu camino (el patriarcado es un juez que nos juzga por nacer, y nuestro castigo es la violencia que no ves), es contundente el significado que cargan estas palabras para quienes entendemos, militamos y nos apropiamos del feminismo y su lucha, que es constante, y que implica ser perseverante.

Un violador en tu camino - Imagen de Pixabay.
Un violador en tu camino – Imagen de Pixabay.

“El patriarcado es un sistema de organización social en el que los puestos claves de poder se encuentran exclusiva o mayoritariamente en manos de varones” (Osborne, R. 2009 en “Apuntes sobre violencia de género”). 

Es importante reflexionar acerca de lo que implica ser mujer en esta sociedad. Sabemos que la inequidad nos atraviesa, contamos con eso desde que nacemos, así nos educan, y eso nos muestra la realidad. 

Sin embargo, la resistencia y la rebeldía se manifiesta de una forma u otra, se hace presente, surge y vuelve a resurgir en nuestros cuerpos, y hoy por suerte somos millones en el mundo lxs que intentamos romper con el viejo paradigma y generar paulatinamente nuevos discursos que den cuenta de la participación activa y del empoderamiento de las mujeres en la sociedad. 

El surgimiento de discursos sociales como Un violador en tu camino de Las Tesis van generando la relativización de una serie de presupuestos y valores que antes demarcaban ciertos roles de género, estableciendo divisiones estrictas y precisas y que hoy permiten modificaciones en el plano de las identidades. 

Debemos como sociedad recurrir a perspectivas feministas que contemplan estas visiones, dando cuenta de que los estereotipos de género deben transformarse en preocupaciones sociales. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.