«¿Sin pareja más allá de los 30? ¿Cómo es eso posible?» Pues lo es

Una mujer sin pareja se puede sentir totalmente libre. Fuente de imagen: Pixabay.
Una mujer sin pareja se puede sentir totalmente libre. Fuente de imagen: Pixabay.

Pensamos que la sociedad cambia y que el hecho de vivir sin pareja más allá de los 30 ya no es una de nuestras preocupaciones, ya que, en teoría, podemos elegir. 

No obstante, nada más lejos de la verdad, porque aún parece haber, en el mejor de los casos, una parte de la sociedad a la que le da dolor de cabeza solo con pensar que las nuevas generaciones puedan tener sus propias ideas.

Aunque ya no se oye tanto eso de “¿y para cuándo la boda?” salvo en situaciones, como que te encuentres con viej@s amig@s, literalmente, de la familia en una celebración, la gente joven sigue sintiendo presión para encontrar una pareja, a poder ser antes de que “se les pase el arroz”.

Las mujeres sin pareja, una vez pasados los 30, parecemos convertirnos en una versión de Bridget Jones, a quien su madre trató de emparejar con el hijo de una vecina con el que solía jugar de pequeña. Todo el mundo parece, de pronto, creer que necesitamos ayuda para encontrar a alguien con quien compartir nuestras vidas.

En una sociedad en la que la mujer se las tiene que ingeniar para compaginar su vida con la profesional, el mero hecho de tener una pareja estable ya parece complicado de por sí y más aún si se vive con los padres (pues los precios de las viviendas son desorbitados).

Aún tendemos a imaginar que algún día viviremos solas, tendremos pareja y un trabajo estable porque es lo que nos han inculcado a lo largo de nuestras vidas.

Solemos acordarnos de que, hace décadas, las jóvenes solteras, o incluso la idea de tener algo similar al concepto actual de “pareja estable”, no eran bien vistas por la sociedad y que las “mozas” eran forzadas a casarse o a meterse a monjas.

Aún tendemos a imaginar que algún día viviremos solas, tendremos pareja y un trabajo estable porque es lo que nos han inculcado a lo largo de nuestras vidas.

Solemos acordarnos de que, hace décadas, las jóvenes solteras, o incluso la idea de tener algo similar al concepto actual de “pareja estable”, no eran bien vistas por la sociedad y que las “mozas” eran forzadas a casarse o a meterse a monjas.

Actualmente, aunque hay un sector de la sociedad que opina que el tener pareja y llegar, algún día, a formar una familia, debería ser una elección personal, lo cierto es que los estereotipos aún persisten.

De hecho, si lo que quieres realmente es encontrar a alguien, te alegrará saber que cada vez existen más aplicaciones para encontrar pareja en línea, algunas incluso de pago, que supuestamente son ideales para gente que no tiene tiempo de conocer a otras personas a la antigua usanza. 

Lo que no te dicen es que, para conocer a tu pareja ideal, tienes que “besar a muchos sapos”, o lo que es lo mismo, llevarte muchas desilusiones. Pero hay quien no pierde la esperanza, porque nos prometieron que algún día encontraríamos a nuestra media naranja.

Tampoco te cuentan que puedes llegar a ser feliz por ti misma, sin pareja alguna, y que, si no logras encontrar la felicidad en ti, no lo harás con nadie más. 

Y lo más importante que has de saber que se puede vivir sin pareja si es lo que tú quieres, porque tu vida la eliges tú, y el resto de personas de tu entorno deberían apoyarte independientemente de lo que decidas. 

Si no pueden hacer eso y se empeñan en hacerte sentir mal por no querer vivir bajo sus expectativas, a lo mejor es el momento de recapacitar y pensar qué es lo que te aportan.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sociedad

Noticias