A la izquierda, Sergio Cragnotti, presidente del club Lacio.

Auge y declive de Sergio Cragnotti, el presidente que quería llevar el SS Lazio al Olimpo del fútbol por medio de las finanzas creativas.

A la izquierda, Sergio Cragnotti, presidente del club Lacio.
Sergio Cragnotti, presidente del club SS Lazio.
Kaleil Tuzman, creador y presidente de Govworks.
Kaleil Tuzman, creador y presidente de Govworks.

Antes de describir la controvertida figura del antiguo presidente del club de fútbol Lazio, merece la pena describir, aunque por encima, el personaje de Kaleil Tuzman para entender el paralelismo. De hechos, los dos se han formado en una de las mayores corporaciones de sus respectivos países para perseguir su sueño.

Cómo empezó todo

Anuncios

Kaleil Tuzman alcanzó la fama a finales de los 90, cuando dejó su empleo en Goldman Sach para poner en marcha, junto con su amigo de infancia Tom Herman, un negocio basado en el comercio electrónico (govWorks, una compañía ayudaba a empresas y particulares a ponerse en contacto con el gobierno, por ejemplo, para hacer pagos o unos trámites de servicios proporcionados de por la misma administración federal) y, después de algunos años de crecimiento vertiginoso, la empresa quebró, arrastrada por la crisis de las punto com.

Por otro lado, Sergio Cragnotti, se formó en uno de los mayores grupos industriales italianos: Ferruzzi. Entró en el mundo del fútbol en el año 1992, cuando relevó la SS Lazio en pleno declive con un solo objetivo: levantarla y llevarla al Olimpo del fútbol.

Pero fue en 1997 cuando empezó a abordar seriamente el objetivo de ganar un título importante construyendo, junto con el nuevo entrenador Sven Goran Erikson, un equipo muy competitivo que pudiera luchar en Italia y en Europa para conseguir logros importantes. El 5 de abril de 1998 perdió en casa ante el la Juventus, el club que sería luego ganador, algo facilitado por una falta no asignada.

Esto fue como una piedra en su camino  que no se quitarían hasta pasada la temporada siguiente, cuando lucharon por el título hasta el último partido antes de rendirse ante el Milán. Lo conseguiría, no obstante, en la temporada 1999-2000 después de un sprint hasta la última de campeonato con el Juventus.

Su presidencia estuvo marcada por el empeño de conseguir 7 títulos (entre los cuales una Eurocopa frente al Manchester United), fichaje de jugadores estrellas (Giuseppe Signori, Alen Boksic, Pavel Nedved, Juan Sebastián Verón, Marcelo Salas, Cristian Vieri, Hernán Crespo, Jaap Stam y, finalmente, un tal Gaizka Mendieta), una gestión financiera muy controvertida y una renovada pasión entre los hinchas que, a veces, desembocaría en episodios de violencia con connotaciones políticas.

La idea de Sergio Cragnotti de hacer del Lazio un equipo puntero a nivel mundial se basaba en los siguientes pilares:

1-Grandes inversiones que en el fútbol se traducen en fichaje de los mejores en circulación o de aquellos jóvenes con mayor perspectiva, como el entonces veinteañero Dejan Stankovic. Eso era posible porque Cragnotti era el mayor accionista del gigante alimenticio Cirio.

Fichar jugadores de renombre significaría atraer sponsors, y, en definitiva, más dinero.

2-Abrir la puerta a los pequeños accionistas a través de la cotización de la sociedad en el mercado de capitales, siguiendo el ejemplo de sociedades inglesas como el Manchester United.

La medida fue muy criticada por gran parte del mundo del deporte, porque podía meter la sociedad en manos de los especuladores en lugar de ser patrimonio de los aficionados. A pesar de las críticas, el SS Lazio salió a bolsa en 1998 y se convirtió en el primer equipo italiano en hacerlo.

3-Atraer el apoyo financiero por parte de los bancos (como Capitalia, el mayor banco de Roma). No obstante, la idea también abarcaba inversionistas extranjeros para incrementar la disponibilidad de capital y conseguir grandes inversiones.

4-Construir centros deportivos autónomos. Esta medida también fue muy innovadora en aquella época, ya que todos los estadios, cuyos propietarios eran los ayuntamientos, eran de alquiler.

Al construir un nuevo estadio, la sociedad se desvincularía así de la burocracia y se generaría otro tipo de beneficios, como aquellos derivados de eventos, otras actividades deportivas y merchandising.  Sin embargo, esta medida nunca fue llevada a cabo.

5-Exportación de la marca Lazio hacia aquellos países con mayor porcentaje de emigración italiana y/o que podrían convertirse como en seguidores del equipo por cuestión de afinidad.

Sergio Cragnotti miraba mucho a Argentina, ya que a menudo tuvo en su equipo pilares de la selección albiceleste, como Chamot, Almeyda, Crespo, Claudio López, Simeone y Verón.

Además, la 2ª camiseta oficial de la temporada 1999-2000 que el equipo utilizaba en la Champions League tenía bandas blancas y celestes (muy parecida a la camiseta de la selección argentina).

En aquellos tiempos, Sergio Cragnotti ya hablaba de internacionalización del fútbol, lo que se daría tan solo una década después.

Como hemos adelantado, a partir del 1998, el equipo empezó una rápida etapa de éxitos en Italia y en Europa que le convirtieron finalmente en un gran club, en un momento dado, el más poderoso, como declaró Alex Ferguson, entrenador del Manchester United, luego de perder la Eurocopa ante el equipo italiano.

No obstante, es precisamente en verano del 2000 cuando se dio un importante cambio.

El primer error de Sergio Cragnotti fue el mismo que, en la misma época, cometió Kaleil Tuzman: no hacer caso a su socio.

En el caso de la empresa de Tuzman la clave para el fracaso tras el pinchazo de la burbuja de las empresas puntocom fue la falta de enfoque de la generación de caja, como señaló Tom Herman,. Por su parte, Cragnotti ignoró las advertencias de su entrenador-socio, Sven Goran Erikson, quien, tras la victoria del scudetto, se presentó en su oficina y le dijo que había que refundar el equipo.

Era evidente que, según el que mejor conocía a sus jugadores y las dinámicas en el vestuario, algo andaba mal. Hay quien rumorea que se debe a una sensación de desánimo entre los jugadores tras los precedentes logros, mientras que otros creen que se debía a la ajetreada vida nocturna de algunos jugadores.

El segundo error fue la falta de unos ingresos que no dependieran de factores externos.

El periodo entre 2000 y 2001 estuvo caracterizado por el pinchazo de la burbuja de Internet y la espectacular caída del índice Nasdaq, factores que arrastraron a la quiebra muchas empresas puntocom, como Govworks que tenían poca fortaleza financiera y un modelo de negocio poco desarrollado. No obstante, también afectó a las sociedades del fútbol italiano, que se encontraban en la misma situación. Pero, ¿Qué tienen que ver con la burbuja de Internet?

Ilustración 1: Y la burbuja estalló. – obtenida del episodio “Half decent proposal” Los Simpsons (Canal Fox)
Ilustración 1: Y la burbuja estalló. – obtenida del episodio “Half decent proposal” Los Simpsons (Canal Fox)

Hay una relación, y es que se dice que el fútbol es el espejo de la economía, y cuando las cosas van mal en la economía de un país, el fútbol se ve afectado, tal y como les pasó a los equipos argentinos.

Los apuros financieros que estos sufrieron fueron solo una señal de una dramática crisis que se desembocaría en el país en 2001. La crisis de los equipos italianos reflejó el estancamiento económico del país a partir de 2002.

El año 2001 se caracterizó, además, por el pinchazo de la burbuja de los derechos televisivos. 

En otras palabras, las televisiones digitales habían  cortado el grifo repentinamente por el simple hecho de que invertir tanto dinero en el fútbol ya no les salía rentable.

En realidad, el tema de los derechos televisivos es mucho más complicado. Posibles inversores extranjeros en el sector de las televisiones digitales de Italia vieron cómo su camino quedó bloqueado por un miope proteccionismo y unos vínculos burocráticos.

De hecho, un grupo sueco que podría haber roto el monopolio de los dos grandes grupos  (Telepiù y Stream) se echó atrás tras las dificultades a la hora de invertir. Un par de años después, Sky, de Rupert Murdoch, que surgió a raíz de la fusión de estas dos entidades, logró hacerse con el monopolio del fútbol en la televisión digital al ofrecer los precios más bajos.

Además, el sistema bancario italiano, tras el estancamiento económico, aceleró su proceso de restructuración, marcado por fusiones y adquisiciones. A menudo, esto implicaba que entidades con pérdidas financieras estaban implicadas en las transacciones, y muchos bancos del centro-sur del país acabaron desplazando el eje de sus negocios en el norte del país aún más.

Así es como, poco a poco, se desencadenó un tsunami que afectó a  casi todos los equipos de las ligas superiores del fútbol italiano, ya que los derechos televisivos eran la principal fuente de ingresos. El Lazio, al no haber reconvertido a tiempo su modelo de negocio, se vio virtualmente involucrado.

Además, la llegada de la crisis de comienzos del milenio hizo que afloraran los problemas financieros de algunos gigantes industriales italianos dentro de los cuales estaba Cirio, la sociedad controladora del club Lazio.

La búsqueda de otros socios para la ampliación del capital social de hecho habría dado, tanto a Govworks como al Lazio, la tan buscada continuidad financiera para sostener sus ambiciosos proyectos. 

Por si esto no bastase, si Govworks no destacaba por las cifras de ventas de sus servicios, los resultados del Lazio empezaban a ser no muy satisfactorios. La temporada 2000-2001, bajo la guía de Dino Zoff, se caracterizó porque el equipo solo consiguió una supercopa italiana a comienzo de la temporada, pese que el Lazio tenía un equipo más fuerte que en la temporada anterior.

Al igual que Herman abandonó a Tuzman por discrepancias, Erikson también se marchó del Lazio de Sergio Cragnotti  tras algunos partidos, probablemente consciente del inminente fracaso, aunque la motivación oficial fuera la oferta para entrenar la selección de Inglaterra.

Ya sabemos que, en el mundo de los negocios, el trabajo en equipo y una sólida gestión son fundamentales, especialmente cuando los días de bonanza terminan.

Y si en EE. UU. estos tristes sucesos desembocaron en una considerable reducción del volumen de negocios y de la plantilla de Govworks, en Italia, el Lazio tuvo que redimensionar sus ambiciones y  vender a sus jugadores más importantes.

Pero si la sociedad de Tuzman se hundió luego de un año de problemas, el club deportivo en manos de Sergio Cragnotti duró un poco más. Fue el 3 de enero de 2003 cuando el italiano, bajo petición del banco Capitalia, entidad que había prestado el capital necesario para pagar la deuda del grupo Cirio, renunció a la presidencia.

“Al final lo habéis conseguido, me habéis robado el Lazio”.

Sergio Cragnotti

Años más tarde, Cragnotti calificaría esta decisión de hurto y estafa en un libro.

One thought on “Sergio Cragnotti: El Kaleil Tuzman de la Serie A – Parte 1”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.