Que no te cuenten cuentos: La verdad de autopublicar tu libro y lo que debes saber

Soy Eva Mayro y personalmente opté por autopublicar mi obra. Foto de archivo.
Soy Eva Mayro y personalmente opté por autopublicar mi obra. Foto de archivo.

Un día te levantas y decides escribir ese libro que tanto tiempo llevas cavilando. Eliges qué género es el tuyo, defines tu propio estilo y peleas con esa odiosa primera página que, así de primeras, parece que nunca vas a conseguir rellenar porque nada te parece lo suficientemente bueno como para continuar.

Al final borras todo y vuelves a empezar tantas veces que ya has perdido la cuenta pero persistes y tras superar el “síndrome de la página en blanco” consigues soltarte y plasmar aquello que tanto deseabas. Ahora estás feliz, pletórico, entusiasmado y tras mucho esfuerzo, dedicación y persistencia logras algo que no todo el mundo hace; escribir tu primer libro.

Si has llegado hasta aquí es la hora del “chute de realidad” y debes salir “de la zona de confort”, dejar atrás las inseguridades y hacer visible tu obra.

Yo me decanté por autopublicar y a día de hoy puedo afirmar que es una gratificante y maravillosa experiencia, pero solamente si lo haces de forma racional, así que lee con atención porque esto te interesa.

Lo primero que debes saber es que vas a tener que contratar varios servicios. Para ello busca algo dentro de tu alcance pero ojo, porque a veces lo barato sale caro. Deberías mirar calidad-precio y no precio-calidad. 

Una vez elijas dónde contratar lo que necesites (corrección, maquetación, diseño de portada, impresión, distribución y/o difusión), habla con tu editor/a y fija de forma clara los servicios contratados y el precio a pagar. 

Ahora estás en una nube, vas a cumplir tu sueño y firmas casi sin mirar. Mal, para, siéntate, suelta el boli que tienes en la mano y lee detenidamente todo lo que hay escrito para que no haya malentendidos. Una vez hayas hecho esto al menos dos veces entonces ya puedes sonreír, saltar si quieres y firmar. 

Dejamos atrás el contrato; vamos a pasar a la acción. Ahora tienes que enviar tu manuscrito y esperar que realicen la corrección. Quienes lo harán seguro que son eficientes y están más que cualificados para hacer su trabajo bien, pero alto: vuelve a sentarte y lee todo detenidamente porque los correctores son personas como tú, no máquinas y por eso mismo se les puede escapar algo. 

Dime si me quieres es el libro de Eva Mayro. Imagen cedida por la autora.
Dime si me quieres, de Eva Mayro. Imagen cedida por la autora.

Una vez estás seguro de que la corrección está lista, pasamos a la maquetación. Ahí verás cómo queda la tripa del libro y por suerte es un proceso que no suele requerir mucho tiempo a la hora de tener que revisar el autor.

Pasamos al diseño de portada. Creo, desde mi humilde opinión como escritora de Dime si me quieres, que este es uno de los pasos más bonitos que hay. No podría explicar con palabras la felicidad que sentí al verlo terminado tal y como lo pedí. Aquí simplemente tendrás que dar rienda suelta a tu imaginación y explicar al diseñador qué quieres y cómo. 

En sí, el proceso de edición del libro es bonito, pero siempre con cuidado, así que, si optas por autopublicar, recuerda buscar calidad-precio y no precio-calidad, leer bien todo antes de firmar nada porque luego no podrás echarte atrás. Sé prudente, revisa todo, haz las cosas con ilusión y disfruta de esta experiencia, pero sin que te cuenten cuentos. 

Con toda mi buena intención, Eva Mayro. 

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

BUENAS PRÁCTICAS PARA ESCRIBIR CORRECTAMENTE EN BLOGS

Suscríbete a La Palabra Púrpura y obtén de regalo el ebook

BUENAS PRÁCTICAS PARA ESCRIBIR CORRECTAMENTE EN BLOGS