Me he quedado sin trabajo… ¿Qué hago?

Me he quedado sin trabajo. ¿Qué hago? Fuente de imagen: Pixabay.
Me he quedado sin trabajo. ¿Qué hago? Fuente de imagen: Pixabay.

Hola, púrpuras: 

¿Cómo estáis? 

Soy Alicia Hertz y hoy os quiero compartir mi situación laboral y personal actual:  me he quedado sin trabajo. 

La última noticia mía que teníais era que tenía una situación complicada en el trabajo, con un jefe tóxico y con cambios de humor repentinos… ¡Pues bien! ¿A que no adivináis qué ha pasado? ¡No me han renovado! ¡Oh, baia! Pero sinceramente, ya me lo esperaba… ¿Y por qué? Pues porque me fueron dejando indirectas bien directas, por lo que la sorpresa no fue tan sorpresa. Os comento:

  1. Me tenían que hacer fija. Evidentemente, ya es una cosa a tener en cuenta, ¿no?
  2. Se notaba a leguas que al jefe no le caía bien, básicamente porque me hacía el vacío muy descaradamente. 
  3. Creo que se pensaban que era tonta, por culpa de que, aunque hiciese lo que me mandaban, pues no daba resultados. Eso sí, sabiendo de redes sociales, yo no sabía nada de nada, sabía más el jefe que es toda una eminencia en las redes…

Solo había que ver la diferencia de alcance o interacción de sus publicaciones con las mías, pero ¡eh! Que al parecer, «Es que ella no sabe, que escribe mucho porque es escritora» ―decía él, palabras textuales. 

  1. Me fueron desmantelando poco a poco todo lo que yo llevaba, hasta dejarme en bragas en las últimas semanas… ¿Te crees que soy imbécil? ¿Hola? No me digas que no sabes qué vas a hacer si me estás quitando todo en lo que yo trabajo. Tonta puede que un poco, gilipollas no. 

Y diréis… ¡Buah! ¡Quedarse sin trabajo a estas alturas! ¡Tienes que estar de los nervios! ¡Fatal! ¿Qué vas a hacer? ¡Vivir! Sí, vivir. 

Me he quedado sin trabajo, pero tengo derecho a paro y eso me da un respiro, y porque, desde que empecé en esa empresa, todo fueron nervios, desilusiones, estrés, dejar de comer, no poder descansar por culpa de dudar de  si mi trabajo estaba bien hecho, sabiendo que estaba haciendo todo lo posible por sacarlo adelante… 

Solo había malas palabras, malas contestaciones, dudas, hacerme sentir mal con mi trabajo… Sabe Dios cuántos kilos ha adelgazado, aunque en los últimos meses ya comía algo más. Ahora puedo dedicarme a lo que he dejado apartado tanto tiempo. Encontrar algo que me guste y me llene de verdad. Un trabajo donde no me hagan sentir como una mierda. Disfrutar y descansar la cabeza… sobre todo, dejar que mi cabeza pare, porque… ¡No para! 

Tengo sensaciones y pensamientos que no me gustan (igual ya las tenía en mi cabeza, pero ahora se intensifican). Siento que quizá no valgo para nada, ni para estudiar, ni para trabajar. Quizá porque no estoy preparada como el mundo laboral se espera. A veces me paro a pensar y pienso… ¿Y si hubiese escogido otra carrera, otra formación? ¿Habría sido mejor? Pero a la vez… ¿Sería feliz y estaría tranquila conmigo misma por haber hecho algo que igual no me gustase? 

Aunque igual no es cosa de formación, ¿no? Sé que las cosas están fatal en el mercado laboral, pero veo muchas ofertas y no valgo para ellas, me descartan enseguida… Supongo que hay que tener paciencia, pero es desesperante. 

Me he quedado sin trabajo y ahora me centraré en cobrar paro durante un tiempo, así como estudiar y hacer cosas más creativas que puede que se conviertan en proyectos. 

Poder escribir, poder desarrollar un poco más mi proyecto como Social Media Manager y Community Manager, seguir llevando las redes del Orillamar SD sin agobios y creando contenido, publicar contenido de calidad en mis redes, disfrutar de la vida, de mi familia… Sí, vale que me he quedado sin trabajo, pero han sido meses muy duros y todo pasa por alguna razón. 

Ya sabéis: cuando una puerta se cierra, una ventana se abre. ¡Vamos a por ello!

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest

Boletín de noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias!