Líbano: ¿Qué ha causado la explosión en Beirut del pasado 4 de agosto?

Bandera de Líbano. Fuente de imagen: PIxabay.
Bandera de Líbano. Fuente de imagen: PIxabay.
Anuncios

Beirut, la capital de Líbano, vivió una explosión el pasado 4 de agosto. En medio de una la búsqueda de culpables y de fondos para la reconstrucción de la ciudad, aún quedan algunos interrogantes que trataremos de aclarar en La Palabra Púrpura.

1) La explosión que tuvo lugar en Líbano se debió, según personas expertas en el tema, a la presencia de nitrato de amonio, que de almacenarlo de manera incorrecta.

En un principio se hablaba de una explosión en un almacén de armas. 

No obstante, al parecer, y según varias fuentes, como el medio peruano La República, la explosión se originó tras los trabajos de reparación de grietas que se produjeron después de que el almacenaje incorrecto de 2750 toneladas de nitrato de amonio. 

Esta sustancia, además, llevaba en el almacén donde estaba depositada más de seis años, y ya en 2019 las autoridades habían determinado que tenían que llevarlas a otra parte puesto que la población se había quejado de fuertes olores procedentes de la zona. El nitrato de amonio es una sustancia que se puede emplear como fertilizante, pero también como explosivo, y el contacto de este con otros elementos como el agua puede tener consecuencias fatales.

2) El gobierno de Líbano habría detenido una embarcación que intentó entrar en sus aguas nacionales y habría almacenado un cargamento de armas en el puerto de manera inapropiada.

El barco, de nombre Rhosus, era de bandera moldava, aunque desplazaba cargamento desde Georgia (en el Cáucaso) hasta Mozambique (en la costa índica de África), tal y como señala el medio uruguayo El Observador

Se quedó anclado en el puerto de Beirut después de que, por un lado, el periodista Mikhail Voytenko, editor del medio Maritime Bulletin, se percatase de la presencia de sustancias tóxicas. 

Tras una inspección, las autoridades de Líbano decidieron que el camino de la embarcación había terminado en sus aguas porque no cumplía las condiciones para ello y por falta de documentación. 

Sin embargo, la mercancía, potencialmente explosiva, no se almacenó debidamente una vez en tierra.  

3) Líbano es un país devastado por distintas guerras, la corrupción y la deflación de su moneda.

Tras la división del territorio por parte de las colonias europeas, especialmente Francia y Gran Bretaña, Líbano pasaría a ser el hogar de comunidades cristianas, musulmanas suníes, chiíes y drusas. El gobierno era cristiano y pro-occidente. Líbano, por aquel entonces, parecía una especie de oasis en medio de un territorio con guerras constantes, con Chipre a poco más de 200 km hacia el oeste, Israel al sur y sur este, y Siria al noreste y norte, aunque esto no tardaría en cambiar.  

1ª etapa de la guerra civil en Líbano: de 1975 a 1980: 

La llegada a Líbano de refugiados palestinos y la formación de milicias aprovechando la gran presencia de estos (algo menos de medio millón ya por aquel entonces) por parte de la Organización para la Liberación de Palestina en tierras libanesas desestabilizó la zona.

Estas milicias lanzaron ataques contra Israel y entraron en conflicto con el ejército de Líbano. Esto originó varios conflictos entre cristianos y musulmanes. La religión y la política, que aparentemente habían estado separadas, dejarían de estarlo después de que, como respuesta, los grupos cristianos se armasen.

El ejército libanés, muy debilitado por los múltiples conflictos entre frentes nacionalistas (cristianos y pro-occidentales) e izquierdistas (mayormente árabes) que habían azotado tanto a Beirut como al resto del país, acabó pidiendo auxilio a la Liga Árabe, quien se posicionó a favor del gobierno pro-occidental.

2ª etapa de la guerra civil en Líbano: de 1981 a 1990: 

Israel (así como otros países, como Francia, Reino Unido, Italia o EE. UU.) intervino en el conflicto del Líbano a favor de los grupos cristianos en protesta a los ataques provenientes de las milicias palestinas y bombardeó, por un lado, las bases de la Organización para la Liberación de Palestina en Beirut y, por el otro, los asentamientos palestinos al sur del Líbano. 

Israel empezó a proteger a las comunidades cristianas ubicadas al sur del Líbano y les proporcionó armas, de modo que posteriormente se acabaría formando una nueva milicia: la armada sur-libanesa. Las fuerzas sirias, que en un principio habían apoyado a los grupos cristianos, comenzaron a aliarse con los pro-palestinos.

Tras una retirada forzosa de las fuerzas israelíes hacia el sur al sufrir una serie de ataques suicidas y guerrillas, tanto la ONU como determinados países (antiguas potencias), intervinieron con el fin, por un lado, de proteger a los grupos cristianos y por otro, tratar de establecer un tratado de paz, al que las fuerzas pro-palestinas se negaron.

Finalmente se formó una alianza entre las distintas fuerzas participantes en el conflicto para enfrentar a las milicias palestinas y poder así garantizar la paz en el país.

Durante este periodo también se dieron incidentes internacionales fuera de la región, y es que el embajador israelí en Londres fue asesinado en junio de 1982 por individuos que tenían una relación aparente con la Organización Abu Nidal, apoyada por Irak. 

El ataque habría sido orquestado por los servicios de inteligencia iraquíes en respuesta a la destrucción de un reactor nuclear en Irak por parte de Israel un año antes. 

Como consecuencia del conflicto, hubo más de un millón de personas exiliadas, otro millón de personas heridas y cerca de 250 000 personas fallecidas.

Líbano. Graffiti que refleja la realidad política del país. Fuente de imagen: Pixabay.
Líbano. Graffiti que refleja la realidad política del país. Fuente de imagen: Pixabay.

Guerra de 2006 entre Líbano e Israel

El conflicto, que duró dos meses, entre el 12 de junio y el 14 de agosto de 2006, abrió viejas heridas entre los dos países vecinos, después de que Hezbollah, una de las guerrillas pro-palestinas ubicadas en el sur de Líbano, lanzase varios ataques hacia los Altos del Golán, territorios invadidos por Israel en la frontera de ambos territorios.

Como consecuencia de ello, el ejército de Israel entró en territorio libanés y varios militares israelíes fueron asesinados o hechos prisioneros por Hezbollah. Las estructuras de Líbano, que recién se recuperaba del conflicto anteriormente mencionado, quedaron nuevamente tocadas.

Aproximadamente 1300 civiles libaneses fallecieron (frente a 163 israelíes) y un millón de personas tuvieron que abandonar sus hogares en Líbano, frente a 300 000 – 500 000 personas en Israel. La ONU tuvo que intervenir nuevamente, y tras esto se acordaron los puntos siguientes:

  • La retirada del ejército israelí de Líbano.
  • El desarme de Hezbollah.
  • La presencia de las fuerzas armadas libanesas y una mayor presencia de las Fuerzas Interinas de las Naciones Unidas en el sur de Líbano.

La corrupción y la deflación de la moneda azotan Líbano una vez más

La corrupción en el país ha repercutido duramente a una falta de infraestructuras y a una devaluación drástica de la libra libanesa, que actualmente tiene un valor con respecto al euro de 0,00056 LBP por cada 1 euro y un tipo de inflación del 4,5 %, según la página de tipos de cambios XE

Esto ha ocasionado que la tasa de pobreza roce el 80 % y que los saqueos en tiendas de gente en busca de productos básicos se hayan disparado por la crisis de alimentos que castiga nuevamente al país.

Aunque no se sabe cómo Líbano va a poder recuperarse de esta situación, lo cierto es que la población lleva meses manifestándose contra la clase política por la situación de quiebra a la que han llevado al país.

Consecuencias del desastre para Líbano 

Este accidente puede haber sorprendido a todo el mundo, pero lo que ha hecho realmente es demostrar que la clase política internacional, y en especial Francia y Reino Unido, tienen poco o ningún interés por ayudar a un territorio que se repartieron antaño. 

Las ayudas internacionales, especialmente las económicas, no se han hecho esperar, pero todos los países parecen haber acordado que hay que asegurarse de que estas no llegan al gobierno sino a la gente. 

Y es que la deuda nacional del país (de 7 millones de personas) asciende a más de 100 000 millones de dólares estadounidenses, según el medio canadiense CBC.

Además, el Fondo Monetario Internacional, ha anunciado que el país no verá ayudas si no hay cambios drásticos y un compromiso de que la población tendrá acceso a ese dinero.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

BUENAS PRÁCTICAS PARA ESCRIBIR CORRECTAMENTE EN BLOGS

Suscríbete a La Palabra Púrpura y obtén de regalo el ebook

BUENAS PRÁCTICAS PARA ESCRIBIR CORRECTAMENTE EN BLOGS

A %d blogueros les gusta esto: