La interpretación médica salva vidas, pero no se valora

Varios países llevan años haciendo uso de servicios lingüísticos, como la interpretación médica, para ofrecer un mejor servicio a pacientes que no dominan el idioma local. ¿El objetivo? reducir el número de errores en los diagnósticos y, en resumen, salvar vidas.

No obstante, aún son much@s (tanto pacientes como especialistas) l@s que infravaloran las ventajas de contar con profesionales nativ@s en las consultas y procedimientos.

Además, pese al creciente esfuerzo de los servicios de salud nacionales para ayudar a l@s pacientes con dificultades para comunicarse en el idioma nacional, parece que hay una asignatura pendiente: la concienciación.

Por un lado, falta aún concienciar a la población de cuán importante es acudir a las citas médicas. Por este motivo, algunos países han optado por drásticas medidas para evitar que se haga un uso inapropiado de los servicios sanitarios.

Por otro, es necesario que l@s especialistas se pongan en la piel de l@s pacientes y se limiten a dar diagnósticos médicos y posibles soluciones y tratamientos a estos.

¿Cómo influye la política migratoria en la facilitación de los servicios de interpretación médica?

Se tiende a creer que la sanidad en Europa es gratuita para todo el mundo, y que, en un continente con más de 40 idiomas, la interpretación es una profesión demandada, especialmente en ámbitos como el médico o el jurídico. No obstante, lo cierto es que esto varía en función de cada país.

España

En varias regiones de España, por ejemplo, se optó por enviar facturas informativas a l@s usuari@s de los servicios de urgencias para que tomaran conciencia de que la sanidad “gratuita” no le sale gratis al sistema. Esto no incluye los servicios de interpretación médica, que, por lo general, están disponibles solo en los hospitales privados. De hecho, pese a que la constitución española estima que la sanidad debería ser un servicio básico para todo el mundo, algunas comunidades cobran a las personas sin papeles por los servicios prestados.

Francia

En Francia, hay grupos y publicaciones, como Hommes & Migrations,que defienden la importancia de los servicios de interpretación como medio de comunicación entre l@s profesionales de la medicina y l@s pacientes. Sin embargo, aún hay pocos hospitales en el país galo que ofrezcan este servicio. Esto es sorprendente si prestamos atención al hecho de que“un estudio estima que la estancia hospitalaria de un/a paciente que no domina el idioma pero que cuenta con la asistencia de un/a intérprete se reduce en 1,8 días”. Estos datos publicados se han publicado previamente en el artículo L’interprétariat dans le domaine de la santé (La interpretación en el ámbito de la salud).

Dinamarca

En Dinamarca, un país que, en 2015, votó por una coalición de partidos de centro y extrema derecha, las normas han cambiado recientemente. Si hasta hace poco un/a paciente podía acceder a servicios médicos con intérprete, ahora son l@s pacientes quienes han de pagar por este servicio “extra”.

Según un artículo de julio de este mismo año del diario anglófono TheLocal.dk, que a su vez cita a la cadena nacional DR (Danmarks Radio), la medida entró en vigor el 1 de julio de este mismo año. La medida afectará a aquellas personas que lleven más de tres años en el país y no hayan adquirido las habilidades lingüísticas necesarias de danés. No obstante, estarán exentas aquellas personas con movilidad reducida o con deficiencias mentales que les impidan aprender el idioma, l@s niñ@s que acudan a las citas sin acompañamiento o los progenitores que necesiten intérprete en citas relacionadas con la salud de sus hij@s.

La cifra a pagar sería 334 coronas (44,73 euros) por los servicios de interpretación en citas médicas o 1.675 coronas (224,32 euros) en caso de una hospitalización, según datos de la cadena DR.

Esa coalición de derechas que gobierna el país escandinavo está liderada por los partidos Venstre (que, aunque el nombre significa “izquierda”, es un partido liberal de centro derecha) y el Dansk Folkeparti (el Partido de l@s danes@s). También en julio de 2018 entró en vigor una medida que tenía como objetivo recortar 5.000 millones de coronas danesas (669.740.129,29 euros) en impuestos.

Esta medida consistía en que las clases de danés a las que pueden optar l@s extranjer@s, y que hasta ese momento eran gratuitas, pasarían a ser de pago. ¿El precio? Una media de 2.000 coronas danesas (267,90 euros) por módulo (entre 15 y 36 lecciones, en función del tipo de curso y de la escuela). A esto hay que sumarle un depósito de 1250 coronas danesas (167,43 euros) por módulo que se devolvería cuando el/la estudiante lo haya completado.

Reino Unido

Reino Unido es, desde hace varias décadas, uno de los países más multiculturales de la Unión Europea. Esto es debido en parte a que, tras la Segunda Guerra Mundial, se realizaron campañas de contratación en antiguas colonias del Caribe y Asia (como Jamaica, India o Pakistán) con el fin de suplir la falta de mano de obra para reconstruir las infraestructuras del país.

Más adelante, la inmigración fue llegando de países no anglófonos de Sudamérica, África y Europa. Aunque el Reino Unido se benefició de la mano de obra, muchas de estas personas, hoy de avanzada edad, no tuvieron la oportunidad, por circunstancias varias, de aprender el inglés.

Las siguientes generaciones de migrantes han tomado conciencia de la necesidad de aprender un idioma que les hace falta en el día a día en mayor o menor medida. No obstante, los servicios de interpretación en asuntos sociales, como la sanidad, sigue siendo de vital importancia, algo que desde los centros de salud saben muy bien.

En los formularios de registro de los centros de salud se ofrece la opción de indicar si se necesita intérprete para las citas médicas. Son l@s médic@s de cabecera l@s que, en muchos casos, solicitan los servicios de interpretación médica por defecto, a menos que l@s pacientes indiquen lo contrario. Esta información se comparte posteriormente con los hospitales en caso de una atención médica más especializada.

Dificultades para ejercer una profesión necesaria.

Pese a que hay múltiples agencias y a que el propio gobierno cuenta con su sistema de contratación de servicios de interpretación, no siempre es fácil cubrir las necesidades de los hospitales. Las condiciones de los contratos de trabajo para l@s profesionales de este campo han influido mucho en la decisión de much@s de dejar de ejercer esta profesión. Además, se trata de un campo donde es muy habitual tener que estar registrad@ como autónom@, y los salarios rondan entre 15 y 42 libras la hora (entre 16,5 y 46 euros) en función de la agencia y del nivel profesional.

A esto se le puede sumar el hecho de que, en ocasiones, l@s profesionales de la medicina se muestran reaci@s a trabajar con intérpretes y, en mayor o medida, dificultan su labor. Lo hacen, quizá, porque no están familiarizad@s con la profesión, pero sin pensar en que se trata de un servicio necesario si se intenta reducir el riesgo de error en los diagnósticos o en los procedimientos.

  • Tasa de cambio del 27 de diciembre de 2018 según XE.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.