La educación sexual: La gran desconocida en el siglo 21

La importancia de la educación sexual - Solo sí es sí . Imagen: Pixabay
La importancia de la educación sexual – Solo sí es sí . Imagen: Pixabay

¿Por qué la educación sexual, tan necesaria aún hoy en día, sigue siendo tabú?

En una época en que la revolución feminista está centrada, entre otras cosas, en la defensa del aborto legal y gratuito, quienes, se supone, defienden “la vida” parecen estar en contra también de que l@s más jóvenes accedan también a una educación sexual de calidad.

Much@s, en especial la extrema derecha liderada en España por Vox y los grupos ultracatólicos, apuntan a que en esas clases se enseñan prácticas sexuales e incluso se incita a l@s jóvenes a decantarse por la homosexualidad.

Nada más lejos de la verdad. Desde los sistemas educativos se trata de enseñar a la juventud acerca de los métodos anticonceptivos que aún hoy algun@s se niegan a utilizar por vergüenza o porque son caros.

Se enseña a reconocer los abusos, tanto por parte de familiares y amig@s como de las parejas, al igual que en otras materias se trata de enseñar que el machismo puede llegar a tener consecuencias nefastas.

Hay padres y madres que se niegan incluso a que sus hij@s asistan a dichas clases de educación sexual y reproductiva, ya que consideran que les están lavando el cerebro, que están en contra de sus creencias y que tienen derecho a elegir lo que se les enseñan a sus hij@s.

Lo que no dicen, sin embargo, es que están en contra de proteger a la juventud de una sociedad machista arraigada en la época de la dictadura en la que todo el mundo tenía que caber en el rebaño, aunque esto supusiera callar y poner la otra mejilla cuando habían abusos (de todo tipo) de por medio.

Vivimos, pues, en sociedades hipócritas que no solo no permiten a la juventud defenderse, y por ello el empeño de quitarles las herramientas a l@s niñ@s para acceder a la información con la que poder pensar por ell@s mism@s, sino que además tratan de castigarles por querer ser independientes y denunciar lo que no está bien.

Cientos de niñas, adolescentes y mujeres mueren cada año, o son castigadas con penas de cárcel, por recurrir a abortos clandestinos en países donde el sistema se empeña en penalizar a la mujer por querer decidir qué hacer con su cuerpo, incluso en casos de abortos naturales o involuntarios.

El debate de a qué edad se considera que una mujer puede abortar o no se reabre constantemente porque todas las semanas aparecen casos extremos, como la de la niña de 13 años que murió tras dar a luz a un bebé que gestó a raíz de una violación. La violó su propio padre.

Hace no muchas semanas, una joven de 16 años trató de abortar pero no la dejaron porque no contaba con el consentimiento de sus progenitor@s o tutor@s legales y, en un momento de desesperación, ella y su pareja, también adolescente, tiraron al bebé a un río

En vez de ofrecer apoyo a l@s jóvenes, la sociedad tachó de irresponsable a la adolescente (porque no iban dirigidos a él, que también estaba implicado en la situación, sino a ella).

Los comentarios más amables que se podían leer en redes sociales eran del estilo de “si es mayor para tener sexo, es mayor para criar al bebé”.

El problema es que, incluso para que ella pudiera dar a luz en un hospital siendo menor, las autoridades tenían que llamar a l@s progenitor@s, quienes muy probablemente le hubieran obligado a quedarse al bebé.

La educación sexual no incluye técnicas de kama sutra como algun@s creen, sino que enseña a saber cómo reaccionar frente a casos de abusos o violación, y dónde acudir para pedir anticonceptivos gratuitos sin tener que pasar vergüenza, tal y como ha explicado esta maestra en la red social Twitter.

Entonces, ¿por qué hay gente que está en contra?

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

BUENAS PRÁCTICAS PARA ESCRIBIR CORRECTAMENTE EN BLOGS

Suscríbete a La Palabra Púrpura y obtén de regalo el ebook

BUENAS PRÁCTICAS PARA ESCRIBIR CORRECTAMENTE EN BLOGS