¿Juegos Olímpicos 2021 en medio de la Covid?

Personas con mascarillas fotografían el reloj de la cuenta atrás para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en julio del mismo año. Fuente de imagen: Eureg Hoshiko / AP Photo
Personas con mascarillas fotografían el reloj de la cuenta atrás para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en julio del mismo año. Fuente de imagen: Eureg Hoshiko / AP Photo

Aún no habían arrancado los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 cuando Japón, el país anfitrión, estaba nuevamente paralizado por el estado de emergencia. 

Ya hay 1.763 nuevos casos reportados solo en la capital japonesa, según Euronews, sin contar el total de 132 casos positivos relacionados con el funcionamiento de las olimpiadas, donde se incluyen a deportistas, sanitarios, periodistas y personal auxiliar. 

La pandemia avanza en Tokio a un ritmo preocupante, tal y como manifiestan el primer ministro japonés y la gobernadora de Tokio, quienes miran con ansiedad hacia unos juegos olímpicos no muy bien vistos por la población japonesa.

Yoshihide Suga, primer ministro japonés, procura mantener unas expectativas positivas y valientes respecto a la organización japonesa de las olimpiadas: »El mundo necesita ver que Japón puede organizar unos juegos olímpicos seguros», declaró el martes.

Sin embargo, el entusiasmo y coraje que pretende comunicar el primer ministro choca, de manera rotunda, con la mayoría de las opiniones de los japoneses, quienes se oponen a la celebración de las olimpiadas en plena pandemia.

De esta manera, el diario japonés Asahi Shimbun arroja datos sobre la bienvenida de los japoneses a estos juegos: el 80 % de la población no quería que se celebrasen. El rechazo es obvio, además del sobrecargado esfuerzo de dirigir unas olimpiadas.

En resumen, la mayoría de los japoneses opinan que no es el momento de celebrarlas, y un sector grande de los opositores cree que sería mejor cancelarlas de manera definitiva.

Amy Goodman, periodista de Democracy Now, señala con el dedo al COI: por pasar por encima de la opinión de la gente, sus anfitriones, e incluso ninguneando al primer ministro. 

Dice lo último porque la tesis de Goodman es que para el Comité Olímpico Internacional es un gran negocio retransmitir los eventos deportivos de los Juegos y pasan por encima de los gobernadores de cada lugar y de los ciudadanos. 

Según Goodman, el COI se comporta como una gran multinacional que opera, no al margen, sino por encima de las leyes, las recomendaciones sanitarias y todo lo demás en pos del beneficio económico.

Los atletas ya se han ganado varias medallas repartidas por Iberoamérica desde que arrancó la inauguración de los juegos, pero, tras las medallas y la competición subyace una urgencia sanitaria atenuada por la decisión de celebrar unos Juegos Olímpicos en medio de una nueva ola de contagios de coronavirus.

Hicieron lo que pudieron, pero el COI siempre gana.

Esperemos que la Covid no gane también porque el Japón de estos tiempos necesita algunas alegrías: con una economía deudora y de lento crecimiento que ha hecho una fuerte inversión ex profeso para lucirse en unas olimpiadas que, en su momento, parecían lo mejor que le podía haber pasado al país en décadas, pero que la Covid afeó.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

BUENAS PRÁCTICAS PARA ESCRIBIR CORRECTAMENTE EN BLOGS

Suscríbete a La Palabra Púrpura y obtén de regalo el ebook

BUENAS PRÁCTICAS PARA ESCRIBIR CORRECTAMENTE EN BLOGS