Entrevistas 2019: Juan Antonio Jiménez de la Cruz

Hoy conocemos a Juan Antonio Jiménez. Imagen cedida por el autor.
Hoy conocemos a Juan Antonio Jiménez. Imagen cedida por el autor.
Anuncios

Hoy tenemos en nuestra sección de entrevistas a Juan Antonio Jiménez, un escritor y compositor musical nacido en Málaga. Se autodefine  como inconformista y reflexivo. Si aún no lo conocéis, os invito a conocerlo en esta entrevista que nos ha concedido. 

¿Cómo se definiría Juan Antonio Jiménez artísticamente en el terreno musical?

La música siempre ha sido mi válvula de escape desde los 15 años.

Estoy muy influenciado por la música de los 80, que para mí fue una década rompedora y muy creativa. Grupos como The Cure o Depeche Mode han marcado mi vida, tanto en lo personal como artísticamente.

Pero también he cultivado otros géneros musicales al componer boleros, canción melódica e incluso canción española para otros artistas de mi ciudad.

Si tuviera que definirme con una palabra, diría que soy bastante versátil. Tocar varios instrumentos me ha ayudado en eso y a la hora de ser bastante autónomo dentro de un estudio de grabación. 

¿Y en el terreno literario? 

Soy un gran observador de la realidad y de las personas que me rodean y no dudo en plasmar en mis escritos lo que pienso o siento sobre lo que contemplo. 

Me gusta mojarme, puede que me muerda la lengua a veces, pero no me corto ni un pelo al escribir aunque siempre tras la reflexión.

Hay mucho de mí en mis libros, me expongo demasiado y eso ha sido la causa de que tardara tanto en publicar, quizá por miedo o pudor pero sobre todo por el respeto que me merece el universo literario. 

Todavía me siento como un intruso en estos lares, pero cada vez me voy sintiendo más cómodo. Pienso que la palabra es el arma más poderosa que existe y hay que saber usarla. 

Tienes dos novelas en el mercado, Diario de un espartano y El latido del alma, que son muy diferentes entre sí. ¿Ha sido fácil realizar ese cambio de género entre una y otra?

Con Diario de un espartano, de alguna manera, me sentí más cómodo escribiéndola al tratarse, en buena parte de la obra, de poemas y reflexiones. Era en gran medida como escribir canciones, algo que hago desde los 15 años. 

Sin embargo, con El latido del alma, al ser novela y desarrollar toda una historia, fue toda una novedad para mi pero totalmente revelador y excitante. 

Escribir una novela sí que era todo un reto para mi y me parecía una misión imposible. No obstante, ahora estoy totalmente enganchado y ya tengo casi terminada mi tercera. 

Diario de un espartano nos habla del final del mundo y del hombre, de una destrucción apocalíptica que despliega en el presente en forma de un sueño que, en realidad, no lo es. Pero también es un libro de prosa y poesía… ¿Qué más puede contarnos Juan Antonio Jiménez de este libro?

La verdad es que la parte narrativa de Diario de un espartano, el hilo conductor que lleva a los poemas, está inspirada en una obra musical propia titulada Juicio final que compuse en el 2010. 

Fue un proyecto musical muy ambicioso por mi parte en el que colaboraron varios músicos de mi ciudad con sus voces, entre ellos mi hermana Lukre, y en el que toqué todos los instrumentos salvo la batería que era programada. 

La parte de poemas es muy especial ya que describe en gran medida un año de mi vida, el 2018, que fue trascendental para mí, uno de esos puntos de inflexión en que pareces haber renacido de nuevo. 

El espartano no es más que un hombre que se despierta en un escenario post apocalíptico y al ver el caos que le rodea se refugia en su diario personal donde el lector encuentra los poemas y reflexiones que le definen a él y su vida. 

Diario de un espartano. Juan Antonio Jiménez. Imagen cedida por el autor.
Diario de un espartano. Juan Antonio Jiménez. Imagen cedida por el autor.

¿Crees que, tal vez, es una novela con visión de futuro?

Sin duda podría ser, tal como está el patio, pero esperemos que no. Al fin y al cabo, no deja de ser una crítica al sistema en el que vivimos, malvivimos o, simplemente, sobrevivimos como podemos o nos permiten. 

Tu segunda novela, El latido del alma, trata de la inocencia de niño que perdemos al crecer, de la vulnerabilidad que adquirimos, de temores… y sé que esta novela es especial para ti. ¿Diría Juan Antonio Jiménez que comparte vivencias con Gonzalo, su protagonista? 

Gonzalo se debería haber llamado Juan (risas).

Tiene mucho de mí, hubo una época en mi vida en la que no sabía muy bien cuál era mi sitio en el mundo aunque, a decir verdad, tampoco es que ahora lo tenga muy claro (risas).

Pero, sin lugar a dudas, Gonzalo es más valiente que yo.

Él ha sabido reaccionar antes y encontrar su sitio. Aunque a los dos nos guía el amor, un sentimiento que nos define. 

La música, dices, es tu vía de escape. ¿También lo es para Gonzalo?

Totalmente. Fue su manera de sobrevivir y evadirse en los momentos difíciles. Pero él supo dar su lugar a la música y no esconderse tras ella como hacía al principio.

Yo también lo he conseguido gracias a él. El personaje ayuda al escritor, es muy curioso, ¿no crees? En este caso, la escritura como terapia. Nunca se termina uno de conocer. 

¿Cuál de las dos novelas te ha resultado más difícil escribir?

Sin duda, El latido del alma. Es una novela muy reflexiva y psicológica pero el amor es el verdadero sentido de la historia.

Por supuesto, el amor entre un hombre y una mujer, pero sobre todo, el amor como motor del universo que trasciende sobre todo y que todos deberíamos de acabar por asumir para terminar de encontrarnos y caminar juntos de una vez por todas. 

¿Y la más gratificante?

La primera porque fue la primera, y tener tu primer libro entre tus manos es muy especial. Y El latido del alma porque me ayudó mucho personalmente.

Como he dicho, fue terapéutico y está siendo muy bien recibida. Te tengo que contar que ha sido número 1 en ventas en Amazon.es en la categoría de Ficción biográfica y sí, eso es muy gratificante. 

Juan Antonio Jiménez es compositor y músico. ¿Acompañas tus momentos de escritura con música?

Lo hago y ahora con la tercera novela que estoy acabando más todavía. Si das con la música adecuada, es muy inspirador y las palabras salen con más soltura y desparpajo.

Para mí es crucial que, si escucho música mientras escribo, sea instrumental o en un idioma distinto al español para que no me distraiga la letra.

En esta tercera novela, cada momento crucial de la historia va relacionado con una canción en concreto, la cual señalo en la obra y pondré en los créditos finales como la banda sonora que es de la historia. 

¿Qué música es la que más te inspira en tu vida diaria? 

Soy muy melómano. Pero confieso que vivo anclado en los 80. Como he dicho, grupos de la new age o del movimiento más vanguardista de aquella época tales como The Cure, Depeche Mode, U2, Joy Division, New Order, también Bowie, Mike Oldfield, Beatles, y un largo etcétera. Me encantan las bandas sonoras de películas, John Williams, Bill Conti, John Carpenter, etc.

El abanico es muy amplio, música clásica, flamenco y no quiero dejar de nombrar a Belinda Carlisle, y confieso que fui miembro de su club oficial de fans (risas). 

En el terreno nacional también escucho a Christina Rosenvinge, Najwa Ninri, Sabina, Bunbury, Raphael, Antonio Vega, Digital21 y muchos más. 

Escribes de manera muy sentida y profunda. ¿Es Juan Antonio Jiménez una persona que se muestra tal y como es o escondes tu sensibilidad en tu día a día?

Me suelo esconder a menudo tras mis eternos silencios, pero siempre soy yo porque no puedo disimular mis sentimientos. 

No soy nada hipócrita y suelo ser bastante consecuente conmigo mismo, con mis actos y mi manera de entender la vida. Por eso, cuando rompo el silencio y hablo dicen que sube el pan (risas). 

Cada día intento hacer un ejercicio de honestidad conmigo mismo y dejarme llevar por los sentimientos, la intuición frente a la razón. 

La intuición siempre, como una señal que te marca el camino a seguir. Eso es lo que yo llamo el latido del alma. 

En el momento que te paras a analizar los pros y los contras, se pierde la magia y ese instante decisivo. 

¿Crees que las personas que muestran siempre una coraza frente al mundo escondiendo su verdadero yo se conocen, en algún momento, a sí mismos?

Muy buena pregunta. Yo creo que tienen miedo y el peor de los miedos es el miedo a vivir aunque suene demasiado alarmista, sobre todo porque eso te lleva a la soledad y la soledad suele ser mala compañera si no se quiere. 

Te digo una cosa, si me tienen que romper el corazón mil veces, por ponerte un ejemplo, que me lo rompan. Por ello no voy a dejar de enamorarme, exponerme al amor y esconderme tras una coraza de hielo, evidentemente voy a tener más cuidado e intentar elegir mejor pero esconderme, nunca.

Claro está que para eso hay que saber perdonar, pasar página, aprender de los errores y tirar para adelante. No sé si llegan a conocerse a sí mismos pero que no son felices, lo puedo asegurar sin miedo a equivocarme. 

Si en esta vida no te muestras como eres, te estás engañando a ti mismo y, al final, de alguna u otra manera, termina pasando factura. 

Como escritor, ¿eres lector asiduo?

Lo cierto es que no leo tanto como me gustaría, pero siempre tengo un libro empezado en la mesita de noche. 

¿Qué libro estás leyendo en estos momentos?

Ahora estoy terminando de leer uno de María Luisa Alonso Montalbán. Es una escritora de mi círculo editorial, y el libro en cuestión se titula Luz para el olvido. Es un verdadero libro de historia de la España de la guerra civil. 

Un tema muy actual en estos críticos momentos que estamos viviendo de incertidumbre política y su lectura está siendo muy reveladora. 

Y seguidamente me pondré con Villa Sarajevo de mi gran amigo, también escritor y compositor musical, Rafael E. Muñoz, al que admiro y quiero muchísimo. 

¿Tiene Juan Antonio Jiménez algún escritor preferido o se guía por lo que le atraiga de cada libro?

Me dejo llevar. Me encantan las biografías y los temas de actualidad. Sigo mucho a J. J. Benítez, por citarte alguno, ya que me gusta profundizar en lo oculto y en el misterio. 

El latido del alma también tiene algo de eso como habrás podido comprobar, pero no vamos a hacer spoiler (risas). 

El latido del alma. Juan Antonio Jiménez. Imagen cedida por el autor.
El latido del alma. Juan Antonio Jiménez. Imagen cedida por el autor.

¿Crees que el éxito de un libro publicado radica en poner todos los sentimientos en él, o quizás la fantasía gana en este terreno?

Creo que el verdadero éxito es poner toda la carne en el asador por parte del autor. El público es soberano y al final tiene la última palabra. 

¿Tienes proyectos nuevos entre manos en estos momentos? 

Pronto mandaré mi tercer manuscrito a mi editorial, Letra Minúscula, y ya estoy esquematizando el cuarto. 

En lo referente a la música, estoy ansioso por encerrarme en el estudio y grabar un nuevo disco que ya estoy desarrollando. 

¿Has compuesto algún tema para tus libros? 

Bueno, como dije, Diario de un espartano ya tiene banda sonora propia porque está inspirado en un disco mío. Pero este tercer libro también llevará un tema propio que ya está compuesto. 

¿Te gustaría tocarlos mientras alguien les pone voz? 

De hecho, lo tocaré y le pondrá voz Jessik Bokis, una espléndida cantante amiga mía con la que formé un grupo hace unos años y con la que grabé un par de discos de estudio, junto con otro excepcional músico y amigo José M. Blanco. 

Y para terminar, cuéntame cuál sería el sueño de Juan Antonio Jiménez a nivel profesional… 

Lo tengo muy claro. Mi sueño sería que un libro mío se llevara al cine, y si encima le compongo la banda sonora a la película, ya sería la bomba. Ya puestos a soñar… (risas). 

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

BUENAS PRÁCTICAS PARA ESCRIBIR CORRECTAMENTE EN BLOGS

Suscríbete a La Palabra Púrpura y obtén de regalo el ebook

BUENAS PRÁCTICAS PARA ESCRIBIR CORRECTAMENTE EN BLOGS