Entrevistas 2019: Vicente Blay Casino Sierra

Vicente Blay en la presentación de La cama del ciprés. Imagen cedida por el autor.
Vicente Blay en la presentación de La cama de ciprés. Imagen cedida por el autor.

Vicente Blay es un joven de 31 años, licenciado en periodismo y con experiencia en prensa escrita. Ha iniciado su carrera en política y como escritor, y hoy vamos a conocerle un poco más. Además, nos va a hablar de su obra La cama de ciprés, una novela que promete, sin duda, atrapar al lector. 

¿Quién es Vicente Blay?

Vicente Blay es un lector empedernido que siempre ha sabido que las letras forman parte de su vida. Por eso me licencié en Periodismo y por eso, también, la literatura es parte consustancial de mi día a día. Una literatura que ahora, gracias a La cama de ciprés, adquiere mayor relevancia para mí a través de una novela que me ha permitido materializar negro sobre blanco mi pasión por la escritura.

Después de leer la sinopsis de tu libro, tengo que decir que tiene todos los ingredientes con los que poder apostar muy fuerte. ¿Qué se va a encontrar el lector entre tus páginas? 

Se va encontrar un universo marcado por lo emocional. Y es que La cama de ciprés no es una novela policiaca común, ya que en ella las relaciones sociales y sentimientos como el dolor, la pérdida e incluso el amor y la esperanza juegan un papel preponderante.

Además, se trata de un libro que recorre dos tramas que parecen entrelazarse (hasta aquí puedo leer) pese a estar en realidades diferentes. El texto ambiciona que el lector sienta y sufra con sus personajes, seres anónimos que se dan de bruces con la tragedia y la muerte. Ir más allá del mero hecho policiaco para que la vida y la muerte marquen el guión de una novela muy humana. 

Claudio. el protagonista, es escritor igual que tú. ¿Decidiste que lo fuera premeditadamente o surgió sin más al ponerte a escribir?

La historia se construye alrededor de Claudio, así que sí, fue premeditado. A diferencia de otras novelas policiacas, aquí el protagonista no lleva placa ni pistola (aunque el inspector Márquez también tenga un papel relevante) y su único escudo son los sentimientos de alguien al que la vida le ha maltratado sobremanera.

Si tu novela llegara a convertirse en realidad y te ocurriese lo mismo que a Claudio, ¿actuarías como él? 

Es difícil de responder, pero cuando el lector se adentre en La cama de ciprés verá como Claudio lleva sobre los hombros una mochila vital y emocional muy cargada que le hace ser como es y tomar las decisiones que toma. Él y su mujer han sufrido los golpes de la vida y por eso avanzan hacia su nuevo horizonte con tanta cautela.

¿Se ve Vicente Blay reflejado en su personaje en algún momento a lo largo del libro?

Creo que la duda a la hora de tomar una decisión trascendental o la omisión deliberada a la hora de hacer algo para no dañar a un tercero, pese a saber que eso nos puede perjudicar, es algo que nos ha sobrevolado a todos en algún momento, así que sí. Claudio es muy humano. Como diría Ortega y Gasset, él es él y sus circunstancias, así que sí, su peso emocional es muy similar al que tengamos que soportar cualquiera de nosotros. Eso sí, el del pobre Claudio está elevado a la máxima potencia. 

El día que Vicente Blay terminó La cama de ciprés, ¿le dio pena tener que despedirse de Claudio?

Sé que será una respuesta muy manida, pero fue una sensación extraña, algo agridulce. Poco puedo decir ya que lo que sentí con la despedida también viene muy marcada por como esta se produce. Además, después de escuchar las críticas sinceras y positivas de los lectores, sé que es un relato que podría haber exprimido más. 

Vicente Blay en la presentación de La cama del ciprés. Imagen cedida por el autor.
Vicente Blay en la presentación de La cama de ciprés. Imagen cedida por el autor.

¿Volverás a escribir más libros de este género?

Y por eso sí, enlazando con la anterior pregunta, siempre que puedo necesito escribir y construir nuevas historias, y en la que tengo ahora entre manos Claudio y el inspector Márquez vuelven a compartir páginas. 

Vicente Blay es una persona de inquietudes variadas: periodismo, literatura, política… ¿Crees que tu carrera política será fácil de compaginar con tu carrera como escritor?

Más que una carrera política es una vocación intrínseca a mí. Hablar de literatura y política es hacerlo de mis dos mayores inquietudes y por ello invertir todo el tiempo que requieran ambas siempre será un placer. 

Además, aunque intento desligar el Vicente Blay escritor del político para que no se contaminen ambas realidades, mi principal objetivo es que la gente no vea en mí  una cosa estanca ni que me catalogue por una de mis facetas. Soy un todo marcado por todas esas pasiones que me mueven. 

En la Feria del libro de Madrid dijiste que cumplías un sueño al participar en el mayor evento literario de España. ¿Cuál será el siguiente sueño de Vicente Blay a cumplir como escritor?

Que La cama de ciprés llegue a cuantas más estanterías mejor. Que la gente quiera dar vida a mi novela a través de la lectura y luego que sí, que me den su opinión sincera, crítica y constructiva para poder seguir creciendo como escritor. 

Puede parecer una tontería, pero me encantaría un día estar de viaje o fuera de mi zona de confort y darme de bruces con alguien que estuviese leyendo mi libro. Sería un verdadero regalo para mí. 

Y en tu faceta de político, ¿qué sueño tienes por alcanzar?

Ninguno y todos. Mi único sueño era, y sigue siendo, el de poder invertir mi tiempo en tratar de mejorar el día a día de los míos, y eso es algo que ahora, como concejal en mi municipio, puedo hacer. Entiendo la política como una realidad vocacional que te empuja a dar lo mejor de ti en beneficio de terceros y creo, de verdad, que la forma más gratificante de hacerlo es desde un ayuntamiento, ya que esta es la administración más cercana a las necesidades y realidades de los vecinos.

Vicente Blay homenajeó a su abuelo el día que comenzó su etapa oficial como político en junio. ¿Es tu abuelo tu referente?

Sí, lo era, y lo sigue siendo. Él me inculcó la pasión por el servicio público y por hacer de tu tiempo y trabajo una herramienta al servicio de todos. Su fortaleza, su naturalidad, su bondad y también sus lágrimas (y la de mi abuela) cuando las cosas no salían bien me hicieron ver desde pequeño que la política es mucho más que esa realidad adulterada y denostada que ahora muchos conciben.

¿Habrías llegado a donde estás hoy, alcanzando tus metas, sin el apoyo de tu familia?

Imposible. Rotunda y tajantemente no. Sin el abrigo y sustento de mis padres, sin el apoyo incombustible de hermana y sin el impulso de mi mujer, vital en mi día a día, no podría ser la persona que soy. Son, sin lugar a dudas, los cuatro pilares que han cimentado mi crecimiento personal. 

¿Tendremos a Vicente Blay recorriendo la geografía española firmando libros con La cama de ciprés?

Ojalá; no habría mayor sueño para mí que poder sumar experiencias junto a La cama de ciprés. Sé lo difícil que es crecer en el mundo literario y editorial, y pese a que he tenido la suerte de poder editar mi libro de forma tradicional de la mano de Ediciones Atlantis, también sé que los recursos promocionales para impulsar ese tipo de actos/firmas no están al alcance de las pequeñas editoriales. 

Personalmente, ¿prefieres el libro digital o el formato en papel?

Pregunta muy sencilla, siempre papel y tinta. Entiendo de la comodidad que supone el libro digital por muchas razones (precio, acceso al libro, espacio…) pero yo no concibo la literatura sin el negro sobre blanco, sin palpar el papel y sin tener en una estantería el lomo de todas esas historias que he podido vivir a través de la lectura. 

Y si te pedimos que respondas de manera sincera, ¿cuál cree que triunfa más hoy en día?

Por desgracia, lo digital continúa y continuará ganando adeptos y hasta cierto punto es comprensible. No todo el mundo somos nostálgicos del libro físico y el libro digital ofrece unas ventajas innegables que lo hacen mucho más funcional. Como anécdota, estoy en un grupo de Whatsapp llamado ‘Spanish Readers’ en el que decenas de personas compartimos nuestra pasión por la lectura y en gran porcentaje todos ellos, grandes devoradores de libros, son usuarios habituales de los formatos digitales.

¿Qué lee Vicente Blay habitualmente?

Todo aquello que cae en mis manos aunque, sobre todo, novela policiaca, de suspense o histórica. Actualmente, estoy metido de lleno en Reina Roja, de Juan Gómez-Jurado, después de haber leído La sangre de los inocentes, de Julia Navarro.  

Dime, ¿qué libro recomendarías leer sí o sí?

Ufff… responder esto será obviar tantos y tan buenos libros. Va me la juego con dos libros: El Largo camino hacia la libertad y Conversaciones conmigo mismo, dos obras que tienen como protagonista a mi mayor ídolo político; Nelson Mandela. 

Que me perdonen mis escritores favoritos: Juan Gómez-Jurado, Carlos Ruiz Zafón, Julia Navarro, Lorenzo Silva… 

¿Hay algún autor del que Vicente Blay tenga toda su colección de libros? 

De varios, pero uno de ellos destaca por encima de todos, ya que he leído sus libros en más de una ocasión: Carlos Ruiz Zafón. Su tetralogía de El cementerio de los libros olvidados debería ser obligatoria en cualquier biblioteca. 

Una última pregunta: ¿volveremos a tener pronto una obra de Vicente Blay o prefieres que la actual crezca un poco más? 

Pronto no lo sé, pero sí, como ya he dicho antes, no puedo parar de escribir. Qué libro saldrá de esa incontinencia literaria, no lo sé, pero llevo 100 páginas de un nuevo relato y, por el momento, no puedo estar más satisfecho.

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.