El origen de los gitanos

El origen de los gitanos. Imagen de Natasha Castello.
El origen de los gitanos. Imagen de Natasha Castello.

Antes de comenzar esta historia, creo necesario hacer una breve introducción sobre algunas características generales que atraviesan a los gitanos, un pueblo que históricamente perseguido ha logrado sobrevivir a lo largo de todos estos años. 

Originarios de India, aun sin saber hoy en día el motivo de su migración, esta comunidad ha recorrido Asia, Europa y llegado a rincones del mundo entero, unida por su tradición oral. 

En costumbres de antaño, hoy no tan frecuentes, a través de historias y fábulas narradas alrededor del fuego los gitanos transmitían su amor por la naturaleza y el viaje,  la solidaridad y la importancia del respeto hacia su comunidad. Como un lazo que se teje en un presente continuo las palabras en la oralidad gitana producen hechos legítimos y éticos. 

No necesitan del sello ya que consideran que estas están llenas de religiosidad y magia. A pesar de las variaciones, la división dialectal, que sufrió la lengua por las influencias de los distintos lugares por donde los gitanos pasaron y se hospedaron esto no llegó a crear importantes transformaciones ya que su fuerte sentido de identidad, sus costumbres y tradiciones, fueron y son el vehículo que disponen para sobrevivir. 

Los gitanos nunca dejaron de cantar

“Cuenta la historia  que hace muchos, muchos años, dios se enojó con un gitano. Lo tiró del cielo y el gitano fue cayendo revoleándose en el aire. Descendió y se estrelló en el noreste de la india. Atrás cayó su mujer, desesperada se agarraba las polleras. Atrás cayó su carromato y su caballo.

Entonces, el gitano agarró su caballo lo ató al carromato, subió a su mujer y juntos comenzaron a recorrer el mundo. De día fabricaban fuentones, pailas y jofainas, de noche fabricaban hijos. Así se fue llenando el carromato de cacharros y de hijos y cada vez que el carromato daba un banquinazo caían tres o cuatro cacharros y tres o cuatro hijos. Y así se llenó el mundo de gitanos.”

(Cuento folklórico gitano, Jorge Nedich).

Pero el romanticismo esconde una realidad cruel. Itinerantes pero cautivos, los gitanos históricamente fueron perseguidos por los Estados–Nación que, como hegemonía excluyente, al no conseguir que el pueblo gitano dejase de ser lo que era, los apresó bajo la marca de una otredad negativa. 

Excluidos e invisibilizados los gitanos lograron sobrevivir en los márgenes de la sociedad a través del comercio, la herrería, la adivinación, etc. prácticas de la periferia que podían llevarse a donde sea que fueran. 

Sin embargo su falta de instituciones de fomento, desarrollo y representación ha servido como gatillo impune para justificar, mediante la utilización arbitraria del derecho jurídico y de las pragmáticas religiosas, su persecución, encarcelación y  matanza. 

Como afirman Deleuze y Guattari (1988), “La historia se escribe desde el punto de vista de los sedentarios, en nombre de un aparato de Estado unitario que nunca ha tenido en cuenta el afuera” (P. 27). Y es aquí donde la oralidad se convierte en una trampa para los gitanos.

Autoría del texto:

Rocío Desimone. Contacto: rociodsimone@gmail.com.

Ana Paula Castelo Branco Soria. Contacto:  voripaula@gmail.com

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

BUENAS PRÁCTICAS PARA ESCRIBIR CORRECTAMENTE EN BLOGS

Suscríbete a La Palabra Púrpura y obtén de regalo el ebook

BUENAS PRÁCTICAS PARA ESCRIBIR CORRECTAMENTE EN BLOGS