El campo de Pulla, un patrimonio a conservar

Ilustración de un almendro en el campo de Pulla. Imagen cedida por el autor.
Ilustración de un almendro en el campo de Pulla. Imagen cedida por el autor.

El área del campo de Pulla se caracteriza sobre todo por la presencia de olivos y viñedos que representan una importante fuente de ingresos para la región. 

La producción del tan apreciado aceite de oliva y vinos, seguida de los almendros, las higueras, las tunas, cultivos de verduras y hortalizas (especialmente los tomates, a los que, en la provincia de Foggia, se apoda «el oro rojo») caracterizan a la región. 

Sin embargo, también es fácil toparse según el área con cerezos, albaricoqueros, castaños, árboles de cítricos, pinos, abetos y plantas de zarzamoras. 

«Su un ciliegio externo» que traducido sería «en un cerezo externo» es un tema de Max Gazze que se estrenó entre 2000 y 2001. La letra de esta canción relata la historia de un sargento en búsqueda de un poco de tranquilidad y espacio para cultivar y para evadirse de una desgastante rutina. 

Una de las sensaciones que cualquier persona de campo de Pulla aficionada al campo pueda sentir al escuchar el tema es precisamente pensar en o echar de menos (para quienes han emigrado) el pintoresco, histórico y característico campo de Pulla que le da ese toque de originalidad a la región del tacón de la península italiana.

Las casas rurales varían desde las formas típicas y rústicas de las viejas casas de campo (Casali), a formas un poco más modernas y equipadas (villette) o construcciones de muros a mamposterías de piedras en seco con un techo a menudo en forma de cono llamados trulli. 

A pesar de que hay una moderada presencia humana, el campo suele ser un lugar bastante virgen que queda afuera del ruido, la contaminación y el tráfico de la ciudad, y por lo tanto presenta también una gran cantidad de flores y fauna características.

Entre las flores del campo de Pulla destacan: orquídeas, masilla, fenicia, barlia robertiana, amapolas, muscari, iris sibirica, mientras de los animales además de perros y gatos hay que mencionar zorros, ratones de campo, erizos, ranas, culebras, comadrejas y ardillas. 

Si bien se aprecian varias actividades productivas vinculadas a la agricultura, lo más típico en el campo de Pulla solía ser comprar un terreno rústico aunque fuera solo para afición o veraneo.

Sin embargo, este pequeño pulmón verde, al igual que las más grandes y famosas selvas del mundo, se está viendo amenazado, y no solo por los bien conocidos cambios climáticos,ya que el anticiclón subtropical en los últimos años suele permanecer más tiempo de lo habitual  en el sur de Italia. Esto conlleva que las temperaturas se mantengan altas por más tiempo, que los periodos de sequías duren más y que se propaguen los incendios con mayor facilidad Todo esto tiene unas consecuencias nefastas para la producción de los cultivos tradicionales.

Los problemas causados por la actividad humana en el campo de Pulla

Seguramente, el mayor daño al campo de Pulla, aunque también los bosques de las regiones lo están sufriendo, es la urbanización que puede estar vinculada tanto a los planes de construcción de vivienda por parte de la alcaldía que se logran mediante el cruel procedimiento de la expropriación como con la iniciativa privada, siempre que las autoridades públicas otorguen los permisos. 

Siendo yo de la provincia de Bari, he visto durante estos años que tanto mi pueblo como los pueblos de alrededor se han expandido más de lo habitual (construcción de nuevos barrios residenciales, polígonos industriales, centros comerciales…) y todo precisamente en detrimento del campo de Pulla y de las zonas limítrofes.

Con respecto a los datos de 1990, tanto mi pueblo como los pueblos de alrededor, inclusive la capital Bari, han perdido miles de ciudadanos que emigraron al norte o a otros países. Por lo tanto, esta sobreoferta se da más bien por fenómenos especulativos o consumistas que por exigencias de nuevas viviendas. 

Además, desde que la región del campo de Pulla y cercanías se ha podido beneficiar de los fondos comunitarios, algunos proyectos infraestructurales o de recualificación se han llevadoa cabo justamente para mejorar las comunicaciones o fomentar el turismo, pero todo en detrimento de la naturaleza.

La misma importancia tienen los problemas relacionados con la contaminación y la gestión de la basura. En cuanto a la contaminación, es ya tristemente famoso el caso de la ex acería ILVA, que además de los daños directos para la salud de la población (aumento del riesgo de cáncer), es responsable de la contaminación de las aguas subterráneas. 

Esto ha ocasionado pérdidas al sector agroalimentario de millones de euros; y eso sin mencionar los daños ambientales causados por el incinerador Borgo Tressanti entre los municipios de Manfredonia y Cerignola, cuyo cierre es objeto de un intenso pleito judicial. 

Mientras, en cuanto a la gestión de los desechos, pese a que desde hace algunos años por fin se ha implementado un sistema de recolección diferenciada, todavía no se ha resuelto el problema de la basura que a menudo aparece tirada en los alrededores de la ciudad. La falta de operadores ecológicos es precisamente lo que lleva a esta norma incompleta. 

Personalmente, aunque vivo fuera desde hace unos cuantos años, algunas veces he vuelto y me he encontrado con grandes cantidades de basura tiradas en la calle que ni siquiera en la época en que había contenedores de basura tradicionales veía, y eso da una idea del problema de la gestión de la basura, que está muy lejos de ser solucionado y tiene un impacto ambiental considerable. 

De todos modos, la faltade atención hacia el campo de Pulla, bajo mi punto de vista, tiene su origen también en el descuido por parte de las nuevas generaciones y está relacionado con  la criminalidad.

En cuanto a la falta de interés, o más bien a la pérdida progresiva de conocimientos (porque a veces las iniciativas no faltan, pero son como suele definirse: flor de un día), esta tiene que ver con que las nuevas generaciones, con respeto a sus abuelos, han perdido unas habilidades importantes en el manejo de agricultura y jardinería que se han transmitido de generación en generación.

Desde que la región del campo de Pulla (aunque es un razonamiento que más bien vale para todo el país) atravesó la etapa de la industrialización  y posteriormente convertirse en una economía terciarizada, entre las nuevas generaciones ha arraigado la convicción de que la riqueza ya no está en el campo sino en otros sectores.

Esto se ha visto acompañado de una pérdida de conocimientos relacionados con los trabajos manuales que, por el tipo de economía de la región del campo de Pulla y alrededores, a veces están más demandados que aquellos cualificados.

Ahora, precisamente a causa de la terciarización que vende a la región como si fuera como el nuevo Eldorado (aunque en el caso de Pulla ha sido un fracaso, dado que los jóvenes de la región están entre los que más emigran), el campo de Pulla sufre de una escasez de mano de obra y de conocimientos técnicos relacionados con la agricultura. Por consiguiente, los sindicatos agrarios y la opinión pública no pueden hacer una oposición real cada vez que, por ejemplo, se aprueban nuevos planes de construcción de viviendas.

El abandono del campo por parte de las nuevas generaciones no solo ha acelerado estos procesos, sino que es la causa del aumento de las importaciones de productos agrarios (es muy sorprendente la importación de tomates del exterior pese a que la región podría ser autosuficiente) y de que el crimen organizado haya consolidado su poder. 

El fenómeno de la práctica de explotación de jornaleros, conocido en la lengua local como «Caporalato» es la máxima expresión de un sector que parece haber sido abandonado por parte de las instituciones y, aunque recién se ha intentado contraatacarlo (ley Renzi 23/02/2017) el fenómeno no parece desaparecer. 

Ilustración de un viñedo (foto del autor) – Las vendimias también sufren el fenómeno del Caporalato
Ilustración de un viñedo (foto del autor) – Las vendimias también sufren el fenómeno del Caporalato.

Amenazas biológicas en el campo de Pulla

Ilustración de un árbol muerto por causa de la bacteria Xylella fuente: https://www.italiaolivicola.it/news/comunicati-stampa/xylella-lo-studio-4-milioni-di-alberi-morti-e-improduttivi-50mila-ettari-desertificati-perso-il-10-dellolio-italiano/
Ilustración de un árbol muerto por causa de la bacteria Xylella fuente: https://www.italiaolivicola.it/news/comunicati-stampa/xylella-lo-studio-4-milioni-di-alberi-morti-e-improduttivi-50mila-ettari-desertificati-perso-il-10-dellolio-italiano/

Desde hace aproximadamente una década, en el área del Salento ha empezado a aparecer una bacteria mortal y extremadamente infecciosa llamada Xylella, que desafortunadamente ya se ha cargado millones de olivos, muchos de los cuales eran seculares.Lamentablemente se va extendiendo a otras áreas, lo cual representa una verdadera amenaza fitosanitaria que, por sus características, podemos definirlo como el covid de las plantas. A pesar de que en EE. UU. los científicos llevan años investigando sobre la Xylella, actualmente no hay ningún tipo de remedio aparte de eliminar y quemar los árboles infectados para evitar su propagación. 

Los peores daños, sobre todo a almendros y árboles frutales, los están ocasionando una especie originaria de Sudamérica, el Perico Monje. Su llegada a Pulla décadas atrás es todavía  un misterio, pero ya se ha convertido en un problema endémico que empezó en el municipio de Molfetta y se ha extendido  por toda la provincia de Bari. También en este caso, los agricultores han sufrido, y siguen sufriendo, pérdidas considerables y lo peor es que habrá aprender a convivir con ella.

Además, los jabalíes  suelen invadir los campos y causan daños enormes en los cultivos de hortalizas. Esto se debe probablemente a la cada vez mayor presencia humana y a la escasez de comida. No es un fenómeno único, sino es cada vez más habitual ver en los campos animales típicos del bosque como búhos, lechuzas, lobos (como denuncia la Confederación Nacional de Cultivadores directos: Coldiretti) que amenazan al ganado y a la fauna local.

Lamentablemente, esto no ha terminado aquí…

Ilustración de unos pericos monjes sobre un abeto pullés. Fuente: https://www.agi.it/cronaca/pappagallini_puglia_frutteti-5663060/news/2019-06-17/
Ilustración de unos pericos monjes sobre un abeto pullés. Fuente: https://www.agi.it/cronaca/pappagallini_puglia_frutteti-5663060/news/2019-06-17/

El cCampo de Pulla va pareciendo una selva tropical, y no solo por los loros, los cada vez más presentes cultivos de aguacate y el anticiclón de las Azores.

Desde más de un año ha desatado la alarma una pantera negra, gracias a unas señales (aunque muchas eran falsas) corroboradas de unos expertos, lo cual ha generado un cierto pánico. Incluso algunos alcaldes han vetado las actividades abiertas en el campo de Pulla (¡como si no bastaran las restricciones del Covid19!).

No obstante, recién se ha descubierto que el escenario era más absurdo aún: los animales avistados en realidad eran dos. Además de la famosa pantera, que se cree se ha muerto por el frío (aunque no haya pruebas para acertarlo), se ha descubierto la presencia de un serval negro con unos cachorritos a las afueras de Bari. 

Precisamente los retoñitos agravan el problema, por el impacto que un nuevo depredador exótico puede causar a la fauna local si no son capturados.

Ilustración: Serval negro Fuente: https://www.lav.it/news/pantera-serval-puglia
Ilustración: Serval negro Fuente: https://www.lav.it/news/pantera-serval-puglia

Por qué el campo de Pulla es parte del patrimonio

En cuanto al fomento del turismo en Pulla, en las últimas dos décadas ha habido una aceleración del proceso de urbanización de áreas rurales (construcciones de nuevos hoteles, bed and breakfast, casas rurales, nuevas infraestructuras, áreas para caravanas etc.).Cabe decir que si en los últimos años Pulla ha logrado números excepcionales de turistas (en 2019 fue la 1ª región en Italia en número de turistas) es porque ofrece un abanico de atracciones para todos los gustos: playas de arena blancas (especialmente en Salento), folklore, comida típica, cultura (parques arqueológicos, complejos espeleológicos, cuevas naturales), turismo religioso (el santuario del padre Pio), turismo rural (por ejemplo, la Selva Umbra, considerada el pulmón verde de la región) y turismo de experiencias (como la visita de pueblos típicos y rústicos, como Alberobello). 

Ilustración: Trulli de Alberobello Fuente: https://www.fraintesa.it/2017/08/alberobello-dormire-in-trullo/
Ilustración: Trulli de Alberobello Fuente: https://www.fraintesa.it/2017/08/alberobello-dormire-in-trullo/

Precisamente estos dos últimos tipos de turismo se pueden venir mayormente afectados si no se pone freno a la urbanización y a la destrucción de la naturaleza, lo que anularía los progresos que se han hecho en los últimos años.

El segundo punto es que hay que valorar los frutos de nuestros campos que, por las condiciones climáticas y la sabiduría milenaria de nuestros agricultores, puede regalarnos productos de excelencia envidiados en todo el mundo y convertirnos en una región exportadora de muchos productos agroalimentarios. 

Para eso será necesario conservar la sabiduría tradicional y combinarla con las exigencias del mercado, darle una nueva  imagen al sector primario y presentárselo a los jóvenes como una oportunidad, una alternativa y un bien a que cuidar, porque son parte de nuestra cultura e identidad. Por último, hayponer en marcha una serie de leyes que, por un lado, salvaguarden al campo de las fuerzas destructivas detalladas poco antes y, por el otro, reformen y fomenten la actividad empresarial agraria.  

Cabe también seguir fomentando una cierta responsabilidad social (que, considerando ciertas infelices iniciativas políticas de edificación de áreas rurales, todavía no se ha cristalizado) y tener presentes los problemas generados por el cambio climático, dado que el cuidado de la naturaleza involucra a todo el mundo y el campo de Pulla, cuya actividad depuradora trae a los pueblos cercanos aire fresco, no es ninguna excepción.  

Por último, merece la pena recordar que también tenemos una responsabilidad social con el sargento Gianni porque como todos los cerezos del campo desaparezcan ya no tendrá un lugar donde aislarse y descansar de la estresante vida moderna, y es que, en el fondo, todos somos como el sargento Gianni. 

Imagen de un campo típico del litoral en el que se aprecian olivos, pinos, higueras y la gloria de la mañana. Foto tomada por el autor.
Imagen de un campo típico del litoral en el que se aprecian olivos, pinos, higueras y la gloria de la mañana. Foto tomada por el autor.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

BUENAS PRÁCTICAS PARA ESCRIBIR CORRECTAMENTE EN BLOGS

Suscríbete a La Palabra Púrpura y obtén de regalo el ebook

BUENAS PRÁCTICAS PARA ESCRIBIR CORRECTAMENTE EN BLOGS

A %d blogueros les gusta esto: