Movimiento de las Madres de la Plaza de Mayo en Argentina. Imagen de www.abuelas.org.ar.
Movimiento de las Madres de la Plaza de Mayo en Argentina. Imagen  de www.abuelas.org.ar.
Movimiento de las Madres de la Plaza de Mayo en Argentina. Imagen de www.abuelas.org.ar.

El 22 de octubre se celebra en Argentina el “Día Nacional del Derecho a la Identidad” para conmemorar la lucha y el trabajo que llevan adelante las Abuelas de Plaza de Mayo. 

A 43 años del golpe cívico militar, hay algunos silencios que todavía duelen. Pensar en la dictadura es un desafío que es necesario asumir. Durante el terrorismo de Estado en Argentina, el poder alcanzó formas inéditas de disciplinamiento social, difíciles de comprender por lo menos para algunxs de nosotrxs. 

Cuando somos conscientes de estas formas de ejercer el poder, tenemos la obligación y la responsabilidad de cuestionarnos por qué fue posible esta forma tan atroz y autoritaria de gobernar en nuestro país, a la vez que es un momento para resignificar las luchas de quienes desde un principio resistieron a estas formas de gobierno, saliendo a las calles y venciendo el miedo. 

Fue un grupo de mujeres el que enfrentó con mayor contundencia este proceso, reclamando por la aparición de sus familiares. Es ampliamente conocida la trayectoria de Madres de Plaza de Mayo en Argentina, espacio del que surgió la asociación de las Abuelas en procura de los nietos apropiados por los represores.

En abril de 1977 nació el movimiento de Madres. Con catorce mujeres al momento de su creación, en pocos meses superaba el centenar, número que continuó incrementándose.

La búsqueda de sus hijos constituyó la base de su acción, así como la exigencia de respuesta a los miles de casos de detenidos desaparecidos. Semana a semana marchaban las mujeres frente a la Casa Rosada haciendo visible el horror.

Esta organización de mujeres nos da la pauta de que más allá de las ideas neoliberales 

que marcaban y aterrorizaban estos tiempos, y de la búsqueda constante de lograr la división y fomentar el odio entre la gente, fue posible acercarse creando redes de contención, y los propiciando los lazos sociales que tanto buscaban corromper. 

En la actualidad, las abuelas siguen buscando a sus nietos y también bisnietos que, como sus padres, ven violado su derecho a la identidad, y con esta finalidad trabajan los equipos técnicos de la institución. 

La identidad es lo que nos hace ser quienes somos, se refiere al conjunto de características que caracterizan a una persona y no a otra, es decir, nos permite distinguirnos del resto. Es totalmente intimo, propio y singular. 

El debate por el derecho a la identidad fue colocado en la agenda de los organismos internaciones por las Abuelas, y nos invita a pensar el concepto de identidad como dinámica, como algo que construimos permanentemente.

Lo que se intenta al “restituir la identidad” de un nieto es rescatar una parte de la historia personal para así lograr completar la trayectoria vital e individual de la persona. 

Tomando todo esto en cuenta, es imprescindible educar y educarnos en materia de Derechos Humanos, generando los recursos para poder ser críticos, establecer un pensamiento activo entre los sujetos, donde el empoderamiento y el respeto sean nuestra bandera.

Y, sin duda, para que todo esto sea posible, es necesario conocer cuáles fueron los momentos en la historia donde nuestros derechos fueron totalmente violados y vulnerados.

Conocer la verdad nos otorga el poder para ser responsables y activos con nuestras ideas e ideales.

Es necesario continuar con la lucha de estas miles de mujeres que se organizaron de la misma manera en que hoy nos encontramos organizadas, para hacer valer nuestros derechos como mujeres y como sujetos, porque somos el legado de aquellas que murieron defendiendo su lucha y sus ideales, organizadas en movimientos obreros u organizaciones sindicales que buscaban el reconocimiento de sus derechos laborales. 

Tenemos que plantearnos el lugar que le damos hoy como sociedad argentina y mundial, a todo lo acontecido durante aquellos años. De qué forma honramos la memoria de 30 000 argentinxs que fueron borrados y desaparecidos por defender su lucha, y cuántas de esas ideas se fueron con ellxs para siempre.

Nuestra responsabilidad es buscar recuperar aquellas ideas, para lograr darles contenido y discusión dentro del contexto político y económico en el que hoy vivimos.

Todos nuestros derechos ganados fueron a partir de la organización y la lucha ¿cuántas libertades tenemos y cuántas estamos perdiendo sociedad y como mujeres? 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.