Campaña contra el acoso escolar
72 / 100 Puntuación SEO
Campaña contra el acoso escolar
Campaña contra el acoso escolar

Rechazo, frustración, soledad, discriminación, hipocresía, enemistad, desasosiego, retraimiento, miedo, terror, pánico, desaparición, muerte, suicidio… Podría escribir mil definiciones de lo que se siente cuando se es víctima de acoso escolar.

Podría hablar de la soledad con la que se comienza, de la sensación de discriminación, de sentirte diferente a los demás, de ver que eres la comidilla, el blanco de las bromas, el que siempre se queda solo, el que ve que todos reciben un regalo de clase por su cumpleaños y a él tan solo le dan un trozo de queso pisado por todos, el que es objeto de risas y burlas, el que siempre es el último en ser elegido como compañero para la clase de gimnasia, para los juegos, para sentarte en el bus, el que se queda sin invitación para un cumpleaños, el que saca buenas notas al principio y deja de estudiar para que no sea un motivos para ser atacado. 

Podría hablar de aquel que busca refugio y apoyo en su profesor y sólo encuentra de nuevo indiferencia, el que nunca es visible cuando se hacen grupos, el que acabó siendo tímido, retraído, solitario, el que acaba pensando en que no vale nada, en que es una basura, el que decide hacerse invisible, transparente, el que desea desaparecer, el que quiere morir, el que se suicida… 

Podrías haber sido tú, podía haber sido tu hermana, tu mejor amigo, un primo, un vecino, ese niño con el que te cruzas cada día al ir al trabajo, o al instituto, el hijo de tu hermano, o de tu mejor amiga, podría haber sido tu propio hijo.

¿Cuál es el motivo? Pudo ser porque es bajito, tal vez muy alto, pudo ser porque es gordo, o quizás demasiado flaco; pudo ser que estudiara mucho, o que estudiara poco, pudo ser que era más lento entendiendo o desarrollando las cosas debido a su dislexia. Porque sus ropas eran humildes, o porque no vivía en un chalet y era de familia humilde… Pudo ser por sus pecas, por su pelo lacio, o tal vez por su pelo a lo afro,  pudo ser por no tener padre, o por tenerlo alcohólico, o porque su madre limpiaba escaleras…

Mil motivos, mil excusas, mil razones inexistentes que ellos eligen para hacerte daño, y tú no sabes cuál ha sido el por qué… Pero ha pasado, has sido el «afortunado», has sido el elegido. Serás el blanco al que todos humillarán, al que todos atacarán, al que todos discriminarán, el blanco de todas las burlas, el que reciba los golpes, el que callará para no preocupar a sus padres, el que callará para ver si así dejan de atacar…

No sabes lo que puedes hacer, no quieres preocupar a nadie, no quieres ser el blando, no quieres ser el chivato, pero necesitas salir de la mierda en la que estás metido, de la mierda de entorno en el que estás, de la mierda de vida que te ha tocado vivir…

¿Qué puedes hacer tú? Crees que jamás podrás dejar atrás lo que te está pasando, dejar atrás esos maltratos, ese dolor físico, ese dolor emocional, esa angustia que despista contigo cada amanecer, que duerme cada noche al morir el día… Pero sí hay algo que puedes hacer para combatir el acoso escolar: ¡GRITA! ¡ALZA LA VOZ! ¡HAZTE VER! 

Lo sé, siempre decimos cosas que resulta fácil decir, pero muy difícil de hacer. Hoy quiero, desde este rincón, recordarte que no estás solo, que a tu alrededor estamos personas que podemos ayudarte, gente que, junto a ti, tenemos voz para luchar a tu lado, para parar las injusticias, para conseguir que tu vida sea lo digna que mereces… A tu alrededor, estamos personas que te tenderemos una mano y que, junto a ti, denunciaremos al acosador, pararemos el maltrato, lucharemos por ti.

Y a ti, que ves y no haces nada, que acosas, maltratas y discriminas, que golpeas con palabras, que olvidas lo que es el respeto, la dignidad, la humanidad, hoy quiero recordarte que quizás, tal vez no mañana, tal vez no pasado, pero sí quizás dentro de un año, encontrarás en tu camino que alguien a quien conoces, tal vez alguien a quien amas, que está siendo acosado, discriminado, marginado. Entonces pedirás ayuda, esa ayuda que un día tú no supiste dar, tal vez porque hiciste la vista gorda, o tal vez porque fuiste tú quien impartió aquel dolor.

Hoy, desde nuestras páginas de La Revista Púrpura, quiero hacer un llamamiento, quiero pedir  que no seamos indiferentes ante el acoso escolar. A menudo leemos noticias en los periódicos o vemos noticias en los telediarios contándonos que un niño o un adolescente se ha suicidado o se ha escapado, a veces todos dicen «ignorar» los motivos, pero en la gran mayoría de los casos, el detonante es el acoso escolar.

Los niños son nuestro futuro, de nosotros depende que sean gente de bien o que sean escoria, inculquemos a los niños la educación desde pequeños, enseñemosles a compartir, a defender las injusticias, a ser personas de bien, a respetar… Y a los adultos quiero pedirles que no hagamos jamás la vista gorda. Ellos dependen de nosotros. No permitamos que otro niño sufra hasta el punto de querer morir.

En todas nuestras ciudades hay un número donde poder llamar o una asociación a la que acudir para pedir ayuda, como es el caso de Noalacoso.org (podéis enviarles un correo a (info@noalacoso.org)).

Aquí podrás denunciar, podrás pedir ayuda y podrás ayudar. 

Porque ser víctima NO es una elección, acosar o permitirlo, SÍ.

Campaña contra el acoso escolar
Campaña contra el acoso escolar

One thought on “Ante el acoso escolar, pide ayuda”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.