Esta semana se ha celebrado el Día Internacional de la Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina. Pero, ¿en qué consiste esta práctica?

Una mujer sosteniendo una cuchilla que se utiliza para realizar la mutilación genital femenina. Fuente: Google.
Una mujer sosteniendo una cuchilla que se utiliza para realizar la mutilación genital femenina. Fuente: Google.

Según la Organización Mundial de la Salud, hay cuatro tipos de mutilación genital femenina:

Tipo 1: clitoridectomía: extirpación del clítoris o del clítoris y el prepucio.

Tipo 2: escisión: extirpación total o parcial del clítoris, del labio menor y/o del labio mayor.

Tipo 3: infibulación: estrechamiento de la vagina mediante el corte y la recolocación de los labios del clítoris, ya sean mayores o menores.

Tipo 4: otros procedimientos lesivos de los genitales femeninos con fines no médicos, como la perforación, cauterización o incisión.

¿Por qué se practica?

Determinadas comunidades consideran que se trata de respeto hacia la comunidad, o incluso que favorece que las niñas lleguen vírgenes al matrimonio, un requisito indispensable para que se celebre la unión en muchas ocasiones.

Se tiende a pensar que es una manera de prevenir que las niñas o muchachas tengan relaciones sexuales extraconyugales que puedan dañar la reputación de sus familias, por lo que las niñas acostumbran a dejar sus estudios y a casarse en contra de su voluntad desde edades muy tempranas. Esto es común especialmente en territorios donde las niñas corren riesgo de sufrir violaciones y embarazos no deseados.

Hay quien piensa también que la mutilación genital de la mujer favorece el placer sexual del hombre y, en muchas ocasiones, el factor económico tiene un gran peso, ya que las mujeres en muchos países dependen económica y socialmente del hombre.

¿Sabías que…?

Se tiende a pensar que solo afecta a niñas en países tradicionalmente musulmanes. No obstante, esto no es del todo cierto, ya que también es común entre comunidades de otras religiones del centro de África, como la cristiana.

¿Sabías que esta costumbre se da también en comunidades indígenas de Latinoamérica? Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas, se han detectado casos en países como Ecuador, Colombia, Panamá o Ecuador.

Este organismo señala también que la mutilación genital femenina se ha dado en regiones de la antigua Unión Soviética, como Georgia, o incluso en territorios de Oriente Medio como Irak, Yemen, Palestina o Israel.

Hay países, como Argelia, donde esta práctica es ilegal y está penalizada con hasta 25 años de prisión.

En los últimos años, países como Uganda han aprobado leyes que prohíben la mutilación genital femenina, aunque hay grupos que aún siguen pensando que las mujeres y sus familias son más respetadas si se someten.

Países como Reino Unido o España la han prohibido y han puesto en marcha medidas para concienciar a comunidades procedentes de África o algunas regiones de Asia o de Oriente Medio de sus consecuencias.

Una de estas medidas viene del Ministerio de Desarrollo Internacional británico, que se dedica especialmente a administrar la ayuda exterior, especialmente a países que son antiguas colonias, con los que Gran Bretaña aún tiene lazos importantes.

Este departamento anunció en 2013 que invertiría 35 millones de libras esterlinas para luchar contra la mutilación genital femenina en África, una medida que tuvo una buena acogida entre los grupos activistas en territorios como Ghana.

Esta cantidad estaba destinada a trabajar en distintos frentes, como por ejemplo:

  • Trabajar junto a las comunidades locales de al menos 15 países para erradicar esta costumbre.
  • Trabajar junto a los gobiernos y los líderes de las tribus para aprobar leyes con las que poner fin a la mutilación genital femenina.
  • Apoyar económicamente medidas efectivas con las que acabar con esta práctica para asegurarse de que la inversión tiene un gran impacto.
  • Ofrecer apoyo a la población migrante en el Reino Unido que proceda de aquellos territorios donde se lleva a cabo con el fin de ayudar a eliminarla en sus países de origen.
Ellen Johnson Sirleaf. Fuente de imagen: Photo by Petty Officer 2nd Class Sean Hurt/Released. Publicada en Wikipedia.
Ellen Johnson Sirleaf. Fuente de imagen: Photo by Petty Officer 2nd Class Sean Hurt/Released. Publicada en Wikipedia.

A finales de enero de 2018, la presidenta saliente de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, quien ganó el Premio Nobel de la Paz en 2011 por su lucha por los derechos de la mujer y por la paz en su país, aprobó una ley que prohibía realizar la mutilación genital femenina.

Mali es el único país del oeste de África donde esta praxis sigue siendo legal.

Kenia y Uganda penalizan el acoso a las mujeres que no se quieren someter a la mutilación genital femenina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.