Miles de personas muestran su indignación con el agente de la Guardia Urbana que mató a Sota de un tiro en la cabeza en plena calle.

El pasado martes 18 de diciembre, poco después de las 12 del mediodía, la Guardia Urbana (la policía municipal de la ciudad) mató de un disparo al perro de un joven mochilero estonio muy conocido en el barrio. Tauri Ruusalu, que había vivido en otros países como Suiza y Francia, viajaba para conocer otras culturas y se ganaba la vida vendiendo pulseras y pequeñas piezas de artesanía. Según los vecinos, era una persona tranquila y apreciada por la gente del barrio. Lo veían todos los días, siempre acompañado por su perra Sota.

Según testigos de lo ocurrido, una patrulla formada por siete agentes del cuerpo municipal redujo violentamente al joven por motivos que se desconocen. Fue tras estos hechos que la mascota empezó a ladrar.

Uno de los agentes se dirigió a Sota y le disparó a sangre fría en la cabeza.

El perro quedó tirado en la acera, se desangró y murió. Los hechos ocurrieron frente a un hotel de la Gran Vía, una de las principales arterias de la ciudad. En un principio, se indicó que el establecimiento habría llamado a la policía para que desalojara al joven de sus inmediaciones. Sin embargo, esta información fue desmentida por el hotel en su cuenta oficial de Twitter.

En cuestión de minutos, la noticia corrió como la pólvora por las redes sociales y la indignación por el abuso de poder se fue extendiendo. El vídeo del can, herido de muerte pero moviendo la cola al oír los gritos de su dueño, despertó la conciencia de miles de personas, que consideraron que el agente ejerció un uso desproporcionado e injustificado de la fuerza.

Las primeras concentraciones se organizaron para la tarde del día siguiente. Una de ellas se dio frente al ayuntamiento de la Ciudad Condal, y la otra en el lugar de los hechos. Los asistentes gritaron consignas como “Queremos el número de placa”, “Sois unos cobardes” o “Basta de maltrato animal” a pleno pulmón durante casi dos horas.¿El objetivo? exigir explicaciones de lo ocurrido a Ada Colau, alcaldesa de la capital de Cataluña. La impotencia de la población se plasmó también el siguiente sábado en una manifestación que concentró a más de 3.500 personas. Los manifestantes llegaron a cortar la Gran Vía, y las protestas acabaron con duras cargas por parte de los Mossos d’Esquadra, la policía autonómica, que dejaron varios heridos y cinco detenidos.

La Guardia Urbana manifestó en su cuenta oficial de Twitter que el agente temió por su vida y que por ello disparó al can a muerte.

Este hecho fue desmentido por los testigos de los hechos desde el inicio y por las decenas de vídeos de Sota que inundan las redes sociales desde la semana pasada. En todos ellos se aprecia a la perra en una actitud dulce y calmada, incluso dejándose acariciar plácidamente por niños. A este respecto, cabe decir que Tauri ya había denunciado que los policías le habían querido quitar a su mascota en una ocasión anterior.

A Sota la había abandonado su antiguo propietario, de modo que Ruusalu había decidido adoptarla. Además, el chico y su mascota estaban siguiendo un proceso para entrar a formar parte de Millors Amics. Este es un proyecto social de la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales en colaboración con los servicios sociales del ayuntamiento de Barcelona. De hecho, estaban citados la semana siguiente para empezar los primeros trámites.

El ayuntamiento de Colau ha pedido la colaboración ciudadana para esclarecer los hechos.

El ayuntamiento de Colau ha pedido la colaboración ciudadana para esclarecer los hechos. Sin embargo, ya estuvo sumido en polémicas por falta de políticas de convivencia y respeto hacia los animales. En concreto, el consistorio inició una supuesta campaña ética de control de palomas que luego criticaron duramente varias organizaciones animalistas. Entre ellas, Corazón de Paloma.

El partido animalista PACMA ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas para exigir la depuración de responsabilidades por la ejecución de Sota en la que ya han firmado más de 200.000 personas. Según informa este partido, también está previsto que denuncien el caso por la vía penal. Además, se han creado muchas peticiones en la plataforma Change.org para exigir una revisión de los protocolos de actuación de la policía en intervenciones con animales, incluso si se trata de animales agresivos.

Hay nuevas movilizaciones previstas para los próximos días. Por ejemplo, se puede destacar la manifestación organizada por SOS Animals Maresme para el día 29 de diciembre a las 17:00 horas, que saldrá y terminará en Plaça Espanya.

Categories: Acontecimientos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.