Con el auge de las conexiones de alta velocidad y la democratización del conocimiento han surgido una gran cantidad de opciones con las que estudiar en internet con las que, se dice, se puede encontrar trabajo más fácilmente. Pero, ¿es verdad?

La respuesta a esa pregunta podría ser doble: sí y no. 

“No queda nada claro”, pensarás. 

Permíteme aclararlo.

Por un lado, estudiar por internet puede resultar beneficioso si no se cuenta con un horario que sea compatible con ir a clases presenciales, por ejemplo. Además, hay un sinfín de cursos en páginas como iStudy, o el mismísimo LinkedIn. Todo esto es muy interesante, pero hay que tener en cuenta un aspecto: ninguno de estos cursos te va a explicar absolutamente todo lo que necesitas para aprender una nueva profesión de cero. Posiblemente, tampoco te capacitarán para poder desempeñar el trabajo, como lo puede hacer un diploma de un organismo oficial. 

El objetivo de esos cursos es instruir en aspectos puntuales de una profesión. 

Pueden resultar útiles, pues, si llevas varios años ejerciendo cualquier cargo y necesitas una visión algo más actualizada de conocimientos que ya adquiriste. También pueden serte de ayuda si tienes vocación por aprender sobre un tema nuevo, siempre y cuando el diploma que obtengas lo expida un organismo oficial y habilitado para ello.

No obstante, hay varios aspectos en los que hay que tener cuidado.

En muchas ocasiones, podemos encontrar cursos patrocinados (es decir, la empresa que lo crea paga por publicitar su producto). Esto no significa que esta institución cumpla con los requisitos para expedir títulos oficiales ni que sean realmente útiles: lo hacen para ganar dinero.

También es importante sopesar cuál es el fin que tenemos en mente a la hora de elegir un curso u otro. Con la gran variedad de cursos disponibles en internet, algunos gratuitos y otros de pago, hay que leer bien sus contenidos y descripciones y a partir de ahí decidir si son relevantes. 

Por último, es aconsejable tener en cuenta que, si lo que buscamos es una capacitación con un título oficial, estos cursos son generalmente caros. Hablamos aquí, por ejemplo, de una titulación universitaria o un título de cualquier idioma, como el First Certificate (lo puedes encontrar en el British Council, por ejemplo), o el título de ELE (Enseñanza de español como lengua extranjera(Instituto Cervantes). Por esto mismo, se recomienda acudir a organismos oficiales, como los ya mencionados, o asegurarse de que el organismo que lo ofrece tiene convenio con este tipo de centros.

Si encuentras cursos que prometan que podrías adquirir los mismos conocimientos y capacidades por un precio mucho menor, cuidado.

A modo de conclusión, te aconsejamos que, si estás considerando la opción de hacer un curso por internet, averigües, antes que nada, cuál es tu objetivo.

En función de eso, puedes buscar organismos que ofrezcan cursos concretos en esa materia, o si lo que quieres es aprender cosas nuevas, pero no necesitas una titulación (o al menos aún no), puedes encontrar una gran cantidad de páginas que ofrecen cursos gratuitos. Además, YouTube cuenta hoy en día con un sinfín de tutoriales que te pueden resultar útiles.  

Por último, si lo que te interesa es adquirir conocimientos específicos de cara a ponerlos en práctica en tu trabajo, puedes pedir a compañer@s de trabajo (LinkedInes una comunidad profesional en línea que puede resultarte útil para este tipo de cosas) o a tus superiores que te recomienden alguno.

Algunas páginas con las que puedes estudiar en internet y que te pueden ser útiles:

LinkedIn

iStudy

Educaweb

edX

Categories: Estilo de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.