El desamparo, acompañado de enfermedades mentales sin diagnosticar y de una falta de empatía hacia las personas sin hogar, es un problema cada vez más frecuente en las grandes urbes.

Hombre sin hogar con un cartel que dice:
Hombre sin hogar con un cartel que dice: “No mires a nadie por encima del hombro a menos que le estés ayudando”. Fuente de imagen: Pixabay.

Londres es una de las ciudades más ricas del Reino Unido y posiblemente de Europa. Pero también una de las más caras y con mayor número de personas desamparadas o sin hogar.

Según la ONG Streets of London, más de 7500 personas duermen en las calles de Londres cada año.

Esta cifra se reduce a 1137 (datos de otoño de 2017) si vemos las estadísticas oficiales del Ayuntamiento Central de Londres (hay 33 en toda la ciudad), y 4751 para Inglaterra.

Aunque las cifras son dispares si las comparamos con las que ofrece la ONG, hay que tener en cuenta que los datos oficiales incluyen únicamente los casos que han sido reportados. No obstante, las autoridades sí que admiten que se ha producido un aumento con respecto a las cifras de 2016 (que eran 964 para Londres y 4134 para Inglaterra).

Las cifras de personas sin hogar son aún más dispares si ampliamos el mapa y nos centramos en las diferencias entre unas zonas y otras. De este modo, en el barrio de Westminster (uno de los más ricos) los números han disminuido, quizá debido a que hay una mayor presencia policial que en otros barrios al tratarse de una zona de mayor prestigio. Mientras, en otros barrios menos afortunados, como Camden, la cifra aumentó de 17 en 2016 a 217 en 2017.

Aun así, la peor parte se la llevan localidades que se encuentran a las afueras de Londres, como Brighton u Oxford.

Solo éstas, junto a otras seis ciudades, vieron cómo el número de personas sin hogar reportado a las autoridades aumentaba hasta representar un 48% del aumento de casos reportados en el conjunto de Inglaterra (sin contar los casos de Londres).

Es decir, si en Inglaterra hubo un aumento del 14% con respecto al año anterior, o 444 casos nuevos, 213 de esos 444 casos de personas en situación de desamparo o sin hogar se dan en una de ocho seis ciudades que rodean la capital.

Para llevar un control, las autoridades han creado “StreetLink”, una aplicación y un número de teléfono a disposición de la ciudadanía para que la gente notifique si ha encontrado a alguien durmiendo en la calle y en qué punto.

Aunque las autoridades están llevando a cabo campañas para prevenir que estas cifras aumenten, dejan claro en su página web que no pueden ayudar a todo el mundo y que solo ofrecerán alojamiento temporal a aquellas personas que cumplan ciertos requisitos. Una vez que estas personas estén en un refugio “interino”, se verá si se les ofrece uno más a largo plazo.

En una ciudad como Londres, hay quienes opinan que si un@ no llega lejos es porque no quiere. Esto es algo desesperanzador si tenemos en cuenta que muchas de estas personas que están en la calle tienen carteles donde se ven escritos mensajes como “con 10 libras tengo una noche de albergue y una ducha caliente”, “tengo hambre” o, simplemente, “busco cualquier trabajo”.

Por tanto, a pesar de los grandes recortes que se han producido desde 2010, muchas ONG ayudan a estas personas como pueden. Un ejemplo es Wrap up London (Abriga a Londres), una ONG que recoge ropa de abrigo para repartirla entre las personas sin hogar, las personas mayores, l@s refugiad@s y las familias con escasos recursos.

En muchas ocasiones, las personas sin hogar acaban en las calles tras una mala ruptura amorosa o la pérdida de un trabajo. Sin embargo, también es habitual que una de las causas sea el hecho de sufrir una enfermedad mental.

De hecho, es muy difícil en el Reino Unido, y especialmente en Londres, conseguir un trabajo si se admite que se sufre una enfermedad mental; debido al gran estigma que genera.

En 2014, según la ONG Mental Health Foundation, el 80% de personas sin hogar en Inglaterra admitía sentir que tenían problemas de salud mental, mientras que solo al 45% se les había diagnosticado. En el 26% de los casos, los problemas de salud mental fueron la causa principal por acabar en la calle.

Cabe señalar que este último porcentaje duplica el de personas que acaban en la calle por problemas mentales en la Unión Europea, según la misma fuente.

Campaña de la ONG Wrap Up London 2018. Cuenta de YouTube: collectplus.

Vivir en la calle no es plato de buen gusto para nadie, y hay muchas cosas que se pueden hacer para ayudar a estas personas con muy poco. Por eso mismo, desde La Palabra Púrpura queremos animar a todo el mundo a poner su granito de arena y contactar con organizaciones sin ánimo de lucro que ayuden a las personas sin hogar en vuestras ciudades de origen y preguntar qué podéis hacer para ayudar. Puede ser donar productos de alimentación básicos a bancos de alimentos, donar ropa o incluso ayudarles durante un par de horitas al día. Seguro que lo agradecen 🙂

Categories: Política Sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.