Las costumbres de un país pueden causar una sensación de asco o repudio en otro.

Manifestación en Argentina. Imagen Guadalupe Lombardo. Tomada de: http://www.pagina12.com.ar
Manifestación en Argentina. Imagen Guadalupe Lombardo. Tomada de: http://www.pagina12.com.ar

Paseando por las playas de España me crucé en varias ocasiones con mujeres en topless. Esta costumbre difiere bastante con las de mi país.

“¡Qué horror ver semejante acto impúdico!, ¡qué vergüenza! Mujeres mostrando sus partes íntimas, ¡eso no debería suceder! ¿Dónde está la policía?”.  

Ironías aparte, cuando estoy en otro país no puedo evitar compararlo culturalmente con el mío, Argentina. Ver mujeres sin sostén caminando normalmente por la playa me resulta llamativo porque no es algo a lo que estoy acostumbrada, pero me hace pensar en cuán diferentes son las costumbres en otras partes del mundo: algo que es totalmente normal para un grupo de personas es repudiable para otro.

Argentina

Inmediatamente me acordé del tetazo, una convocatoria que tuvo lugar en el obelisco de Buenos Aires. Se originó en repudio al hecho de que tres mujeres que no usaban la parte superior de la bikini fueron obligadas a cubrirse los pechos o, de lo contrario, serían detenidas. Esto sucedió en el 2017 en una playa de Necochea.

A continuación se puede ver el video que se grabó en el momento en que varios policías se presentaron en la playa porque alguien se quejó de los senos de estas mujeres. “¿No habrán sido lo suficientemente grandes y turgentes?”, pensé. Según dijeron, había veinte policías y seis patrulleros.

Es paradójico que estas mujeres no hayan podido tomar sol porque tenían los pechos desnudos, pero que en la televisión argentina puedan verse bustos con los pezones apenas cubiertos y que no se produzcan quejas. En realidad, lo mismo sucede en la televisión, en tapas de revistas, en publicidades, etc. ¿Acaso sólo pueden mostrarse si son objeto de consumo?

Turquía

En otras ocasiones ni siquiera he podido hacer una comparación y me ha invadido la bronca como cuando, por ejemplo, no pude entrar a una mezquita en Estambul y tuve que esperar a mi pareja fuera. No pude entrar al área principal de una mezquita por ser mujer.

Me gusta viajar y conocer culturas diferentes, pero reconozco que, a veces, ciertas costumbres me generan rechazo (debo aclarar que ciertas costumbres de mi propio país, también).

¿Los senos traen suerte?

Estatua de Molly Malone en Dublín. Fuente de imagen: IrishCentral.com.
Estatua de Molly Malone en Dublín. Fuente de imagen: IrishCentral.com.

Me llama la atención, y me desagrada, la consigna de tocarle los senos a las estatuas de mujeres porque “trae suerte”, en distintas partes del mundo. Tal es el caso de la estatua de Julieta en Verona y la de Molly Malone en Dublín.

¿Quién habrá inventado esta práctica? Apuesto a que fue un hombre.

Categories: Feminismo Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.