El Black Friday, o “viernes negro”, se ha convertido en un día más de rebajas. Pero, ¿cuál es el origen de esta obsesión por las compras?

Black Friday. Fuente de imagen: Pixabay.
Black Friday. Fuente de imagen: Pixabay.

El Black Friday se corresponde con el día de después de Acción de Gracias en Estados Unidos (que se celebra el cuarto jueves de noviembre).

Aunque no es un día festivo oficial, much@s se lo toman como tal y lo emplean para hacer las compras de cara a la siguiente gran festividad: la navidad.

En Reino Unido, por ejemplo, se empezó a implantar en algunas tiendas en 2010, y para 2013 ya se había extendido a casi todos los negocios. No era tradición en las islas, donde las tiendas acostumbran a rebajar sus precios habituales al final de cada estación del año para deshacerse de las existencias que guardan en los almacenes. Sin embargo, el Black Friday se empezó a ver como una manera de incentivar a l@s consumidor@s a adelantar las compras prenavideñas.

Además, desde hace unos años, este puente de las compras se extiende hasta el lunes siguiente, conocido como Cyber Monday, o “ciber lunes” con grandes ofertas en los portales de venta en línea, algo que también se ha implantado en Europa.

¿Son tales los descuentos?

La publicación Which?, una página que analiza todo tipo de productos para informar a l@s consumidor@s y que ést@s puedan tomar sus propias decisiones, revela esta misma semana que “el 87% de los precios en el “Black Friday”son más bajos en otras épocas del año”.

Cabe señalar que el artículo original, al que podéis acceder si hacéis clic en el enlace, está inglés. No obstante, la información es tan relevante que otros medios de renombre en Reino Unido, como el diario The Guardian o la BBC, ya se han hecho eco.

¿Cómo evitar caer en la tentación de comprar de manera compulsiva en el Black Friday?

Si os gusta ir de tiendas pero queréis ahorrar algo de dinero, os recomendamos dar los siguientes pasos:

  • Comparar el producto en las páginas web de diversos establecimientos.
  • Pensad: ¿cuál es mi presupuesto? ¿lo necesito ya? ¿para qué lo necesito?
  • Subscribiros a sus boletines de noticias para recibir información de precios y descuentos y comparar los precios en distintas épocas del año.
  • Tratar de tener en mente cuál suele ser el precio habitual y pensar: ¿está realmente rebajado este artículo?
  • Si el artículo que buscáis está disponible en varias marcas, comparar lo que ofrece cada una de estas marcas: características del producto, precio y condiciones.
  • Leer siempre la letra pequeña.
  • Destinar un presupuesto concreto a las rebajas y tratar de no sobrepasarlo.
Categories: Economía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.