La población estadounidense exige una mayor representación demócrata y una mayor influencia femenina en las últimas elecciones al Congreso.

Congreso de EE.UU. Fuente de imagen: Sputnik Mundo.

Una de las particularidades del sistema legislativo estadounidense es que el Congreso está formado, en realidad, por dos cámaras: la Cámara de Representantes y el Senado.

En ambas se mide el porcentaje correspondiente de representantes en cada partido en gobernadores y en escaños. Por otro lado, mientras que las elecciones al Congreso son cada dos años, las presidenciales son cada cuatro.

La composición de las cámaras

Las cámaras están compuestas por un total de 535 personas: 100 senadores (dos por Estado, sin importar qué población tenga cada uno) y 435 representantes. A éstos hay que añadirles 6 delegados y el Comisionado Residente de Puerto Rico.

La persona que ocupa este cargo es un@ representante que la población puertorriqueña elige cada cuatro años pero que no tiene voto en la Cámara de Representantes de EE.UU. salvo en las comisiones de la Cámara.

Así pues, los resultados de las elecciones del 6 de noviembre en EE.UU. serían los siguientes:

Por una parte, los demócratas se han hecho con la mayoría en la Cámara de Representantes, con 218 escaños (26 más que en la anterior) frente a los 193 del Partido Republicano.

Por otra, el Partido Republicano mantuvo la hegemonía del Congreso, aunque esto no ha impedido que la ciudadanía muestre su descontento hacia las políticas controvertidas medidas de la Administración Trump, especialmente en materia de inmigración y de sanidad.

No obstante, también hay descontento por las continuas declaraciones sobre la mujer y los casos de abusos sexuales, como el caso Kavanaugh; la comunidad LGTBI; la libertad de expresión o las minorías religiosas.

Grandes cambios en los resultados de estos comicios

Ihan Omar (izquierda) y Rashida Tlaib (derecha). Fuente de imagen: www.alaraby.co.uk.

En las elecciones al Congreso de 2018 en EE.UU. se han producido importantes cambios, tanto en cuanto a la variedad de l@s nuev@s representantes que salieron elegid@s en estos comicios como en el tipo de medidas.

Así pues, el movimiento #metoo pareció surtir efecto, ya que las mujeres tendrían la mayor representación en las Cámaras de la historia. Además, Jared Polis, a quien consideran el primer gobernador abiertamente homosexual, fue elegido por Colorado, uno de los Estados más liberales del oeste del país. Cabe decir que Colorado legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo en 2014, y tanto el suicidio asistido como el aborto son legales.

Además, Minnesota y Michigan eligieron a dos mujeres musulmanas para representarles en el Capitolio, Ilhan Omar y Rashida Tlaib respectivamente, mientras que Nueva York eligió a Alexandria Ocasio Cortez, de 29 años, nacida en el Bronx pero de origen puertorricense.

Nuevos tiempos, nuevos cambios

En cuanto a las medidas revolucionarias, se puede destacar que Florida, uno de los Estados más discutidos entre los dos partidos, votó en un referéndum a favor de que aquell@s que contasen con antecedentes penales pudieran tener voz en los comicios. Mientras, por su parte, otros dos Estados, Arkansas y Missouri, votaron a favor de subir el salario mínimo.

En Arkansas, por ejemplo, el salario mínimo está actualmente en 8,5 dólares, pero subirá a 9,25 en enero de 2019, a 10 en enero de 2020 y a 11 en enero de 2021. En Missouri, el salario mínimo actual está en 7,85 dólares, pero se espera que se vaya incrementando hasta 12 dólares la hora en los próximos cinco años, según el diario Washington Post.

Esto es significativo si tenemos en cuenta que, en 21 de los 51 (contando a Puerto Rico) de los territorios que forman EE.UU., el salario mínimo es de 7,25 y que esta cifra no ha subido desde 2009.

Categories: Política

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.