Khashoggi, periodista saudí de origen turco, fue asesinado recientemente en la embajada saudí en Turquía. No obstante, lejos de esclarecerse el motivo y dónde está el cuerpo, el caso se ha vuelto un asunto de política internacional que podría llevar a un importante conflicto entre Turquía y Arabia Saudí.

Jamal Khashoggi. Fuente de imagen: Agencia AP (publicada en http://www.institutodeestrategia.com).

Jamal Khashoggi, periodista saudí, activista por la libertad de expresión y colaborador de The Washington Post, falleció el pasado día 2 de octubre en la embajada de su país en Turquía. Pese a haberse exiliado a EE.UU. por los avisos que recibió de las autoridades saudíes para que cambiase el tono de sus publicaciones, habría acudido a este lugar para recoger una serie de documentos que le permitirían contraer matrimonio con su prometida, de nacionalidad turca.

¿Por qué molestaba Khashoggi?

Khashoggi era uno de esos periodistas sinceros, sin pelos en la lengua y molestos, al menos para la monarquía saudí. A ésta le reprochaba, entre otras cosas, que mantuviese un estricto control de la información, a diferencia de las políticas de Qatar.

También reprochaba a las autoridades que castigasen a l@s “disidentes”, es decir, aquell@s que osasen criticar la falta de libertades en el país, y lo hacía dando nombres concretos, como los de l@s herman@s Samar y Raif Badawi. El encarcelamiento de Samar, activista por los derechos de las mujeres, fue especialmente destacado por la prensa y los políticos a nivel internacional. ¿El motivo? Arabia Saudí expulsó al embajador canadiense después de que las autoridades del país norteamericano exigieran la puesta en libertad de la activista.

Al tiempo que felicitaba al monarca por permitir, por ley, conducir a las mujeres en su país, también lo criticaba por haberse atribuido los méritos y exigía la liberación de todas las mujeres que habían sido encarceladas precisamente por exigir este derecho.

Respuesta de las autoridades saudíes frente a la muerte del periodista

Frente a las hipótesis que barajan las autoridades turcas de que el periodista podría haber sido asesinado y descuartizado, las autoridades de Riad dieron dos respuestas: una, que Khashoggi había salido de la embajada por sus propios medios. La otra, que un grupo de agentes de la embajada lo habían estrangulado después de que el periodista, de 60 años, iniciase una pelea en el edificio oficial.

Riad, por su parte, ha anunciado que se procedería a detener a 18 personas, 15 de las cuales son parte del personal de la embajada, pero las autoridades afirman que no saben dónde está el cuerpo de Khashoggi.

No es extraño, pues, con semejantes respuestas, que las autoridades de medio mundo crean que la monarquía de Arabia Saudí, y en concreto el príncipe, Mohamed bin Salmán, está detrás de lo ocurrido y que no se crean las versiones dadas por el reino árabe.

De hecho, tal y como ha indicado El País, han sido los servicios de inteligencia estadounidenses (país aliado de Arabia Saudí) quienes han apuntado hacia el regidor del reino árabe como posible autor intelectual del atroz crimen.

La respuesta de la comunidad internacional

El rey saudí, que abdicó de parte de sus responsabilidades en su hijo, se hizo cargo de la situación de que una serie de empresas y representantes de varios países anunciasen que cancelarían su asistencia al Future Investment Initiative, que tendrá lugar del 23 al 25 de octubre en Riad.

Según el diario New York Times, las autoridades turcas apuntan a que existe una grabación que prueba que la monarquía saudí está detrás de los acontecimientos, además de otras pruebas. Cabe destacar también el hecho de que un doctor especializado en autopsias, Salah al-Tubaigy, se hubiese desplazado hasta allí para descuartizar el cuerpo, y que lo hubiese hecho con una sierra para huesos sin estrenar.

Son varios los países que miran con incredulidad a Riad

Representantes de la política turca, incluido el propio Erdogán, exigen que se arroje luz al asunto y se muestran reaci@s a creer la versión de la monarquía. Al mismo tiempo, Turquía avisa a Riad que no tienen miedo de las consecuencias y que están dispuestos a llegar donde haga falta para esclarecer los hechos.

La canciller alemana Angela Merkel ha anunciado que, por el momento, su país paralizará la venta de armas a Arabia Saudí hasta que se esclarezcan los hechos, a pesar de que el país árabe es su segundo mayor comprador de armas. Esto es algo que también han exigido los partidos de izquierda españoles, como Podemos, que siempre se han mostrado contrarios a las estrechas relaciones existentes entre la monarquía saudí y la española. 

Además, tanto París como Londres se han mostrado reticentes a creer los argumentos ofrecidos por Arabia Saudí con respecto a este caso.

La administración estadounidense esperará al informe de las autoridades acerca del caso antes de pronunciarse, aunque el secretario del tesoro, Steven Mnuchin, anunció el pasado domingo que las explicaciones de Riad con respecto al caso Khashoggi eran insuficientes.

Por su parte, Amnistía Internacional ha exigido a las autoridades de Riad que indiquen dónde se encuentra el cuerpo del periodista para que forenses independientes averigüen qué es lo que ha ocurrido.

El círculo más cercano del periodista no se cree los argumentos de la monarquía saudí y exige que se les devuelva el cuerpo para que lo puedan enterrar.

 

Editado el: 22/10/2018 a las 19:00.

Categories: Acontecimientos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.