El extinguido grupo Mecano se ha convertido recientemente en el centro de la polémica después de que una concursante de Operación Triunfo cambiase la letra de una canción por considerarla homófoba.

Mecano. Fuente de imagen: De10.

En los últimos días, el grupo Mecano, célebre por sus letras aparentemente transgresoras, o al menos en la época lo eran, ha vuelto a estar de actualidad. ¿El motivo? Las letras de sus canciones.

Las letras de las canciones

El grupo, compuesto por los hermanos Cano y por la cantante Ana Torroja, obtuvieron un gran éxito en la década de los 80 y parte de los 90 con canciones como Mujer contra mujer o El hijo de la luna.

La primera hablaba sobre la relación entre dos mujeres que, de cara a los demás, tenían que fingir que sólo eran amigas, mientras que, una vez en la intimidad, podían expresarse libremente y sin tapujos. Ésta era, cabe decir, una situación muy real que vivían en la época las parejas homosexuales (y que siguen viviendo en muchos casos por el “qué dirán”).

La segunda hablaba de una mujer gitana, que estaba deseando tener un compañero en su vida, y una mujer (la luna), que quería tener un hijo. La mujer llora a la luna porque no encuentra a nadie, y hace un trato con ella: ella engendrará un hijo con la condición de que le encuentre una pareja. No obstante, cuando el bebé nace es totalmente blanco y con los ojos grises, por lo que él, gitano y muy tradicional, se va a la mujer cuchillo en mano porque piensa que le ha engañado con otro hombre y abandona al bebé en el bosque. La letra dice, finalmente, que si la luna mengua es porque está cuidando del niño.

La letra que se cuestionó (por parte de los concursantes) fue la de Quédate en Madrid, y la frase de la discordia es la siguiente: “Siempre los cariñitos me han parecido una mariconez”.

Mecano y la Movida

Cabe entender, en primer lugar, que esta canción fue escrita a finales de los años 80, en medio de un movimiento cultural y artístico llamado “la Movida madrileña”. Dicho movimiento estuvo caracterizado por una apertura cultural, política e ideológica a raíz de la llegada de la democracia (en 1975). No obstante, temas como la homosexualidad aún no estaban bien vistos, y los malos tratos hacia la mujer no se empezaron a denunciar, o al menos no ante los medios de comunicación, hasta los 90.

Así pues, y si bien la sociedad cambió con el paso de los años, en aquel entonces, las letras de las canciones de grupos como Mecano o Siniestro total, o de cantantes como Alaska, escandalizaron bastante por los temas que trataban. Algunos de éstos podían ser la falta de libertad de expresión, la homosexualidad, los viajes al extranjero (que para l@s español@s de la época resultaba exótico), los malos tratos o el papel de la mujer.

No obstante, el tipo de términos que se empleaban por aquel entonces parecen seguir llamando la atención de algun@s por unos motivos o por otros. Por un lado, el atrevimiento a denunciar esos temas. Por otro, el hecho de que el ser tan direct@s pueda resultar soez.

La palabra de la discordia: “mariconez”.

Ante la petición de la concursante del programa Operación Triunfo de cambiar la palabra “mariconez” (que además es una palabra inventada, pues debería decirse “mariconada”, según la RAE) por “estupidez”, los autores, los hermanos Cano, se negaron a permitir modificación alguna. Este variopinto vocablo significa, según la presentadora Marta Robles, “parodia de una actitud llevada al extremo, forzada, amanerada o afectada”. No obstante, ella misma dijo que no es una actitud propia exclusivamente de las personas homosexuales.

La RAE nos proporciona las siguientes definiciones para esta palabra:

“mariconada

  1. f. malson. Acción propia del maricón.
  2. f. malson. Mala pasada, acción malintencionada o indigna contra alguien.
  3. f. malson. Acción u objeto tenidos por afectados.”

Cabe señalar, por una parte, que nunca antes en un concurso de talentos se había realizado semejante solicitud como la de tratar de cambiar la letra de una canción, y menos aún una de Mecano. Por otra parte, la sociedad ha cambiado desde entonces, y muchos personajes famosos consideran que, si en los 80 se pudo emplear este término y ahora no, es que igual estamos yendo demasiado lejos con eso de ser políticamente correct@s.

Propuesta de debate

En La Palabra Púrpura nos gustan los debates, aunque siempre desde el respeto, y por eso nos gustaría lanzar la siguiente pregunta: ¿Qué opináis? ¿Consideráis esta palabra homófoba o, por el contrario, queremos ser demasiado perfeccionistas con la manera en la que hablamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.