Situación actual en Zambia

Mapa de África del sur. Zambia. Fuente de imagen: CountryReports.

Zambia acaparó esta semana los medios internacionales porque el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido había dejado de destinar fondos para ayudar a la población más pobre de ese país por temor a que ese dinero acabara en malas manos.

El anuncio por parte de las autoridades británicas indicaba que la suspensión de fondos sería temporal, hasta que se publicase el informe de la investigación. No obstante, después de que el propio gobierno de Zambia admitiera que se había producido una “desapropiación” de 4,3 millones de dólares, otros países como Irlanda, Finlandia o Suecia siguieron los pasos de las autoridades británicas.

Más de la mitad de la población total de Zambia, unos 17 millones, vive bajo el umbral de la pobreza, según datos del Banco Mundial. Por eso, la noticia del robo de ayudas destinadas al desarrollo y a combatir la pobreza en el país no ha sido grata.

El dinero, tal y como afirmó el portavoz del gobierno de Zambia, Amos Chandra, se robó del Programa de Transferencia de Efectivo con fines sociales, que se puso en marcha en 2003 con el fin de proveer un nivel estándar de vida a los hogares más empobrecidos y aquellos donde hubiera menores.

El problema de la corrupción en Zambia no es nuevo

Según Transparencia Internacional, Zambia ocupa el puesto nº 96 en un ránking de 180 países. Además, en un artículo del diario Zambian Observer se afirmó que el dinero anteriormente mencionado se habría destinado a comprar vehículos para la agencia encargada de repartir dichos fondos, datos denunciados también por otro medio: Africa Confidential.

Al parecer, la corrupción está tan arraigada en el país africano que, según Elias C. Chipimo, presidente del Partido Nacional de la Restauración y autor del artículo mencionado, afirma lo siguiente:

“Parece ser que el hedor de la corrupción ha dejado de preocupar a los que tienen la tarea de liderar nuestra nación. Nuestra ropa interior no podría estar más manchada y nos está hundiendo, pero nuestros líderes caminan impertérritos al tiempo que se preguntan a qué se debe tanto alboroto.

El hedor a corrupción les resulta tan familiar que ya no les molesta. El momento de cambiarnos de ropa interior ha llegado, y no debería ser necesario que los gobiernos externos nos llamasen la atención sobre la situación que tenemos en nuestro propio terreno. Por desgracia, parece que también la gente nos hemos acostumbrado al olor, ya que casi no nos damos cuenta de cuán fuerte es […]”.

Una joven democracia con problemas de influencias extranjeras

Zambia es un país limítrofe con la República Democrática del Congo, Tanzania y Botswana, entre otros, que cumplirá su 54º aniversario como país independiente el próximo mes de octubre.

Cabe señalar que, aunque el país africano ha mantenido una cierta estabilidad, el gobierno británico admite que “su economía y su democracia son frágiles”.

De una potencia a otra

Los lazos que tiene Zambia con Europa, y especialmente con la antigua metrópolis, Reino Unido, son realmente fuertes. Tanto que el Reino Unido tiene un departamento creado para ayudar en proyectos de desarrollo en el país sudafricano.

Además, Zambia empezó a establecer, poco después de su independencia, unos fuertes lazos con otro país: China. Esto ocurrió en los años 70, cuando el segundo empezó a invertir en la construcción del ferrocarril para conectar Zambia con Tanzania y, posteriormente, a adquirir empresas en el territorio africano, aunque no se limitó a Zambia.

Para que nos hagamos una idea de la magnitud de esta cuestión, según el diario británico The Independent, sólo entre 2000 y 2014 China concedió préstamos por un valor de 86.ooo millones de dólares estadounidenses para financiar proyectos en África.

No obstante, las fuertes inversiones también tienen consecuencias.

A China le conviene que ganen los partidos que faciliten su presencia en la región, razón por la cual, en 2011 ya se hablaba de influencias de China en los resultados electorales de Zambia para garantizar su poder en la economía. 

El partido Frente Patriótico está en el poder y, aunque éste parecía ser un férreo opositor al gigante asiático cuando el Movimiento por una Democracia Multipartidaria gobernaba (1991-2011), hoy en día la mano de China en el país africano parece seguir siendo de gran ayuda. Zambia es, de hecho, el segundo país africano en el que más invierte China, según un artículo de este mismo año del diario LusakaTimes.

¿Se ha implantado el económico chino en Zambia en todos los aspectos?

Entrada en la frontera de Zambia. Fuente de imagen: CGTN Africa.

Una de las cuestiones que ha enfrentado a los dos países es la explotación de las minas de cobre, en ocasiones de manera ilegal.

Además, si de por sí la minería de cobre supone un problema en África por los efectos que ésta puede conllevar para la salud de los trabajadores, los medios, como Industriall Union y Europa Press, han empezado también a denunciar acontecimientos como el derrumbe de una mina de cobre en Zambia hace escasamente dos meses. En este evento fallecieron diez personas.

Sin embargo, este caso no es ni nuevo ni llamativo, ya que, junto a los escasos recursos que reciben los trabajadores de las empresas de minería chinas, forma parte de los temas que los medios han estado denunciando durante años.

Tal es la influencia que algunos medios hablan de una “chinazación” de Zambia, al tiempo que aseguran que el país africano pasó de los colonizadores británicos a la colonización asiática.

Aún así, lo que parece indignar a Occidente del problema en Zambia no es la corrupción ni las condiciones laborales, sino las relaciones del país africano con China, que cuenta con una creciente influencia en la región.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.