¿Es Europa un paraíso fiscal para los jugadores de fútbol y otras celebrities del mundo del deporte?

Jugador de fútbol con un balón. Fuente de imagen: Reuters.

Los derechos de imagen, los paraísos fiscales per se, y las leyes fiscales a medida para los jugadores y los clubes de fútbol (incluso de otros deportes, aunque no sean casos tan conocidos), son sólo tres de los factores que han tenido una importancia destacable en la evasión fiscal (¿legal?) que muchos han llevado a cabo.

Algunos de los más conocidos son los casos de Mourinho, Messi, Neymar, o Cristiano Ronaldo, aunque estos nombres no son más que la punta del iceberg.

Por partes, ¿qué son los derechos de imagen?

Para que lo entendáis mejor, los derechos de imagen implican, según The Legal Hat, que una persona, sin importar quién sea, pueda utilizar su propia imagen (o ceder este “permiso” a terceros) para ciertos fines, pero esta persona también puede prohibir que otras personas, o entes, hagan lo mismo sin un permiso previo.

Así pues, los jugadores de fútbol ceden sus derechos de imagen a otras empresas, muchas veces sociedades creadas por ellos mismos, con el fin de gestionarlos, ya que suponen una parte importante de sus ingresos.

¿Y dónde está el problema entonces?

El problema surge cuando estas empresas se crean en paraísos fiscales con el fin de tributar a porcentajes mucho menores de lo estipulado en los países de residencia de los jugadores.

Un caso también destacado fue el de los jugadores mexicanos Diego Reyes y Héctor Herrera, quienes, a pesar de jugar en ese momento para equipos portugueses (por lo que tenían que pagar los impuestos correspondientes en el país atlántico), crearon sociedades en Malta con el fin de tributar únicamente al 5 %.

Malta es un país de algo más de medio millón de habitantes situado en el Mediterráneo, y es conocido por ser un paraíso fiscal. Uno de los paraísos fiscales dentro de la Unión Europea, que, irónicamente, dice tener intenciones de acabar con estas prácticas.

¿De quién es la culpa?

No obstante, muchos afirman no tener información acerca de lo que se puede hacer o no en lo referente a los impuestos, ya que dejan todos estos trámites en manos de sus representantes deportivos.

Este es el caso de Reyes, Herrera, o el del propio Messi, quien asignó a su padre la tarea de gestionar sus finanzas y que ha visto después cómo el fisco español le reclamaba una suma importante por no haber pagado los impuestos correspondientes a sus derechos de imagen durante tres ejercicios fiscales (de 2007 a 2009).

Leyes hechas a medida

Messi fue condenado a pagar todo lo defraudado y a 21 meses de cárcel, pero no llegó a ingresar en prisión.

España

En España, por ejemplo, la ley del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) se modificó en 1996 para permitir que los jugadores de fútbol tributasen como “derechos de imagen” en la modalidad de sociedad hasta un 15 % de sus ingresos. En consecuencia, en vez de pagar el tipo impositivo máximo (un 45 %), éstos podían pagar únicamente un 25 %.

Además, entre 2005 y 2007 estuvo en vigor la famosa “Ley Beckham”. Ésta se aprobó especialmente para que los jugadores extranjeros no residentes en España pudiesen tributar únicamente por sus ingresos recibidos en España. Esto implica que, en vez de pagar el 45% de su salario en impuestos, el jugador inglés pagaba en torno al 20%.

En el caso de Cristiano Ronaldo, el jugador habría llegado a un acuerdo con las autoridades españolas para pagar lo defraudado y de pasar un periodo de dos años entre rejas por ello, pero obtuvo un contrato con un equipo italiano, por lo que se entiende que no llegará a cumplir la pena.

Reino Unido

En Reino Unido, por ejemplo, la cantidad que se puede declarar como “derechos de imagen” está limitada al 20% de los ingresos. Además, a pesar de que el tipo impositivo que les correspondería pagar a los jugadores rondaría el 45 %, existe un acuerdo entre las asociaciones de fútbol y las autoridades fiscales “remittance basis”.

Según esto, los futbolistas sólo pagan sus impuestos en función de lo que ganan. Dicho esto, y con la ley en la mano, los jugadores de fútbol no tienen obligación de establecer su domicilio en el país ni de declarar los ingresos que provengan de otros países.

Francia, Alemania e Italia

En Francia, por ejemplo, hay una doble fiscalidad en función de donde jueguen. En Mónaco, sólo los franceses tributan, y lo hacen al 40 %, mientras que las estrellas extranjeras no lo hacen. En el resto del hexágono, todos los jugadores pagan el 45 %, una cifra que solía llegar al 75 %, según una ley vigente entre 2013 y 2015 (algo que le reprochó Ibrahimovic a François Hollande).

En Alemania e Italia, los tipos impositivos rondan entre el 38 y el 45 %, mientras que los países con una ley impositiva más favorable para los futbolistas son China o Rusia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.