El gran operativo para eliminar los desechos plásticos de los océanos ya está en marcha

Imagen de la tubería que limpia los océanos de residuos plásticos. Fuente de imagen: www.theoceancleanup.com.

Hace dos días se materializó el proyecto The Ocean CleanUp, que fue iniciado en 2013 por el joven holandés Boylan Slat. Todo comenzó cuando Boyland Slat tenía tan solo 16 años: durante un viaje a Grecia, en una de sus actividades de buceo, descubrió que en el mar había más plástico que peces.

Desde entonces, el suyo ha sido un viaje duro, ya que han tenido que pasar 5 largos años desde que lograra desarrollar varios prototipos en la que es ahora la central del proyecto, ubicada en Delft (Holanda). Él y su grupo llevaron a cabo una campaña de crowdfunding en la que se recaudaron casi dos millones de euros, y una inversión posterior de 35 millones hizo posible que, 5 años después, esta máquina cobre vida.

Las Garbage Patch, o “islas de basura” son el primer objetivo de Slat, quien, en el momento de iniciar a materializar su idea, estaba cursando primero de carrera de ingeniería aeroespacial. Tras dejarlo todo para dedicarse de lleno a este proyecto, fundó la ONG “The Ocean Clean Up” a los 21 años de edad.

Imagen de la tubería que limpia los océanos de residuos plásticos. Fuente de imagen: www.theoceancleanup.com.

En qué consiste la “Ocean Clean Up”

Se trata de una tubería de 600 metros de longitud en forma de U de la que cuelga una especie de telón, y que permitirá atrapar los residuos de plástico acumulados en los océanos. La construcción de este enorme recolector comenzó el pasado mes de marzo frente al skyline de San Francisco, y ayer fue remolcado hacia mar abierto, a unos 500 kilómetros de la costa. La máquina consta de varios tubos con pantallas de nylon, lo que permite que los peces puedan escapar por debajo, algo que la diferencia de las redes convencionales.

El objetivo es el remolino de basura del Pacífico norte

El proyecto se ha centrado, por el momento, en el mayor sistema de corrientes marinas rotativas del mundo. Allí, en la franja del Pacífico situada entre California y Hawai, han quedado atrapados por las corrientes montañas de plástico que flotan diariamente por este océano. Los científicos encargados del proyecto “The Ocean Cleanup” hablan de más de un billón de fragmentos de plástico extendido por más de un millón de kilómetros cuadrados.

Lo que este proyecto pretende es que sea el mar quien traiga la basura a la tierra, en lugar de ir a buscar la basura al mar.

Para conseguirlo, se instalan barreras flotantes que atrapan el plástico atraído por las corrientes marinas. Éste será posteriormente absorbido por unas plataformas que permiten recoger al día lo que un barco tardaría en recoger más de un mes.

Imagen de la tubería que limpia los océanos de residuos plásticos. Fuente de imagen: www.theoceancleanup.com.

¿El principio de la solución?

Cabe señalar que no es la primera vez que se desarrolla un proyecto de estas magnitudes para deshacerse de la basura acumulada en el océano. Hace unos meses, un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts desarrolló un método basado en utilizar nanopartículas y hierro con imanes. El objetivo no era otro que separar el agua del aceite con el fin de eliminar los restos de petróleo esparcidos por el mar. Aunque los científicos alertan de que, para ello, deberían utilizarse buques que eviten que las nanopartículas contaminen el agua, esta técnica permitiría la reutilización del petróleo, de forma que compensarían los costes que la limpieza conlleva.

Si bien es cierto que hay multitud de asociaciones y proyectos en busca de un planeta limpio, todos chocan con el aplastante problema de la financiación. Por este motivo, los científicos buscan métodos autosuficientes con los que poder permitirse hacer frente a los gastos que suponen la puesta en marcha y el desarrollo de los diferentes proyectos, para no tener que depender de las donaciones  a las distintas asociaciones.

En lo que todos parecen coincidir es que todos somos un mismo planeta. Así pues, si todos somos parte del problema, también lo somos de la solución.

Categories: Ciencia Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.