Vietnam

Día 2: Saigón (Ciudad Ho Chi Minh)

Aterrizamos en el aeropuerto internacional Tan Song Nhat de Saigón a las siete de la mañana (hora vietnamita), después de un largo vuelo desde París, y lo primero que queremos hacer es ir a descansar. Mi personaje se hospeda en el lujoso Lotte Hotel, situado en la parte colonial de la ciudad, pero hay muchas opciones más económicas que os recomendaría consultar si no queréis gastar una gran suma de dinero en alojamiento.

Nota importante: muchos vietnamitas, independientemente de su nivel de estudios, no hablan inglés, a no ser que sean guías turísticos o miembros de la clase dirigente. Por eso, es aconsejable llevar con vosotros un diccionario básico. La lengua extranjera más hablada es el chino, lo que se comprende por la proximidad entre los dos países, pero la situación será mucho más liviana si habláis francés (recordad que Vietnam fue colonia francesa) y/o ruso (idioma que está experimentando un rápido crecimiento en el país).

Tras unas horas de descanso en el hotel, lo más recomendable sería salir a pasear, ya que, sin contar éste, de acuerdo con la ruta que os propongo sólo tenemos un día completo en Saigón (a diferencia del protagonista de mi novela, que pasa diez días investigando sobre su madre).

Hay que tener en cuenta que el Saigón francés fue totalmente desmantelado en 1954, y que, desde que la ciudad cambió de nombre, todos los sitios turísticos han sido construidos a mayor gloria y exaltación del valeroso ejército liberador. Entre los lugares de interés que podemos visitar están los siguientes:

Museo de la Guerra de Vietnam (War Remnant Museum)

La tristemente famosa guerra de Vietnam sigue siendo una espina clavada en el corazón de muchos vietnamitas. Algunos incluso tienen familia en Australia, China o Estados Unidos debido al movimiento de los boat people (gente que escapó en barcos sobrecargados antes del final de la guerra). El Partido Comunista de Vietnam ha hecho construir este museo para recordar a turistas y a  vietnamitas por igual la heroica lucha por la libertad. Es obligatorio dejar propina tanto al empezar como al acabar cualquier visita, aunque los responsables lo disfrazan bajo el nombre de “amigable donativo para el bienestar de Vietnam”.

Museo de la guerra de Vietnam en Saigon. Fuente: Vietnamitas en Madrid.

Museo de Ho Chi Minh

El culto a la personalidad que tanto popularizaron Lenin, Stalin o Kim Il-Sung tiene aquí su quinta esencia: tres pisos llenos de fotografías y objetos personales de Ho Chi Minh, al que los niños vietnamitas de su época llamaban “abuelo Ho”. Eso sí, obligados. Por si fuera poco, los guías no hacen más que repetir las hazañas de su Líder Supremo, y la tienda de recuerdos vende únicamente libros sobre Ho y souvenirs con su cara, como tazas, bolígrafos o toallas.

Museo de Ho Chi Minh. Fuente: Wikipedia.

Phuoc Hai Thu, o la Pagoda de la Tortuga de Jade

Un templo budista donde, según la leyenda, le encantaba rezar al último emperador de Vietnam, Bao Dai. Fue construido a imagen y semejanza del templo de Luang Prabang, en Laos. Su nombre viene del hecho de que, en un estanque del jardín, hay un gran número de tortugas cuya piel es del mismo color verde brillante que el jade. Ho Chi Minh llenó la capilla de la izquierda de la entrada principal con reliquias suyas, ya que deseaba ser enterrado allí.

Phuoc Hai Vung Ta. Fuente: siwintourpuntocom.

Parque Turista de Dai Nam (también conocido como “País de las Maravillas”)

Es el mayor parque de atracciones de Vietnam, y cuenta con un zoo, tiendas, hoteles, restaurantes, un templo budista y una cordillera artificial. Está a cuarenta minutos en coche de Saigón, pero no os arrepentiréis de visitarlo.

País de las maravillas de Dai Nam en Vietnam. Fuente de imagen: Dreamstime.

Gastronomía

Además de la visita turística, Saigón nos ofrece una amplia variedad culinaria, producto tanto de su influencia francesa como del mantenimiento de una cocina tradicional que ha sobrevivido durante siglos. Mi recomendación personal es ir al restaurante Cha Ca La Vong, en el número 32 de la calle Cha Ca. El plato típico de este local es el delicioso pescado del Mekong al curry, aunque tampoco os podéis olvidar de probar el pho, la típica sopa de fideos vietnamita parecida al ramen chino que se come para desayunar, almorzar y cenar indistintamente.

Pho, plato típico vietnamita.

Día 3: Saigón-Cu Chi-Saigón

Haciendo turismo

Hoy salimos de Saigón durante unas horas para visitar los túneles de Cu Chi. Estos son famosos porque, en 1969, eran empleados por los soldados norvietnamitas para esconderse al paso de los americanos. No son muy concurridos pero, de vez en cuando, los turistas se aventuran por sus intrincadas galerías. Si os gusta este tipo de turismo, la visita no decepciona.

Además, cerca de los túneles está el templo Cao Dai, donde antiguamente se llevaban a cabo las coronaciones de los emperadores de Vietnam. Se recomienda llevar algo de comer, ya sea comprado o preparado en el hotel, dado que la zona fue gaseada con Agente Naranja en 1972 y nadie se atreve a abrir un restaurante ni un puesto de comida debido a la contaminación.

Templo Cai Dai. Fuente de imagen: http://es.city-discovery.com.

Más cosas para hacer en Saigón

De vuelta a Saigón, podemos optar por una visita al barrio de Cholon, considerado el Chinatown de Vietnam. Aquí os sentiréis como en el mismo Pekín. Otras opciones son un paseo romántico por el Parque del 23 de septiembre (donde, especialmente si eres joven, los vietnamitas de la última generación intentarán practicar su inglés o ruso con vosotros); una cena en el mercado callejero de Ben Thanh, o un masaje con final feliz en el gimnasio Yuan, situado en  la calle Le Tan Thon. Desde luego, lo mejor de lo mejor para decir adiós a la que un tiempo fue conocida como “el París de Asia”, pues mañana nos espera otro largo viaje.

Categories: Curiosidades Viajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.