La gastronomía constituye una de las bases de cualquier sociedad. Es el reflejo de la vida y de las costumbres de una comunidad. Es el resultado de años de historia y tradiciones que han ido forjando una nación y también de la idiosincrasia de una colectividad. Hoy os vamos a hablar de algunos dulces típicos de Europa central que, por su historia, creemos dignos de mención.

1.       Tarta Dobos

Tarta Dobos. Fuente de imagen: www.canalcocina.es.

La tarta Dobos es el postre dulce húngaro más conocido a nivel internacional. Fue creada por el pastelero József C. Dobos en el año 1884, después de uno de sus viajes a Francia, donde descubrió la crema de mantequilla. Según le aseguraron, esta crema conservaría mejor la tarta al no llevar crema pastelera. La presentó en la Exposición Nacional de Budapest en 1885, y gustó tanto entre la nobleza (en especial entre los emperadores Francisco José y Sissi), que pronto ganó muchísima popularidad.

Está formada por finas capas de bizcocho, entre 6 y 7, unidas por una mezcla de crema de mantequilla y chocolate y una distintiva cobertura de caramelo que la hace especialmente reconocible. Aunque no es un postre muy difícil de lograr si tienes experiencia en la repostería, sí que es laborioso debido a su configuración. Y, sin duda, ¡es todo un deleite para el paladar!

2.       Tarta Sacher

Tarta Sacher. Fuente de imagen: www.inspiredcitizen.com.

No podíamos hablar de tartas del centro de Europa sin mencionar la archiconocida tarta Sacher, un gran postre austríaco. Como ya mencionamos en nuestro artículo sobre Viena, fue creada en 1832 por Franz Sacher, tras la solicitud del canciller del Imperio de un postre que estuviese a la altura de una cena con ilustres invitados en la corte. Pasados más de cien años, a mediados del siglo XX, la tarta fue motivo de disputa por su propiedad entre la familia Sacher y la pastelería Demel, ya que los propietarios de esta última la empezaron a comercializar con su nombre. Después de llevar el caso ante la justicia, la familia Sacher, actualmente propietaria de un hotel, obtuvo el derecho a promocionarla como la suya original.

La tarta está compuesta por dos capas de bizcocho de chocolate unidas por mermelada de albaricoque y recubiertas por un elegante baño de chocolate oscuro. Es algo que los amantes del dulce, en especial del chocolate, no se pueden perder.

3.       Trdelník

Trdelník. Fuente de imagen: www.dreamstime.com.

El Trdelník es un dulce tradicional del centro de Europa con gran popularidad en Eslovaquia, aunque también se consume en muchos de los países vecinos, sobre todo en República Checa. Este tipo de pastel se originó en el pueblo eslovaco de Skalica, junto a la frontera con República Checa, a finales del siglo XVIII. Más tarde, el conde húngaro József Gvadányi, que residía en aquella localidad, empleó a un pastelero procedente de la zona de Transilvania que trajo consigo el concepto desde sus tierras. El repostero moldeó y adaptó la receta a los gustos e ingredientes de la zona, y así nació el Skalický Trdelník.

El postre, muy consumido en los mercadillos navideños, consiste en una masa de harina con un ligero sabor a canela que se enrolla sobre un palo y se asa a la brasa, lo cual le proporciona un ligero y característico toque ahumado. Una vez cocido, se suele espolvorear con azúcar y queda con una forma hueca que se puede rellenar, si así se desea, con miel, nata, helado o chocolate.

4.       Marlenka

Marlenka. Fuente de imagen: www.svetmarlenky.cz.

La receta de la tarta de miel es muy popular, sobre todo en el este europeo. Sin embargo, aunque la tarta Marlenka no es ni mucho menos centenaria, la creemos digna de mención especial por su curiosa historia. Los amantes de la miel se deleitarán al descubrir que en República Checa y Eslovaquia se comercializa con una tarta basada en este producto apícola que en menos de 30 años ha conseguido conquistar a todo un mercado.

A inicios de los años 90, un inmigrante armenio de nombre Gevorg Avetisyan llegó a la República Checa con su familia. Para poder mantenerla, empezó a vender a pequeños negocios una tarta originaria de su país con la que disfrutaba de niño junto a su abuela. Esta receta arrasó, y en pocos años él y su hermana decidieron fundar una empresa y vender la tarta con el nombre de Marlenka, el nombre de su hija. Actualmente es un dulce muy popular tanto en República Checa como en Eslovaquia.

La tarta está formada por unas capas de esponjoso bizcocho, unidas con leche condensada y miel y recubiertas de nuez espolvoreada. Es muy fácil de encontrar en cualquier pastelería o supermercado. También la hay de chocolate.

5.       Szarlotka

Szarlotka. Fuente de imagen: www.oetker.pl.

No podemos olvidarnos de un tipo de tarta muy conocida en casi todo el mundo: la tarta de manzana. La versión de la que hablamos hoy viene de Polonia, un país productor de manzanas de calidad suprema. Por este motivo hemos decidido hablar de la tarta de manzanas polaca.

La Szarlotka polaca se originó en el siglo XVIII para honrar, según dicen, a la mujer del zar de Rusia, Alejandro I. Actualmente, hay muchas variaciones de esta tarta, pero la clásica consiste primero en colocar una masa preparada con mantequilla en una bandeja. Luego se añaden las manzanas cocidas a fuego lento con canela y clavo y se recubren de una capa desmenuzada de la misma masa.

Concluimos el dulce periplo a través de estos cinco países europeos con la esperanza de despertar vuestra curiosidad casi tanto como vuestro apetito.

 

¿Conocíais antes todos estos dulces? ¿Cuál es vuestro favorito?¿Os apetece probarlos? ¡No dudéis en hacérnoslo saber!

Categories: Curiosidades Viajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.