Durante muchos años de nuestras vidas, las mujeres hemos usado, usamos y usaremos algún dispositivo para contener y luego desechar los restos de la menstruación. De toallas (o compresas) de tela, pasamos a toallas de algodón y plástico, luego a los tampones y, finalmente, llegamos a la evolución más reciente: las copas menstruales.

Copa menstrual. Fuente de imagen: Misohi Cosmética.

La copa menstrual puede generar miedo, se puede pensar que es incómoda (o muy grande), o que lastima. Nada de eso es verdad: si se coloca bien, supone la mejor opción para nuestro cuerpo, para nuestra economía y para el planeta tierra.

Las copas menstruales están hechas de silicona médica o en TPE (elastómero termoplástico). No arañan ni secan las paredes vaginales y tampoco dejan restos de fibras (a diferencia de los tampones tradicionales). Son 100% hipoalergénicas, completamente libres de aditivos químicos y productos dañinos que puedan afectar al organismo.

Si la comparamos con toallas y tampones, la copa claramente lleva las de ganar en muchos aspectos:

  • Se puede usar durante, aproximadamente, diez años, por lo que, al poco tiempo de su compra, se recupera el valor invertido.
  • Ocupa poco espacio y, si está bien colocada, ni se ve ni se siente.
  • Te permite realizar cualquier actividad, como practicar cualquier deporte o dormir, y no desprende malos olores (ya que la sangre no entra en contacto con ningún químico)
  • No interfiere con el PH vaginal, por lo que no provoca picazón ni infecciones.
  • Se puede usar hasta 12 horas seguidas.
  • No genera residuos y es reutilizable.

¿Qué es la copa menstrual?

La copa menstrual es un recipiente de silicona que se puede doblar e introducir dentro de la vagina como si fuera un tampón. Gracias a su elasticidad, se adapta a las paredes vaginales y guarda todo el flujo, pero no lo absorbe. Por este motivo, después de cada uso, has de vaciarla, enjuagarla o secarla con papel higiénico y colocarla de nuevo. Generalmente la venden en cuatro tamaños distintos, en función de la edad y de si ha habido partos o no.

Copa menstrual: cómo utilizarla y tamaños: https://adosprofesionales.wordpress.com

Modo de uso, paso a paso:

-Hervir 3 minutos.

-Plegar e introducir en la vagina hasta la parte baja del conducto.

-Retirar presionando la base de la copa, hasta sentir un ¡plop! que indica que se rompió la contención de aire.

-Enjuagar con agua potable y volver a introducir.

Otros beneficios de la copa menstrual

Además de los beneficios mencionados, es una hermosa oportunidad para que las mujeres nos pongamos en contacto con nuestro cuerpo, con nuestro ciclo, que dejemos de percibir la menstruación como algo que viene, que molesta y que hay que esperar a que se vaya. Para que dejemos de pensar en el ciclo femenino como algo feo y externo. Nos ayuda a familiarizarnos con nuestra vagina, a conocernos y amarnos.

En resumen, la copa menstrual es una excelente alternativa para nuestro cuerpo, nuestra economía, el planeta tierra y nuestro autoconocimiento. Vale la pena probarla, estoy segura de que no te vas a arrepentir.

Categories: Economía Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.