Los países ricos defienden el proteccionismo sobre determinados productos, siempre y cuando les beneficie, al mismo tiempo que luchan para impedir que otros defiendan su economía.

Exportaciones e importaciones. Fuente de imagen: La Voz de Galicia.

Pero, ¿qué es el proteccionismo?

El proteccionismo consiste en proteger, mediante ayudas a unos (fabricantes locales) y aranceles a otros (importaciones procedentes de otros sitios), un sector, o varios, de la economía en un país determinado.

Ayudas las hay de muy diversos tipos, pasando por las subvenciones, las ayudas directas o indirectas, leyes antiduping, tasas de cambio, o incluso los aranceles, es decir, gravando los bienes que llegan de otros países y que podrían competir con los productos nacionales.

Política y economía van de la mano

Un ejemplo muy claro de cómo el proteccionismo y la gestión de aranceles puede traer grandes beneficios a la economía la encontramos en Dinamarca.

Hablamos de un país de no más de 6 millones de personas situado entre el Báltico y el Atlántico, pero es uno de los países más ricos del mundo por un motivo: los aranceles.

De hecho, su economía está tan basada en el comercio por mar que no es casualidad que el nombre de su capital, Copenhague, signifique, en realidad, “la bahía de los mercaderes”.

Dinamarca. Fuente de imagen: Wikipedia.

Y es que, años a, Dinamarca controlaba el comercio naval de la región, gravando con aranceles los bienes de todo territorio que no estuviera dentro de sus fronteras.

Así es como manipulaba también a sus vecinos, Noruega y Suecia, que en su momento fueron territorio danés, de modo que, si querían devenir independientes, tendrían que pagar aranceles como los demás.

El proteccionismo y la Segunda Guerra Mundial

Tal y como se menciona en el documental Juego sin límites – La mentira del libre comercio, de DW Documental, laSegunda Guerra Mundial, aunque pareciese una estrategia geopolítica, era en realidad un choque de posturas entre las grandes potencias. Por un lado, Alemania, y, por otro, Estados Unidos.

Ambos países trataban de mostrar su hegemonía, algo que, junto a las posturas fuertemente nacionalistas de unos y de otros, se convirtió en una bomba explosiva que llevó casi diez años desconectar. No obstante, aún hoy en día se sufren las consecuencias.

Intervención en cultura y comunicación

En esa misma época apareció también lo que llamamos hoy en día la “comunicación de masas”. Esto resulta de vital importancia si tenemos en cuenta que los medios de comunicación y el cine jugaban un papel esencial en fomentar el consumo, o incluso influir en las elecciones.

Unos, los estadounidenses, consideraban que el individuo era libre y autónomo, y que dependía de éste el mantener una postura crítica frente a los medios.

Proteccionismo o libre comercio. Fuente de imagen: Aten Capital.

Ello supuso un cambio enorme en el país, y no solo para su economía, sino también en la cultura y el modo de vida.

Los europeos, por su parte, consideraban que la comunicación de masas y la industrialización de este sector hacían que las culturas nacionales europeas se desestabilizasen, especialmente en un momento en que se producía una lucha entre las principales potencias del continente y una disolución política.

En resumen, mientras que en un lado del charco se consideraba que todo podría monetizarse de un modo o de otro, en el otro se hacía una división entre los bienes culturales de los meramente económicos.

África y Europa: Un nuevo modo de colonialismo

No obstante, la lucha por hacerse con la economía mundial no es solo entre las principales potencias.

Aún hoy en día vemos como unos tratan de imponer sus decisiones sobre otros, hasta el punto de que, para lograr un mayor beneficio económico, se ha optado por comprar terrenos en países pobres para explotarlos y extraer las materias primas. Unas materias primas que estos segundos necesitan más que nunca para salir del hoyo donde les metieron hace décadas.

Así pues, los países industrializados, muchos de los cuales optan por el proteccionismo, aplican aranceles para proteger su economía frente a la importación masiva de productos foráneos, al mismo tiempo tratan de imponer prohibiciones a otros países para que ellos no tengan la capacidad de hacer lo mismo.

Categories: Economía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.