Fotografía tomada de www.designboom.com. Mete gol mujeres.

Nunca me gustó el mundial de fútbol; cuando digo nunca quiero decir desde que tengo memoria sobre el tema. Un vago recuerdo me acompaña desde hace muchos años: estoy en el patio de mi colegio primario mientras en un televisor cuadrado, y pequeño para ese espacio y cantidad de gente, se reproduce un partido de fútbol. Muchos guardapolvos blancos, muchos niños y niñas. Una era yo. También tengo el recuerdo de que no me interesaba eso que acontecía a mi alrededor.

Otro, de varios años después, es el de mi camino hacia la facultad para rendir un parcial un día en que jugaba Argentina. Parecía una ciudad devastada: papeles y envases ensuciaban las calles y veredas, y poca, poquísima gente. Imagino que estaban todos encerrados, pegaditos al televisor.  

Podría extenderlo y decir que nunca me gustó el fútbol. Cuando pienso en los partidos locales (Córdoba, Argentina) mi pensamiento es sobre calles atestadas. Y lo peor, si no estás pendiente de los partidos y sos mujer y sin querer pasás cerca de una cancha cuando acaba de finalizar uno, prepárate para escuchar obscenidades y gritos desagradables de varios grupos de hombres (recuerdo el miedo, bronca y mal humor que me causó esta situación).

Ahora puedo identificar y decir por qué no me gusta el mundial, y el fútbol: porque en nuestra sociedad la violencia es moneda corriente en este deporte, por el estereotipo de hombre que promueve, por el ideal machista que sustenta, porque es un deporte de hombres, de “machos”, como tantos otros, ¿no?

Acontecimientos mundialistas

Bastante tiempo antes de que comience oficialmente el mundial ya estamos “metidos” en él, queramos o no. Me gustaría poder ignorarlo, pero al cruzarme, por ejemplo, con la publicidad de TyC Sports me resulta imposible. Ofensiva y desagradable para quienes practicamos el respeto por el otro, quizás para el presidente de Rusia también, como se planteó en los medios, pero eso no es lo que me preocupa. En cambio, sí me preocupa que el encargado de crear una publicidad de alcance masivo comunique un mensaje prejuicioso y homofóbico: llorar y el contacto entre hombres son exclusivamente de homosexuales. También me inquieta que mucha gente no haya advertido el mensaje que transmite.

Representación de la homosexualidad en Rusia

Además, intenta abordar de un modo gracioso un tema tan delicado como es la representación de la homosexualidad en Rusia. Si bien las relaciones entre personas del mismo sexo están permitidas en el país (cuidado, hace falta permitirlas), a las personas homosexuales en muchos casos se las agrede, humilla y hasta se las asesina, sin contar con ningún tipo de protección por parte del Estado. Al contrario, en el año 2013 se promulgó una ley contra la propaganda homosexual, la cual implica que ante una expresión “a favor” de una persona homosexual delante de menores de edad hay sanciones que incluyen multas y penas de cárcel.

Por otra parte, según un artículo de Deutsche Welle (DW), cadena de Alemania para el extranjero, hay organizaciones promotoras de los derechos humanos que tienen registros de casos de “violaciones correctivas”, las cuales consisten en encerrar mujeres lesbianas en cuartos con violadores. Esto es solamente una pequeña parte de lo que sucede en Rusia y no me parece oportuno hacer chistes al respecto, aunque algunos consideren gracioso el juego de palabras con el apellido del presidente del país sede del mundial. Podríamos decir que en Argentina la situación es muy distinta, pero si bien hay leyes que intentan garantizar derechos, también hay numerosos casos de discriminación y agresión a personas homosexuales.

El fútbol es un deporte de hombres

Asimismo, la publicidad se centra sólo en los hombres, las mujeres quedan totalmente excluidas, es que claro, ¡el fútbol es cosa de hombres! Por algo en la materia Educación Física, en el colegio, a los hombres los hacían jugar al fútbol y las mujeres hacíamos ejercicio aeróbico.

No es ninguna novedad que el mundial de fútbol femenino no tiene la misma difusión que el masculino, como tampoco lo es que la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) está inundada de machismo. ¿Por qué será que para la presentación de la camiseta oficial de la selección femenina eligieron a una modelo y no a una jugadora?

Aún hay más de parte de la AFA. El 15 de mayo la Comisión de Responsabilidad Social Deportiva y Sustentabilidad llevó a cabo una jornada con el objetivo de “capacitar en conocimientos mínimos necesarios a dirigentes, futbolistas, técnicos y periodistas que concurran al Mundial Rusia 2018”. En el transcurso del encuentro distribuyeron cuadernillos cuyo apartado más llamativo llevaba el siguiente título: “Qué hacer para tener alguna oportunidad con una chica rusa”. No, no es un chiste. Entre los puntos prodigiosos mencionados en esas valiosas páginas uno dice: “Las chicas rusas no les gusta que las vean como objetos” ¿Será que la AFA piensa que a las mujeres de otras nacionalidades sí les gusta?

Otras violencias

Numerosos grupos de personas se reúnen en puntos neurálgicos de varias ciudades del país; algunas tienen el torso desnudo, algunas están eufóricas y otras más tranquilas, algunas llevan banderas y están pintadas. Me llama la atención que los medios expresen su desacuerdo respecto a los cortes de calles y suciedad de espacios públicos luego de marchas llevadas a cabo por mujeres y en las cuales se reclaman ciertos DERECHOS, pero no cuando esto es resultado de festejos de VICTORIAS FUTBOLÍSTICAS, es más, en estos últimos casos parecen estar orgullosos.  

Más allá de la violencia simbólica y machista, está la que sucede concretamente en la cancha. Enfrentamientos entre barras bravas, entre hinchas, entre estos y policías. Hasta se hizo necesario prohibir el ingreso de los adversarios durante los partidos y, actualmente, Argentina y Rusia firmaron un convenio para evitar que los barras bravas asistan al mundial, como un intento de garantizar seguridad en el evento.

Se empieza a respirar aire de mundial de fútbol y estos acontecimientos acompañan el desarrollo de este deporte. Con una falsa imagen de una Argentina unida bajo los colores celeste y blanco, los que pueden, ¡que lo disfruten!

2 Comments

Año de mundial de fútbol: Comentarios de una detractora

  1. Uau siempre me gustó el futbol, desde que tengo memoria y vivo rodeada de” fanaticos” . No me habia puesto a pensar que hay una forma insana de ver este deporte 😟

    1. ¡Hola Kalu!

      Gracias por comentar 🙂

      En mi caso no me gusta este deporte, pero hay personas a quienes le gusta y también tienen una visión crítica. Creo que el punto, más allá de que guste o no, es no promover estereotipos, o en el caso de que haya organizaciones o personas que lo hacen, que seamos capaces de deconstruirlos.

      ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.