Una joven de 18 años es violada por cinco hombres durante unas festividades. Veintiún meses después, un tribunal compuesto por hombres declara en la sentencia que fue abuso y no violación. España, ¿qué problema tienes?

 

Manifestación contra la sentencia judicial de la condena a La Manada. Fuente de imagen: AFP.

Compañera, dentro de unos años echarás la vista atrás y recordarás todo este calvario, todo este sufrimiento y el circo mediático con el que convivías. Pero tranquila, porque allí en ese momento de tu pasado, en aquella horrible escena de terror cuando tan solo tenías 18 años, cambió todo. Cambió tu vida para siempre, cambió tu percepción sobre los hombres, el sexo, el salir sola por la calle, tu percepción sobre el mundo. Aquella noche tuvo lugar un hecho que nos dejó sobrecogidas y con lágrimas en los ojos a todas y cada una de las que leíamos aquella atrocidad, que tú, tan pequeña y tan inocente tuviste que vivir. Aquella noche, algo cambió.

La sociedad empezó a abrir los ojos, y tu hija y nuestras hijas saldrán a la calle sin miedo, sin miedo a que un hombre, o cinco como fue tu caso, puedan cogerla, humillarla y violarla. Nuestras hijas no tendrán miedo a ningún portal oscuro y húmedo. No tendrán miedo a volver solas a casa, no habrá más mensajes de: “llegué bien, tía, me voy a dormir”.

Ojalá estas sean las palabras que alguien pueda decirle a esta joven en un futuro no muy lejano, a esta víctima del grupo que se hace llamar La Manada. Para el que no conozca el caso, a continuación relatamos los puntos clave.

Todo ocurrió en 2016, en los San Fermines (fiesta popular de Pamplona que se celebra cada 7 de julio).  Una chica de 18 años en estado ebrio decide irse hacia su coche, al haberse quedado sola en una ciudad que no conocía. En el camino, un grupo de cinco chicos se ofrecieron a acompañarla porque esta había entablado anteriormente una conversación con uno de ellos de forma amistosa. Pero la joven no llegó a su coche, sino que estos hombres la llevaron hacia un portal donde la desnudaron, la tocaron, abusaron de ella y la violaron. Los cinco, por turnos y por cada uno de los orificios de su cuerpo.  Le robaron el móvil para que no dijera nada y la dejaron allí, tirada, llorando y semidesnuda. Poco después, una pareja la encontró y la llevó a comisaría.

Los miembros de La Manada fueron detenidos a disposición judicial y entraron en prisión preventiva

Veintiún meses después se realizó el juicio. A puerta cerrada y con gran expectación popular.

La expectación popular venía desde antes de la sentencia por diferentes motivos, primero porque la festividad de San Fermín llevaba años manchada por el acoso a mujeres, así como repleta de denuncias por agresiones. Tan sólo hace falta buscar en Google: “mujer, pecho, San Fermín” y encontrarás multitud de imágenes donde un gran número de hombres se encuentran toqueteando a una mujer, donde no queda muy claro que sea con consentimiento.

Pero mucho antes de La Manada hubo otra agresión, otra víctima, y, por desgracia, ella ya no se encuentra entre nosotros para denunciar.

Nagore fue violada porque no quiso tener relaciones sexuales con Diego Yllanes. Nagore se negó,  él la violó, la estranguló, la mató e intentó descuartizarla. Aquella noche del 2008 Diego pidió ayuda a un amigo, pero este avisó a la policía.

Así es como el asesino de Nagore fue condenado a 12,5 años de prisión por un delito de homicidio con agravante de superioridad sobre la víctima. Ni rastro sobre el seguimiento, el abuso y la violación previas. Si ese delito hubiese sido declarado por el juez, la condena de este asesino hubiese sido de al menos 20 años. Y no de la mitad, sobre la cual hay que recordar que, por buen comportamiento, este individuo sólo duerme en la cárcel y que tiene permiso para andar por sus anchas entre la gente, entre tus amigas y tus hermanas a diario.

El 24 de abril se celebró en Navarra el juicio sobre La Manada. Un juicio a puerta cerrada donde la víctima en ningún momento tuvo contacto visual con sus agresores. La Sala Segunda de la Audiencia de Navarra falló la sentencia del caso, en el que se condenó a los cinco acusados a 9 años de cárcel, cada uno por un delito de abuso sexual continuado. Los jueces han tenido en cuenta el agravante de prevalimiento, lo que supone una situación de superioridad general de los agresores respecto a la víctima. El tribunal los absuelve de agresión sexual, de robo con violencia o intimidación, así como un delito contra la intimidad.

Aquí puedes leer la declaración íntegra de la víctima, transcrita por El Periódico.

Y en el siguiente, la sentencia completa del juicio, gracias al diario 20 Minutos.

Después de leer ambas informaciones, vosotros mismos podéis sacar vuestras propias conclusiones. Pero España sacó una conclusión muy clara: cientos de manifestaciones por España y diferentes ciudades europeas, miles de tuits, avatares en Facebook y pancartas con el lema ‘Yo sí te creo’.

Movimientos #MeToo y #NoEsNo

#NOesNO. Fuente de imagen: www.escriturafeminista.wordpress.com.

Y yo también te creo, así como te creen todas las mujeres y te cree el movimiento #MeToo, que se posicionó tras conocer la sentencia.  

Te creen periódicos internacionales como The Guardian o The New York Times, que publicaron artículos relatando los hechos y dando su clara opinión en contra de la sentencia de los magistrados.

Compañera, también te cree la ONU, que, hoy mismo, ha advertido por medio de la coordinadora ejecutiva de ONU Mujeres para el acoso sexual, Purna Sen, que sentencias como la dictada en España con el caso de La Manada “subestiman la gravedad” del delito y suponen un incumplimiento de las “obligaciones claras” que existen para que se respeten los derechos de las mujeres.

El Parlamento Europeo debatirá sobre la aplicación por parte de España de los estándares internacionales sobre violencia sexual a la vista de la sentencia sobre La Manada. A petición de la eurodiputada de Podemos Tania González, la Eurocámara tendrá una discusión concreta sobre lo ocurrido en nuestro país y teniendo como marco el llamado “Convenio de Estambul”. “Muchas mujeres españolas se sienten más desprotegidas por las instituciones que hace una semana, cuando la Audiencia de Navarra emitió una sentencia delirante”, ha dicho la política.

(Ambas informaciones ofrecidas por Europa Press).

La víctima de La Manada, Nagore, todas y cada una de las mujeres que han muerto a manos de un hombre, que son maltratadas física y psicológicamente, que en algún momento de sus vidas han sufrido un abuso, y las que no hayan sufrido pero conocen lo que es, que conocen el miedo de ir solas a casa, porque tienen una amiga que…  Todas y cada una de nosotras pedimos que esto cambie. Basta ya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *