Theresa May anunció en marzo de 2017 un aumento de los impuestos a las empresas del Reino Unido que contraten a trabajadores no comunitarios hasta alcanzar las 2.000 libras al año para reducir la inmigración de cara a 2022.

Bandera: Reino Unido.

Además, los trabajadores no comunitarios en el Reino Unido deberán pagar un porcentaje considerablemente más alto de impuestos para acceder a la NHS (sanidad pública británica).

Este impuesto, conocido como el “Immigration Skills Charge” (que sería una especie de impuesto por el empleo de trabajadores cualificados extranjeros), cuesta a las empresas 1.000 libras por año y persona, y afecta especialmente a aquellos que ganan a partir de 30.000 libras anuales.

La situación será aún más complicada si cabe para los estudiantes no comunitarios, ya que no podrán permanecer en el Reino Unido tras finalizar sus estudios a menos que cumplan con los requisitos para trabajar en este país.

El dinero obtenido con la implementación de esta medida servirá, según afirmó Theresa May en el momento en que anunció la medida, para pagar cursos de formación para ciudadanos británicos.

No hay relación con el Brexit

Pese a que esta medida parece tener una conexión con el Brexit y con que el conservadorismo ha ido ganando adeptos en el Reino Unido en los dos últimos años, cabe decir que el partido de Theresa May lleva tratando de parar los flujos migratorios desde la década de los 90, aunque sin tanta efectividad como hasta ahora.

Los ciudadanos comunitarios

En cuanto a los ciudadanos comunitarios, el Reino Unido ha planeado reducir la inmigración neta de más de 240.000 a 185.000 para 2021, ofreciendo así una oportunidad únicamente a los trabajadores comunitarios más preparados.

Más de 100.000 ciudadanos comunitarios, procedentes principalmente de Polonia y Hungría, abandonaron el Reino Unido en el año anterior (2016), mientras que rumanos y búlgaros siguen llegando.

¿Y los trabajadores británicos?

Mientras que las tensiones raciales que tuvieron lugar en los años 60 cambiaron la manera en que políticos y medios hablaban sobre inmigración, este tema ha dejado de ser tabú en este país recientemente, en especial tras el Brexit y tras el auge de ataques terroristas en varias ciudades en toda Europa.

No obstante, cabe destacar que la tasa de desempleo en el Reino Unido está en torno al 4,4% (datos de octubre de 2017, según el organismo Trading Economics), y muchas empresas británicas indican que no hay suficientes ciudadanos británicos dispuestos a trabajar en algunos sectores, como la hostelería, o a desempeñar determinados trabajos, mientras que los no nacionales serán más proclives a aceptar estos puestos.

Propuestas polémicas de Theresa May a lo largo de los años

Las propuestas de Theresa May han sentado bastante mal en la opinión pública prácticamente desde sus comienzos, empezando por las elecciones anticipadas que anunció un mes después de llegar a su puesto (en marzo de 2017) para junio de ese mismo año, que conllevó una pérdida de escaños para los conservadores (de 330 a 317) y un acuerdo casi obligado con los unionistas de Irlanda del Norte para garantizar su posición.

Antes de eso, May prohibió en 2010 la entrada del predicador hindú Zakir Naik en el Reino Unido, y ese mismo mes, quien por aquel entonces ocupaba el cargo de secretaria de interior, anunció un parón en la expedición de visados para inmigrantes no comunitarios, lo que levantó críticas y preocupaciones por el impacto que esto tendría en la economía del país.

Más tarde, en agosto de 2013, apoyó el arresto de David Miranda, pareja del periodista de the Guardian  Glenn Greenwald, quien destapara en su momento el ‘caso Snowden’, acusado de terrorismo y de espionaje por haber tratado de pasar documentos de la NSA (National Security Agency, o Agencia de Seguridad Nacional, en español) por el aeropuerto de Heathrow.

Una de las decisiones más cuestionables de May sería la campaña contra la inmigración ilegal, centrada en 6 barrios de Londres con una presencia de minorías étnicas importante, que consistía en mostrar mensajes como el siguiente en vallas móviles y en la parte trasera de algunos camiones dirigidos directamente a los inmigrantes ilegales.

Fuente: Pinterest. Camión con mensaje dirigido a los inmigrantes ilegales que recorrió las calles de 6 municipios de Londres, Reino Unido. 

Traducción del mensaje:

“¿Resides en el Reino Unido de manera ilegal?

Vete a casa o enfréntate a ser detenido.

Manda un mensaje con la palabra CASA al 78070 para obtener consejo legal gratuito y ayuda con los documentos de viaje.

Se produjeron 106 detenciones la semana pasada en tu zona*”.

Categories: Economía Política

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.