Queridos papás

Futuros papás, es muy posible que lleguéis a preguntaros cómo vuestro bebé no nato ha conseguido contactar con vosotros. Bueno, a eso, ya sabéis lo que dicen: las nuevas generaciones somos capaces de manipular la nueva tecnología más rápido que las anteriores. Solo era cuestión de tiempo que naciéramos con el don ya en nuestras venas. Aun así, por más interesante que pueda parecer el tema, no me explayaré más de la cuenta pues mi objetivo es muy concreto. Leed lo siguiente con mucha atención.dibujo

Papás, me declaro oficialmente en huelga.

¿Por qué? ¿Contra qué? Por qué a vosotros, los que habéis dedicado los últimos meses, años, a labrarme un futuro. Con la de hilos que habéis tenido que mover, enchufes a los que recurrir… Con la crisis actual, la tasa de desempleo… y lo que habéis luchado. Ya me veíais en portada del nuevo best-seller a la venta… ¿Qué hijo osaría quejarse, cuando llegaría a ser el protagonista del nuevo libro de moda y, posiblemente, recordado por los años de los años?

Un hijo que se siente traicionado.

¿Qué creíais? ¿Que no me enteraría? Hoy en día todo se sabe, más con el acceso a internet. Unas palabras en facebook, unas entrevistas dudosas… ¿A qué acuerdos llegasteis? ¿Qué os dispusisteis a hacer por unos cuantos billetes y unos cuantos comentarios en twitter? No me lo digáis, lo voy a adivinar. Después de todo, no será tan difícil, pues no soy, ni seré, el primero ni el último de una cadena de víctimas de la fama indeseada.

La primera opción es que me abandonéis a mi más temprana edad. Así, a manos de unos parientes abusones o de un orfanato que me tratará a patadas, habré sido tan traumado durante mi infancia que no podré esperar al momento de escaparme para vivir aventuras. Claro está que, solo después de muchos años, seré conocedor de la verdad, de quiénes erais de verdad, y cómo jamás regresaríais a mi vida.

La segunda opción es un tanto más drástica. Simular una muerte. ¿Ahogamiento? ¿Accidente de coche? ¿Disparos? ¿Hechizo maléfico? ¿Morir por el orgullo de vuestro pueblo? ¿Morir por culpa de una enfermedad incurable? Vamos… admitidlo… ¿Qué excusa barata utilizaréis para desentenderos de mí y vivir con el dinero de las ganancias en una isla tropical? ¿Tan poco importante os parezco para no ser más que una fuente de ingresos?

Después siempre quedará el caso de que uno de los dos se vaya y me quede con una relación uniparental. ¿Divorcio, tal vez? ¿O muerte, simulada también, de uno de los dos? Sea cual sea el caso, la situación promete ser de lo más tensa y controladora de aquí hasta que mi verdadera historia empiece. En este caso, aún prefiero ser educado por unas prostitutas en un burdel o tener un hermano diabólico. ¿Podríamos tener uno? ¿O de eso ya se encargaría el autor de prestarnos uno? Dados a pedir, que sea una hermanita. Por más cruel que fuese, dudo mucho que la llegase a odiar.

¡Ya sé! ¡Dejadme con una pareja de homosexuales! No, no estoy siendo homófobo, ni por asomo. Tan solo estoy realizando una estadística del mercado. Por lo visto, estas parejas tienen más futuro de criar convenientemente en una obra a su pequeño que una familia heterosexual. Mamá, papá… ¿os estáis dando cuenta de lo que está pasando? ¿Tanto necesito divagar para que se me tome en serio?illustration-enfant-pleure-ses-parents-le-consolent

Ser protagonista de un libro no es divertido.

Me vais a traer a este mundo. Seréis mis padres oficiales. ¿Tan poco valor tiene esto para vosotros? ¿Tan poco importante os puede parecer que vuestro retoño tenga miedo a tocar la nieve por pensar que sus padres murieron en un accidente de ski? No me hagáis esto. No nos hagamos esto. No lo necesitamos.

Si estáis dispuestos a ceder, os prometo lo siguiente: Seré el mejor hijo que hayáis tenido jamás. No os fallaré. No os abandonaré. Seguiré con mis estudios, trabajaré, os cuidaré. Dejaré que vengáis a ver a vuestros nietos los fines de semanas, os dejaré quedaros conmigo cuando la edad de la jubilación haya llegado.

Por favor, papás, no me abandonéis a mi suerte.

Con amor, y esperanza,

Vuestro hijo que os quiere.

familia-unida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *