La verdad sobre la educación

Tendemos a pensar que por pagar inmensas cantidades de dinero en una institución vamos a recibir una mejor educación, o que por acudir a un médico privado vamos a recibir un mejor tratamiento. No obstante, el dinero no promueve ni favorece la inteligencia.dinero-educacion

En países de la EEUU o Reino Unido, donde se saca beneficio de absolutamente todo, hasta de las necesidades más básicas, la educación está infravalorada hasta el punto de que solo el 7% de los niños van a colegios públicos.

Las cantidades que las familias se gastan en mandar a los niños a las guarderías a tiempo parcial rondan los £3000 al mes y las universidades, que suelen ser todas privadas, cuestan unas £6000 al año a tiempo parcial y £9000 si es a tiempo completo.

A estas cifras les tenemos que sumar los costes de vida, que distan mucho de ser asequibles y menos aún para los estudiantes que no trabajan. Si bien es cierto que los alumnos tienen ayudas y préstamos para estudiantes sin intereses y que no tienen que empezar a pagar hasta que no encuentren trabajo, esto no garantiza que la enseñanza les ayude a tener una visión crítica que debería ser el principal objetivo de la educación.

No negaremos que en Reino Unido las empresas ofrecen formación y te dan una oportunidad si demuestras que tienes curiosidad y quieres aprender. Sin embargo, las tareas son muy concretas y en pocas ocasiones te dejan ir «más allá».

Nos pretenden hacer creer que la educación es cada vez mejor, que cada vez más gente tiene una educación superior, lo que en teoría debería repercutir en la economía, aunque no siempre es así.

Además, los gobiernos, especialmente los de derechas, están haciendo lo imposible para limitar el acceso de niños (y no tan niños) a una educación mejor y superior por medio de limitación de becas o más exigencias a la hora de justificar que se necesita una beca para la educación superior, con la excusa de que hay carreras de las que se gradúan más futuros profesionales de los que el mercado demanda.

imagesLo que se pretende conseguir en realidad es que la sociedad sea cada vez más ignorante y manipulable por no poder permitirse una educación en condiciones, lo que, por supuesto, no va a hacerle ningún favor a la sociedad.

Incluso países como Dinamarca, que vendían la idea de que todo el mundo tenía derecho a devenir alguien en la vida, han empezado a convertir la educación en un sector en el que hacer recortes.

Señoras y señores, les pregunto ahora:

¿Cuándo hemos dejado que nuestros sueldos valgan más que nosotros como individuos o que nuestro derecho a convertirnos en alguien en la vida?

Categories: Economía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.