maquinareciclar

Objetivo: reciclar

Con esta medida, los jóvenes de la capital podrán obtener dinero por reciclar las botellas de los botellones con máquinas como la de la fotografía.

Manuela Carmena quiere implantar esta medida con el fin de que los jóvenes cojan la costumbre de limpiar sus propios desperdicios después de los botellones, a cambio de algunos céntimos, o incluso de bonos de transporte.

¿Cómo funciona este sistema?

Esta medida, aunque interesante, no es del nada inusual. Otros países como Alemania, Suecia o Dinamarca ya lo hacen.

Los consumidores depositan las botellas y latas en las máquinas, que se encuentran en los supermercados, obtienen un ticket con una cantidad de dinero, con el que pueden obtener descuentos a la hora de hacer la compra. Es, pues, una buena táctica para concienciar a las personas de mantener las calles limpias, al tiempo que ganan un dinerillo extra.

Diferenciashqdefault (2)

Lo cierto es, no obstante, es que en Dinamarca, por ejemplo, hay un impuesto a los envases de plástico que se paga en el momento de la compra, y que el dinero que se obtiene de las máquinas no es una verdadera ganancia, sino que es dinero que se le devuelve al consumidor cuando introduce las botellas o latas en las máquinas.

En países tan consumistas como los escandinavos hay quien considera que se puede tomar la libertad de tirar las botellas, y por tanto el dinero, a las papeleras normales (¡al menos usan las papeleras!, pensaréis). Esto conlleva que otras personas, en general de bajos recursos, se dediquen a buscar por las papeleras o por los lugares donde se celebran eventos al aire libre botellas o latas que puedan recoger y reciclar. 

¿Hasta qué punto es beneficioso?

Si lo que se pretende es enseñar a los jóvenes a reciclar hay muchas maneras de hacerlo, y que conste que yo misma he usado esta medida y no estoy en contra, pero si la idea se vende como una manera de ganar dinero o de ganar bonos de transporte, la gente no aprenderá cuál es el objetivo principal de esta medida: hacer que la población se quede concienciada sobre la importancia de mantener las calles limpias. En resumen, la idea es muy buena, pero lo que cala no es la idea, sino el mensaje. Hay que saber venderlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.