20140813122209740670aEl albinismo, también conocido como hipopigmentación, es una enfermedad que tiene su origen en la falta de producción de melanina por parte del organismo, que es el elemento que proporciona pigmentación a la piel, al cabello y al iris del ojo.

Normalmente acostumbramos a ver imágenes de personas albinas en los medios de comunicación cuando se habla de la persecución que sufren estas personas en países como Tanzania, pero en realidad, esta es una enfermedad que puede afectar a cualquier grupo étnico, no sólo a los africanos, o incluso a los animales.

De hecho, 1 de cada 17000 personas en Europa padece esta patología y en África esta cifra se reduce a 1 de cada 2000 o 5000, en función del país, aunque, si bien es cierto, pueden darse distintos niveles, y no afecta a todos por igual, lo que puede dar a problemas para detectar la enfermedad, sobretodo si la persona en cuestión, es de etnia caucásica (blanca).

  • Albinismo oculocutáneo: se caracteriza por la hipopigmentación de la piel y el pelo y las características oculares varían, como falta de pigmentación del iris, de la retina, reducción de la agudeza visual o reducción de la visión tridimensional. Cuando nacen, estas personas tienen el pelo blanco o un tono muy claro y éste va oscureciendo con la edad, su tez va adquiriendo un cierto grado de pigmentación, y el iris, que en un principio es azul, va cambiando a gris o verdoso a medida que crecen.
  • Albinismo completo: se da cuando la carencia de la melanina se percibe en la piel, el cabello y los ojos. Estas personas tienen la piel y el cabello de color blanco y los ojos de un tono rosado. Además, tienen una serie de manchas en forma de luna en los pezones, en pene y labios vaginales, lo que se debe esencialmente a la falta de enzima tirosinasa. Si se exponen al sol no se broncean y pueden sufrir severas quemaduras.

¿Cuáles son las causas del albinismo?

El albinismo, al igual que otras enfermedades, se transmite por medio de la genética, aunque el gen no tiene porqué manifestarse en los padres. Este gen está presente en el cromosoma X, que transmite la madre, de manera que las probabilidades de que un niño, cuyos padres son portadores del gen tiene un 25% de posibilidades de tenerlo.

Además, una de las posibles causas es las relaciones entre miembros de una misma familia. De hecho, Tanzania, Puerto Rico son dos de las regiones del mundo donde el albinismo está más presente en la población, y parece que coincide con el hecho con que son países donde las relaciones congénitas son bastante comunes.

Puerto Rico, donde 1 de cada 2000 habitantes es portador del gen, es precisamente una región donde la endogamia es bastante común, debido a su condición insular.

Según declaraciones de Enid Rivera, doctora especializada en hematología y oncología de la Universidad de Michigan en EE.UU., a la BBC, “somos una isla y hace cinco siglos familias de Holanda y España trajeron el gen. Y al no tener mucho contacto con el mundo exterior, el gen mutó en lo que hoy estamos viendo en algunos casos y que se conoce como HPS”.  

Una condición, dos realidades

Por si el sol, los problemas de piel o la ceguera no fueran problemas suficientemente molestos con los que lidiar, las personas con albinismo que viven en África tienen, además, que luchar por sus vidas constantemente, pues en países como Tanzania se considera que estas personas dan mala suerte y no son aceptadas por las comunidades, o incluso son repudiadas por sus propias familias. 

Además, cada vez más personas con albinismo son asesinadas o mutiladas en África, pues se considera que muertos valen su peso en oro y se utilizan las distintas partes de sus cuerpos, que en el mercado negro se pueden vender por entre 1000 y 2000 euros, para elaborar remedios. 

Tal es el problema que el gobierno de Tanzania ha abierto colegios especiales para que los niños albinos puedan estudiar y vivir a salvo, pero en cuanto llegan a la edad adulta siguen teniendo que escapar de los “cazadores” y brujos.

Por este motivo, muchos tienen que escapar de sus países y tratar de pedir asilo en Europa, alegando testimonios tan desgarradores como “en mi país querían beberse mi sangre”.

La asociación Alba, que ayuda a personas con albinismo, estima que en España hay aproximadamente 3500 personas con esta condición, y muchas de ellas no saben que la padecen, pues no es fácil de detectar, especialmente si no todas las características se manifiestan en las personas, pero realmente se puede decir que llevar una vida más o menos normal es perfectamente posible en nuestro país. 

En Puerto Rico, además, los albinos pueden pedir que se les considere “ciegos legales”, con lo que pueden acceder a ayudas del gobierno para sobrevivir o, incluso, pueden pedir que el gobierno les pague un coche.

Otras especies

Como ya mencionamos antes, el albinismo no sólo afecta a las personas, también afecta a los animales, como podemos ver en esta fotografía. 

En la literatura, de hecho, también hay muestras de la rareza y de la admiración del hombre por estas criaturas, y prueba de ello es la célebre obra “Moby Dick”.

¿Quién se acuerda de Copito, el gorila blanco del zoo de Barcelona?

Por desgracia, la admiración en muchos casos lleva a pensar en un beneficio económico, por lo que no es raro que algunas especies, además de estar en peligro de extinción ya de por sí, como es el caso del tigre de bengala, tengan más riesgo de ser atrapadas por algún desalmado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.