Pedro García Aguado. Fuente de imagen: Google imágenes.

Antes de nada, volver a darle las gracias a Pedro García Aguado por acceder a responernos a unas preguntas para nuestra revista. Es un placer para nosotras contar con testimonios de personas tan grandes en nuestra pequeña sección de entrevistas.

Esperamos que os resulte tan interesante como a nosotras y que os guste. Os dejamos con la entevista. Como siempre, mil gracias

1. Uno de los aspectos en común de la mayoría de chavales ‘conflictivos’ suele estar estrechamente relacionado con un núcleo familiar desestructurado. En tu caso, ¿fue este uno de los detonantes que te llevaron a una vida de consumo como respuesta a una actitud rebelde? ¿Cómo empezó tu historia?

No. Mi familia no estaba desestructurada, hubo un divorcio cuando yo tenía 12 años de edad, quizá eso marcó el devenir de lo que ocurrió después, pero aun así no era un entorno marginal ni nada por el estilo. Mi historia, si te refieres a la deportiva, esta empezó a los 9 años. La de consumo, a la edad de 14.

2. Debe ser impresionante ser un deportista profesional como tú lo eras y tener la oportunidad de participar en una final olímpica y en un campeonato del mundo. Deportivamente hablando, ¿cómo recuerdas tu trayectoria como jugador de waterpolo y qué guardas de esos años?

Recuerdo esa época con una sensación agridulce. Dulce porque fue maravilloso poder participar en cuatro Juegos Olímpicos, llegar a la final en dos de ellos y ganar una de ellas. Ser uno de los mejores jugadores de la historia (dicho por los mejores entrenadores de aquella época), tener unos amigos y compañeros como en ningún equipo ha existido tanta unión. Lo agrio es por haber perdido a mi mejor amigo y no haber sabido disfrutar de esos años sin hacerme daño.

3. Cuando el resto del equipo y el entrenador comienzan a darse cuenta de que no estás centrado, de que tienes un problema que está afectando seriamente no sólo a tu carrera sino también a tu vida personal, ¿qué te dicen? ¿Qué se te pasa por la cabeza y por el corazón cuando finalmente en el año 2000 te expulsan de la selección?

Nadie sabía qué me pasaba ya que era capaz de lo mejor dentro del agua, en mi profesión como deportista de élite, pero también de lo peor en mi vida personal, pero como rendía el problema quedaba diluido, nunca mejor dicho. Incluso cuando ingresé había gente que no se creía que yo fuera adicto. Aún los hay que se creen que sigo tomando, jajaja, y llevo más de trece años sin consumir. El waterpolo siempre fue un deporte donde abundan las habladurías, muy de porteras y porteros adictos a los rumores, muy de personas mediocres alrededor de gente excelente.

4. Internacional con la selección de waterpolo en 565 ocasiones, medalla de plata en Barcelona 92, medalla de oro en Atlanta 96, campeón del mundo en el 98… ¿Cómo es posible que aun estando tan metido en ese mundo y sin estar en las condiciones físicas más adecuadas fueses tan bueno en lo que hacías? Si incluso así eras impresionante, ¡imagínate si hubiese sido de otra forma! ¿No era eso una motivación suficiente como para decirle a las drogas “se acabó, mañana lo dejo”?

Cuando alguien se convierte en adicto no se sabe cuándo, pero sí el por qué, y son muchos y diversos factores los que influyen: psicológicos, socio-ambientales, genéticos, etc.

Estos factores se descubren una vez ya eres adicto, no hay una voz de alarma que avise, de ahí la dificultad en la prevención. Nada podía apartarme del consumo excepto un buen tratamiento, la motivación de mi trabajo como deportista no era suficiente, de una gripe o cualquier otra enfermedad te curas con tratamiento, no porque seas bueno en tu trabajo. La adicción es como cualquier otra enfermedad y que está provocada por el alcohol y otras drogas, así que para una completa recuperación y eso pasa por no volver a consumir nada nunca más, la fuerza de voluntad no es suficiente.

5. Y precisamente “Mañana lo dejo” es el título del libro autobiográfico que publicaste en el año 2008. ¿Te ayudó poner toda esa experiencia por escrito a liberarte de algún modo y a quitarse ese peso de tu conciencia para poder seguir adelante? Cuando un consumidor dice esa frase, mañana lo dejo, ¿qué hay de verdad en sus palabras?

 Sí, hay verdad, pero no voluntad. Me sentó peor que mejor, hablé de cosas que no sentaron bien a algunos amigos y compañeros por aquel entonces No me quité ningún peso de encima, lo hice para ayudar a que la gente se diera cuenta y se pusiera en tratamiento.

6. Cuando finalmente admites ante tus padres que no puedes más y que necesitas ayuda, ¿te ofrecen su apoyo incondicional? Una vez que empiezas con el tratamiento, ¿cuánto tiempo pasa hasta que tú mismo sientes que estás completamente recuperado?

Al principio me dio mucha vergüenza reconocerlo delante de mi padre, una vez lo hice, mi madre por un lado y mi padre por otro, me ayudaron incondicionalmente, bueno aún estoy devolviéndoles el dinero. La recuperación llega con el paso del tiempo y la plenitud llega cuando decides de corazón que pase lo que pase no volverás a beber. Yo ya he llegado a ese punto.

7. Imagino que cuando llega ese momento, cuando ves que estás limpio y que has tenido la fuerza para salir de algo tan complicado, tienes ganas de comerte el mundo, de hacer cosas que te hagan volver a sentir lo valiosa que es la vida. ¿Qué fue lo primero que hiciste cuando saliste del centro? ¿Tenías alguna ambición?

Seguir el tratamiento ya que no termina cuando sales del centro sino después de algunos años. Sí tenía ganas de hacer muchas cosas, pero un buen tratamiento te recomienda ir poco a poco, así lo hice y ahora me va muy bien.

8. ¿A qué te dedicas actualmente? ¿Colaboras con alguna organización social que ayude a las personas a superar sus adicciones y a reintegrarse en la sociedad?

Soy copropietario de un centro ambulatorio donde ayudamos a personas a superar su adicción. Colaboro con centros de terapéuticos para superar con un ingreso la primera fase de la recuperación de la adicción. Colaboro con centros terapéuticos para jóvenes con problemas de conducta. Soy socio de un empresa que se dedica a proyectos de integración socio laboral y que desarrolla proyectos para que las marcas sean más responsables socialmente y den a conocer sus proyectos. Soy cofundador del proyecto aprenderaeducar.org desde donde entrenamos a padres y madres en habilidades educativas.

9. Hablemos un poco del programa que tan buena fama te ha dado, Hermano Mayor. Realmente, fuiste un hermano mayor para ellos, mostrándoles el maravilloso futuro que tenían por delante si cambiaban su actitud. ¿Sigues manteniendo el contacto con ellos para saber cómo les va la vida?

Sé que a algunas/os les va muy bien, sé que lamentablemente otras/os no mantuvieron su buen comportamiento, sé que hemos ayudado a más de 80 familias con esos formatos. Pero a día de hoy no mantengo contacto con ninguna/o.

10. Creo que la gran duda de la mayoría de telespectadores que seguían cada viernes por la noche la historia de esos chicos es: ¿habrá vuelto alguno de ellos a las andadas? ¿Te consta que sea así en algún caso?

Sí, así ha sido en algunos casos.

11. ¿Por qué dejaste de hacer el programa? Después de abandonar Mediaset fichaste por Atresmedia y comenzaste a grabar Cazadores de Trolls. ¿De qué va y cuando se emitirá?

En este punto es importante saber que yo abandono el programa para dedicarme a mi madre enferma y que lamentablemente fallece después de unos largos tres meses luchando contra el cáncer. En ese tiempo la productora de Hermano Mayor ya había comenzado a buscar casos y yo no podía, ni quería dejar a mi madre sola por lo que ellos que no podían parar la producción, buscaron un sustituto.

Cazadores de Trolls es un formato impactante que dará que hablar y gracias al cual la gente tomará conciencia del peligro que tiene la sobreexposición que tenemos en internet y los problemas que tiene el mal uso de las redes sociales. Se prevé que se emitirá en otoño 2016.

12. A lo largo de los años, ¿has conseguido retomar la relación con algunas de las personas que eran importantes para ti y a las que en su momento decepcionaste? ¿Cómo son tus relaciones familiares y sociales ahora?

No son fáciles, han cambiado, bueno el que ha cambiado he sido yo. Ni los amigos de antes eran tan amigos, ni yo soy tan ingenuo de pensar que sigo siendo el de antes por lo que las cosas han cambiado. Sólo con algunos, con otros es una mejor relación, ya no tengo que esconderme de nada. Con mi familia es otra cosa, siempre hemos estado unidos, aunque en la distancia.

13. Si después de todo lo que has pasado y todo lo que te esfuerzas por concienciar a la gente joven del peligro de la droga, un día te llega un familiar (hijo, sobrino…) y te dice que ha probado alguna sustancia… ¿Cómo te lo tomarías?

Le tendería la mano si necesitara ayuda terapéutica y si no es el caso, simplemente le ayudaría a mejorar su autoestima y a valorar su salud para que no la ponga en riesgo.

14. Háblanos de tus libros. ¿Cuantos has publicado? ¿Van dirigidos a hijos, a padres, o un público en general?

He publicados ocho libros:

  • Mañana lo dejo
  • Dejarlo es posible
  • Hermano Mayor (coautor)
  • Cuaderno de Rebeldes
  • Los consejos de Hermano Mayor
  • La Adolescencia (coautor)
  • Aprender a Educar (coautor)
  • Aprender a Educar 2 (coautor)

15. ¿Sientes en cierto modo que ayudando a evitar que otras personas pasen por lo mismo que pasaste tú y ayudarles a empezar de nuevo te recompensa de alguna manera a nivel humano por los años de juventud perdidos?

No lo había pensado nunca de esa manera. Es un trabajo que tiene muchos momentos de frustración, recompensados por aquellos en los que la ayuda es aprovechada y se reconducen vidas de personas que iban camino de la destrucción.

16. Mi opinión sobre esto es que educar no sólo es tarea de la familia, sino de todo el entorno social. Todos tendríamos que ser capaces de coger a un chaval de 13 años al que conocemos del barrio de toda la vida y al que ya vemos fumando y bebiendo y decirle que no, que esa no es la manera de divertirse, que es peligroso y que a la larga puede joderse la vida. Pero ninguno lo hacemos porque creemos que eso es sólo problema de los padres, y no lo es. Es también tarea de los centros educativos, de tus amigos, los que son de verdad.

Por esa razón el papel que tú realizas es tan importante, porque nadie mejor que una persona que ha tocado fondo y ha sacado el valor para coger impulso y volver a la superficie para mover conciencias y dejar claro que sin alcohol y sin drogas también es posible divertirse.

¿Algún consejo para nuestros lectores?

¡Que sean muy felices!

Categories: Entrevistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.