Generalmente la opinión pública tanto nacional como internacional asocian el nombre de Bettino Craxi a uno de los jefes de estado más corrupto y compinchado de la historia política transalpina. Hoy en día, algunos periodistas, a través de  sus artículos, políticos, a través de declaraciones, la y gente común, a través de entrevistas al límite de un delirio vintage que simboliza la caída económica de un país que, precisamente en la época Craxiana, alcanzó la zona noble de la clasificación de los países más desarrollados, protagonizan una cierta revisión histórica. Precisamente en 2014 salió un libro (el enésimo después de su fallecimiento en 2000), que es una composición de algunos de sus escritos durante el exilio en Túnez fechados en la segunda mitad de los años 90: “Io Parlo e Continuerò a parlare”, que en castellano sería  “Yo hablo y seguiré hablando”, cuyos contenidos deberían una vez más de hacernos reflexionar y sin duda alguna contribuyen a una (parcial) rehabilitación de su personaje político.

¿Quién era Bettino Craxi?

Benedetto Craxi, más conocido con el apodo de Bettino, nació en Milán (Italia) el 24 de Febrero de 1934. Era hijo de un abogado antifascista y un ama de casa. Desde el liceo ya se dedicaba a la política haciendo propaganda para el Partido Socialista (1948) y más tarde, en los 50, llegaría a ser  vicepresidente de la Unión Nacional Universitaria y directivo de la Federación Juvenil Socialista. Su ascenso en la política se dio en la década siguiente cubriendo cargos de mando a nivel local y regional.  En 1972 consiguió la vice-secretaría nacional del Partido Socialista Italiano (PSI) y en 1976 fue elegido secretario (aunque de transición)  debido a la exigencia de un viento renovador tras los malos resultados de las elecciones con respecto a la Democracia Cristiana y al Partido Comunista.

Sin embargo, su inteligencia política, sus ideas innovadoras y sus dotes de liderazgo pronto le llevaron a tomar las riendas del partido y luego a ganar cada vez más asensos entre los electores a pesar de sus divergencias con otros miembros del partido.

De hecho, Craxi rompió cualquier referencia con el Socialismo Maximalista o Marxista tanto a nivel de imagen (en el partido símbolo ya no figuraba el hoz y el martillo subrogado por una rosa roja) como a nivel de contenidos abrazando el socialismo liberal demócrata de inspiración Proudhoniana(NB1).

En las elecciones de 1983 logró para su partido el 11,4% de los votos y obtuvo la jefatura de Gobierno formado por la DC, el mismo PSI, el Partido Socialista Democrático Italiano (PSDI), el Partido Republicano (PRI) y el Partido Liberal (PL).

Esta alianza conocida como Pentapartido no se basaba en acuerdos pre-electorales o en una visión común, sino que más bien Craxi fue hábil en cabalgar la ola anticomunista que llevó al resto de los partidos a aislar al PCI del Gobierno. Este Gobierno fue uno de los más duraderos de la historia ya que duró del 21 de Julio de 1983 al 14 de Junio de 1987.

No obstante, la óptima actuación del Gobierno hizo que en las nuevas elecciones el PSI ascendiera al 14.3% de los consensos. Sin embargo, la alianza con el resto de los partidos, especialmente la DC, empezaba a vacilar y, por consiguiente, para evitar la fractura de la alianza y por consiguiente otra crisis de gobierno, Craxi empezó a acentuar su carácter transformistas, o sea, a abordar cada vez más compromisos en varias materias legislativas desenlazándose de las líneas del partido y, lo más importante, dejando de un lado las causas de la ralentización económica y del empeoramiento de la seguridad en el país (en 1987 se celebró el adelantamiento de la economía italiana a otras como la del Reino Unido. No obstante, a partir de aquel entonces el país empezó a crecer menos del promedio de la Unión Europea).

En las fechas próximas a la caída del muro de Berlín, contando con una pronta caída del PC, Craxi intentó unir el resto de los partidos de izquierda algunos recién formados para contraponerse a una cada vez más distante DC para poner fin a la inestabilidad de Gobierno y prepararse para las próximas elecciones con una nueva coalición.

No obstante, la recesión mundial que tuvo lugar en 1990-91, el insostenible aumento de la deuda pública, el ascenso a nivel regional (Lombardía) de la Liga Norte, la crisis política de la 1ª República, tal vez el agraviarse de su estado de salud (padecía diabetes) y sobre todo las encuestas judiciales en contra de su persona, causaron inevitablemente su definitiva caída.

La bomba Mani Pulite o Tangentopoli, nombre por el que se conoce la encuesta judicial sobre las financiaciones ilícitas de los partidos, estalló el 17 de Febrero de 1992, cuando un dirigente del PSI fue pillado in fraganti mientras recibía un soborno (tangente) por parte de una empresa de servicios de limpieza.

Muy pronto este acontecimiento se convirtió en una cuestión nacional: detenciones, frenazo de las actividades gubernamentales, guerras en las aulas parlamentares, malestar e indignación social (sus apodos de Bettino o Jabalón se transformó en Ladrón), una batalla entre política y magistratura en la que ésta última fue la parte ganadora etc., que causó el desmantelamiento de una entera clase política (la mayoría de los principales exponentes de PSI y DC se vio involucrada) que abrió las puertas a la 2ª república, o sea los dos partidos que tomarían el mando de la escena política durante más de 20 años: Forza Italia encabezado por el magnate de las emisoras de televisión italiana Silvio Berlusconi y el Partido Democrático de Izquierda (PDS) guiado por el ex presidente del IRI, Romano Prodi.

Es en 1993 cuando tuvo su último discurso en la cámara en que aseveraba a los políticos acusadores que si  piensan que con acabar con ellos se pondría punto y final a la corrupción, estarían muy equivocados.

En 1994 para evitar de la inminente detención se refugió en Hammameth, Túnez donde pasó sus últimos años de vida de forajido y a pesar de su exilio continuó su actividad de seguidor de la política italiana con fax y cartas, criticando la actuación de los magistrados y del por aquel entonces nuevo PDS  y ofreciendo su versión de los hechos ocurridos. El 19 de Enero de 2000 falleció mismamente en Hammameth a causa del empeoramiento de su estado de salud y fue sepultado en el cementerio cristiano de la misma ciudad.

La controvertida política de Craxi

Por muchos la acción de Craxi fue no sólo un éxito a nivel económico, de hecho cuando en 1987 cayó su 1er gobierno Wall Street Journal y Financial Times expresaron su lamentar, sino dio una fuerte imprenta socialmente renovadora y modernizadora al país, reforzó la imagen de Italia en el mundo y encarnó el ideal de preferencia de la sustancia a la estética como escribió Arlando Forlani.  Palabras nuevas como Reformismo, Socialismo Liberal o Gobernabilidad o sea la búsqueda de la formación de un gobierno duradero que diera a la política un justo arco temporal para planear el desarrollo del país eran absolutamente novedosos a diferencia de los decenios precedente marcados por el choque ideológico e inamovibles posturas que determinaban crisis de gobiernos cada tres por cuatro.

Socialismo Liberal porque, como dicho antes, no sólo se desvinculaba de la ideología marxista del PCI o de aquella popular-centrista de la vieja DC, socialdemócrata del PSDI y católico-comunista de una parte de la misma DC sino también de la cultura republicana o de la derecha liberal de inspiración Reaganiana o Tatcheriana dado que el Craxismo ofrecía una visión más moderada especialmente en la economía.

Y fue novedad o innovación hasta, cuando en los años 70, él y los principales exponente del PSI a nivel regional protagonizaron la vía  la entrada de nuevas caras en la escena política nacional “revolución de los cuarentañeros” en un país en que los jóvenes desde siempre han tenido muy poco espacio.

Precisamente en las estrategias políticas que caracterizaron su ascenso han causado no pocas críticas por parte de la opinión pública porque siempre ha visto cómo el Transformismo político, o sea, la búsqueda de alianzas para mantener la gobernabilidad, como un tejemaneje de los gobernantes para mantener su asiento y seguir con un sueldo de oro y privilegios variados. Tampoco podía definirse ésta como estrategia novedosa por el simple hecho de que la historia de Italia desde el 1861ha sido caracterizada por grandes alianzas entre la derecha y centro moderado y la izquierda histórica. Más, especialmente la izquierda comunista y aquella venidera de los católicos-comunistas del PDS consideraron el PSI de Craxi como un partido que no tenía nada de izquierda ya que no concebían una izquierda que reniegue Marx por completo y que no fuera anticapitalista, anticlerical y antimilitar.

Verdad es que Craxi por su concepto puro de democracia (no vetaba al MSI de participar a la política aunque jamás les quiso incorporar en una alianza) y por algunas decisiones, como la batalla por la hora de religión en los institutos (porque si por un lado él mismo promovió la laicidad del estado a través de la reforma que citaremos, por el otro tenía por muy importante no prohibir la posibilidad de esta asignatura a quien desea avalarse o tal vez la consideraba importante para el desarrollo de la persona dado que el mismo frecuentó su niñez en un colegio católico ), y otras batallas que detallaremos después, cautivará la simpatía de otros exponentes políticos de diferentes corrientes (el mismo MSI o el partido radical).

En materia legislativa, las aportaciones más significativas durante su mandato fueron:

       1)La modificación del proceso de adecuación de los salarios al índice de precios al consumo Escalera Móvil.

A pesar de que esta acta fue ásperamente criticada por el Partido Comunista ya que podía significar una pérdida de poder de adquisición de los salarios, como resultado llevó a contener la inflación, que a partir de la crisis del petróleo en 1973 se había totalmente escapando de las manos, y agilizó la flexibilidad laboral. Además, la cuestión fue luego sometida a Referéndum ,en que Craxi participó activamente irguiendo sus argumentaciones,  cuyo éxito decretó definitivamente su abrogación(NB3).

       2)Éxitos en política económica: La inflación de hecho bajó del 12,30% al 5,20% y paradójicamente los salarios reales aumentaron de 2 puntos de porcentajes por encima de la inflación. El PIB creció en promedio del 3% tras 3 años en recesión, se volvió a crear empleo luego del preocupante aumento del paro tras la crisis de 1979, tras unos años en negativo, volvió a crecer la inversión pública.

A este propósito hubo y hay aún quienes ha levantado la duda de que eso fue más debido a la favorable coyuntura internacional que a políticas económicas puesto que Italia era una economía estática. Además, una argumentación más fuerte era y es todavía que bajo una perspectiva plurianual es decir comparación con la década anterior y más aún si lo comparamos con los datos de los años 50 y 60, el PIB estaba creciendo menos.

Pues yo sostengo que para agarrar el tren de una favorable coyuntura internacional, un país tiene que estar preparado estructuralmente y en aquella época Italia en algunos sectores industriales sí que era a la vanguardia. Pensamos en la FIAT, la legendaria casa de producción turinense ambicionaba a ser líder europeo en la construcción de automóviles, la Olivetti bien posicionada en la producción de hardware hacia la mitad de los ‘80s se encontró hasta batallando con Microsoft en el desarrollo de los sistemas operativos antes de tirar la toalla y volcarse en el mercado todavía protegido de las telecomunicaciones, el made in Italy de la moda cabalgando la ola de la época del consumismo desenfrenado daba la puntilla a más famosas firmas americanas y francesa, Benetton tomaba el asiento que hoy es de Zara y la industria de los electrodomésticos surgidas en los años del boom económico, mantenía su dinamismo. 

Ojo que estamos hablando de años en que la libra italiana después sus repetidas devaluaciones en los años 70 (gracias a la cual las exportaciones de podía volver a ganar vigor), había empezado una senda alcista apreciándose frente al dólar y llegando en 1987 a un nuevo mínimo histórico. Precisamente, en 1987 el PIB creció del 4,4% debido al boom de las exportaciones y con lo cual se demuestra que los bienes italianos tradicionalmente a alto contenido de factor trabajo también destacaban por calidad. En fin aunque con una moneda no tan débil como en años anteriores se podía competir con los alemanes, contrariamente a las argumentaciones abanderadas hoy en día por algunos políticos como aquellos de la Liga Norte o M5S(NB4) que consideran que las exportaciones italianas precisan de una divisa débil para volver a repuntar.

Con resguardo al sector de entretenimiento: La industria musical italiana con su Italo Disco era tercera sólo detrás a aquella Americana e Inglesa atrayendo productores de toda Europa, Cinecittà(NB5) era segunda sólo a Hollywood, y en las olimpíadas los deportistas italianos lograban finalmente a competir a todos efectos con Francia, Reino Unido y Alemania mientras la liga italiana de fútbol ostentaba los mejores jugadores del mundo.

En cambio las críticas a la que sí yo podría avalar su fundamento en cuanto a política de programación económica se basan en la falta de reformas estructurales en algunos sectores claves para la economía que vendría después. Mientras en 1987 Craxi lucía al mundo el adelantamiento de la economía italiana a la británica, ésta última se encontraba en pleno proceso de reestructuración económica(NB6), desmantelando la vieja industria del 1800 para apostar en un eficiente y moderno sector bancario y en el terciario avanzado que serían la clave para su buena actuación en los 90 y apañar el tren de la Nueva Economía. Además, precisamente en 1987, España estrenó su primer tren de alta velocidad y superó Italia en la industria del turismo, síntoma de que Italia llevaba un estancamiento a nivel infraestructural que debía de haberse corregido.  Era muy difundida entre los turistas extranjeros en aquellos años la visión de Italia como un país pobre habitado por gente rica.

No obstante, las mayores críticas en cuanto a la economía y que a continuación detallaremos estriban en la irresponsabilidad en cuanto a la falta de una decidida disminución del gasto público y del endeudamiento.

       3)Guerras a los evasores fiscales del comercio al menudeo a través de la introducción del recibo fiscal y el registrador de caja.

Y en este caso el Gobierno dio por primera vez una señal fuerte contra la lucha a una cada vez más presente economía sumergida que sustraía recursos al estado y encima estaba socialmente aceptada por el país

       4)Los nuevos acuerdos con el Vaticano dentro de los cuales el catolicismo abandonaba la noción de religión de estado y para su financiación se instituyó el sistema facultativo del 8 por 1000. También se hizo facultativa la elección de la hora de religión católica en las escuelas.

Con esta ley el Gobierno dio una imprenta más laica al estado rompiendo con los precedentes 50 años.

       5)La reforma de la ley de suelo que introdujo una serie de normas penales para reprimir los vicios de los contratos de obras de construcción como los abusos de las comunidades locales entre los cuales era evidente la mano de la concusión entre política, empresa local y crimen organizado . Sin embargo, en la práctica esta ley nunca ha sido aplicada(NB7).

Por la falta de una real aplicación podemos eximir el gobierno sólo en parte ya que más adelante veremos que contra la ilegalidad actuó muy poco

       6)El decreto sobre la legalidad de las grandes emisoras privadas.

A pesar de las críticas de las pequeñas emisoras, liberalizó y modernizó un sector que participará en el cambio social de los italianos. En este contexto se afirmó definitivamente la figura empresarial del empresario y amigo personal de Craxi: Silvio Berlusconi. Hay que señalar que en los 80 el producto: televisión privada se basaba en programas creativos, originales o inspirados a la TV americana de entretenimiento que se convirtieron en auténticos éxitos en la historia de la televisión italiana por los altísimos índices(NB8).

Entre los proyectos no realizado por parte de Craxi se encontraba la reforma constitucional hacia un Presidencialismo del estilo americano o un Semi-Presidencialismo a la francesa cuestión en que todavía hoy en día se debate sin que se aborde seriamente.

También en el escenario internacional Craxi protagonizó una serie de decisiones que afectarán las relaciones internacionales entre países:

  1. Condujo activamente una campaña diplomática volcada con la estabilización en el mediterráneo. Mantenía importantes relaciones amistosas con algunos líderes como Arafat o Gheddafi.
  2. Entabló relaciones amistosas con otros líderes socialistas europeos como François Mitterand y Felipe González buscando un frente de decisión común en política exterior.
  3. Se opuso a los Estados Unidos que reclamaban la gestión y la expatriación de unos presos terroristas líbios en territorio italiano, hecho que podría haber provocado una crisis diplomática seria con EEUU por el posible conflicto entre unos delta forces americanos que habían aterrizado en la base americana italiana para reclamar los detenidos y miembros del ejército y de la guardia civil italiana que instaban en un juicio en Italia dado que los hechos ocurrieron en suelo itálico(NB9).
  4. Con él, Italia jugó un papel fundamental en la constitución de la Unión Europea a la víspera de Mastricht. Más adelante diremos más sobre este tema.
  5. Promovió entre 1985 y 1987 la iniciativa italiana de las ayudas contra el hambre en el mundo y colaboró con las Naciones Unidas en los planes de paz, desarrollo y seguridad en los países pobres.

El Estado de Bienestar, el fardo de la Deuda Pública y la ilegalidad difundida 

Sin duda alguna las mayores crítica al Craxismo proceden del mantenimiento e inclusive del aumento del gasto público para mantener un Estado de Bienestar o sea un estado a cariz intervencionista con gran presencia del público en la economía e asistencialista (basado en una rolliza red de servicios públicos a menudo ineficientes e inútiles), y el temible aumento de la deuda pública que pronto que, según escriben los periodistas(NB10), llevará el país al borde de una bancarrota. Otra crítica relevante atañe la creciente ilegalidad e inseguridad ciudadana que contribuirá a acrecentar el destacamento de los jóvenes a la vida política porque tenida por ellos muy distantes de los problemas cotidianos.

Abriendo una breve paréntesis, hay de decir que el aumento descontrolado del gasto asistencial deriva de la segunda mitad de los años ‘60s cuando Italia empeñada en la construcción del Estado de Bienestar, empezó a gastar más de lo que se ingresaba;  en un primer momento para no menoscabar el crecimiento se decidió no aumentar los impuestos y emitir deuda pública. No obstante, fue en los años 70 cuando el Estado de Bienestar devino realidad con la aprobación del servicio sanitario nacional, la constitución de las autonomías territoriales, el sistema de jubilaciones y de los accidentes de trabajo etc. etc. Acorde al decidido aumento del gasto social incrementaron los impuestos y la normativa tributaria se hizo tan compleja(NB11) que el empresario empezó a evadir cada vez más impuestos, acarreando un aumento de la economía sumergida, y con ello menores entradas fiscales.

Este círculo vicioso alimentado por una política monetaria errónea(NB12)  hizo que el Gobierno Craxi se encontró con un problemón de no fácil solución hasta que él en una ocasión amenazaría con que repudiara la deuda pública.

Verdad es que el gasto neto o sea depurado de los gastos de los intereses de la deuda pública en la legislación de Craxi se mantuvo constante e inclusive inferior a la media europea, desgraciadamente por l política de aumento de las tasas de interés, el gasto bruto acarreó el incipiente crecimiento de la deuda pública que les salió de las manos a los gobernantes. Aunque el gobierno subió la presión fiscal, cosa que a posteriori resultó ser dañina, no actuó bastante para reducirla, por ejemplo destinando parte del PIB (y poco habría cambiado en los hábitos de la colectividad ya que eran años de consumismo alocado) o recortando el gasto público improductivo o encrudeciendo la lucha al sumergido y a la evasión fiscal o aumentando la tasación de los bonos ya que muchas empresas empezaron a destinar buena parte de su beneficio neto hacia los títulos de deuda pública en detrimento de las inversiones en la producción (instalaciones, maquinaria, capital humano etc.)

La cuestión asistencial, que en otros países como EEUU y UK fue abordada con el recorte de los servicios públicos, aunque Craxi sabía bien que precisaba de abordarse en sede parlamentar,   no podía llevarse a cabo en aquel entonces dado que gran parte de su coalición le habría retirado su apoyo (y por ello lo dejó como tarea pendiente para el decenio sucesivo).

En este sentido, Craxi se comportó como un chorizo de más ya que para mantener su asiento rezagó cuestiones de suma importancia que se cebarían en las nuevas generaciones.

Como “coartada” a la falta de los recortes por venta de empresas públicas hay que decir que   Craxi siempre se ha opuesto a la  “venta en rebajas” de las empresas pública. Las razones que parcialmente le absolverían las veremos en el siguiente párrafo.

En materia de seguridad ciudadana, el Gobierno a los ojos de la opinión pública tampoco mostró el interés necesario para capotear la cuestión hasta que era convicción difundida que había 2 estados: uno era aquello burócrata formado por el pentapartido y el otro que gestionaba el mundo real representado por el crimen organizado.

Si por un lado con años ‘80s el peligro del terrorismo rojo y los disturbios en las plazas se convirtieron en un recuerdo, precisamente durante estos años empezaban a crecer los crímenes de matriz mafiosa y un general aumento de la micro-criminalidad en un entorno de difundida impunidad o falta de respuestas decididas por parte del estado a pesar de que en 1984 Craxi declaró en Palermo que el enemigo número 1 ahora era la mafia y que el estado reaccionaría(NB13).

Los mayores enemigos de Craxi

Si por un lado Craxi podía contar con muchos amigos y estimadores, por el otro no le faltaron enemigos que muy pronto decretarán el fin de su vida política.

  • Eje EEUU, Israel, Servicios Secretos

Es evidente que el enfrentamiento con los soldados de EEUU en Sigonella fue una quebradura que realmente nunca llegó a sanarse. Precisamente de sus escritos y/o declaraciones a periodistas, intelectuales o amigos de confianza que se aprende que detrás el teatro de Tangentopoli había la mano de EEUU que tenía todo el interés en deshacerse de un aliado indisciplinado e independiente. También su amistad y financiación al régimen de Arafat y otros líderes del Oriente Medio no fue tomada bien por parte de Israel; a través los servicios secretos que actuaban por cuenta de EEUU e Israel la cuestión fue aún más lejos, llegando éstos a amenazar a su familia si no hubiera abdicado. 

  • Oligarquía Industrial, Bancaria y ambientes del vaticano.

Craxi, tenía en la mente muchas reformas, y una de ella era la nacionalización de la Banca de Italia o sea someter los poderes fuertes de las finanzas (compinchados con la masonería, con el crimen organizado, con el vaticano etc.) al control del estado, una seria amenaza para sus intereses. Por otro lado, la oligarquía industrial ansiaba el fin de un gobierno fuerte que representaba un obstáculo a las privatizaciones y la Nueva Economía. Su mirada apuntaba por ejemplo a las enormes posibilidades de beneficios a través de OPV(NB14) piloteadas por un nuevo gobierno amigo o a los beneficios de una reforma laboral apta a suprimir los derechos de los trabajadores o estancar los salarios (cosa que de hecho pasará luego). En fin, el ala más reaccionaria del Vaticano nunca había aceptado los pactos lateranenses con lo cual Craxi se enemistó una parte de la clase clerical.

  • Personalidades de la izquierda, Sindicatos y Magistratura

Los enemigos de Craxi más enconados probablemente se encontraban precisamente en las filas de la misma izquierda. Muchos aprovecharon la ola anticraxista y el aparente fracaso de sus políticas para llegar al poder. Otros han menospreciado su forma de interpretar el socialismo ostentando las contradicciones de su filón político y ocultando el hecho de que el PSI de Craxi fue el último partido de la izquierda demócrata que defendía los intereses de la clase obrera(NB15), puesto que la izquierda que le sucedería haría los sólo los intereses de los poderes fuertes como ciertos ambientes de las finanzas y de la industria y de Bruselas.  Por lo que atañe a la magistratura, Craxi tenía en la mente un proyecto de ley para someterla al control del estado y evitar su excesiva independencia e intromisión en la política. Esto inevitablemente ha causado no poco revuelo en un poder que siempre ha disputado con el Parlamento y el Gobierno la toma de las riendas de la política y ha hecho de la interpretación legislativa un instrumento para crear en la sustancia normas a pesar de que Italia no sea un país a ordenamiento common law(NB16). Y más si pensamos que su idea de socialismo era muy distinta de aquella parte de la magistratura partidaria del socialismo maximalista, no por nada el Fiscal que protagonizó el proceso contra Craxi fue Antonio Di Pietro que años después participará activamente a la vida política.    

  • Otros partidos

El odio hacia Craxi atildado como Ladrón y Corrupto fue también utilizado por fuerzas políticas como la Liga Norte como titular para agarrar votos en aras de una nueva política sin pecado. En realidad con él fuera de servicio, el fantasma de la corrupción no se murió, de lo contrario, se legitimó.

  • Potencias Europeas

Finalmente, Italia se convirtió en una potencia mundial que podía amenazar los intereses de Reino Unido y la reunificada Alemania(NB17). Y precisamente tras la caída del muro de Berlín, una renovada entente franco-alemana, empujaba la política italiana para que cambiara su rumbo.

Más que un gigante, un vidente

A la víspera de la caída del muro de Berlín y más en lo general el comienzo de la era global, Craxi percibió que un giro modernizador al país era la clave para seguir entre los primeros. Y este giro modernizador tenía que pasar por reformas constitucionales, económicas etc. Algunas reformas sí que se emprendieron pero otras por las razones que hemos redactado no pudieron o no quisieron llevarse a cabo durante su mandato y tras el terremoto Tangentopoli todo eso cayó en el olvido y el país entero no sólo se quedaría paralizado  sino se volvería de gigante europeo a enano(NB18) utilizando una sigla tanto de moda hoy un país de los PIGS. El tamaño de los líderes que le sucederían lo dice todo en comparación con él que en juventud practicó el baloncesto.

Su último discurso a la cámara de los diputados en 1993 que avisaba tanto a los parlamentares como a los ciudadanos que una vez fuera él y sus vasallos la financiación ilegal y la corrupción no acabarían, sonó como una predicción, dado que aquellos que vendrían después de Silvio Berlusconi a Romano Prodi, pasando por gobernadores regionales como Loiero, Marrazzo o Alemanno que han sido arreciado por escándalos de todo tipo (financiación ilegal, nepotismo, colusión con organizaciones criminales, utilizo indebido de dinero público etc)

Pero lo más escalofriante que nos llegó desde su exilio en Hammamet son las ulteriores pruebas de que lo que pasaría después de su muerte. La crisis económica de un país entero y el avance del poder de las finanzas globales que aplastaría la soberanía de las naciones o pondría a su mando sus títeres.

En este contexto, tal vez podríamos comprender algunas decisiones políticas poco ortodoxas e impopulares haciéndonos preguntas e intentando responder.

       1)Porqué abolir de sólo 3 puntos la Escala Móvil si la doctrina económica quisiera que se abrogara del todo, de hecho en el año 1992 el Gobierno Ciampi abrogándola definitivamente alardeó que había emprendido el sendero del ajuste de cuentas y de la reactivación económica tras la crisis de los primeros años 90.

Pues ahora les doy algunas respuestas.

Primero, he de decirles que no defiendo políticas salariales filo-comunistas que los hechos (como la amenaza de la inflación) han demostrado que son erróneas. Lo mejor según la teoría económica sería hacer que los salarios crezcan según la productividad. Sin embargo, el peligro que probablemente Craxi había vislumbrado, era que abrogando completamente la Escala Mobile se los salarios reales se pararían.

De hecho, LOS SALARIOS NOMINALES ESTÁN PARALIZADOS DESDE EL AÑO 1992 según unos estudios realizados en 2007, cuando empezaban a verse los brotes de la crisis. Admitimos que si la inflación se da por el lado de la oferta, aumentar los salarios para salvar el poder de adquisición no es una buena idea, qué pasa cuando la demanda aumenta y por ende la inflación y los salarios se quedan estancados?

Pues pasa lo que ha ocurrido en Italia en más de dos décadas a partir de este acontecimiento: el consumidor pierde poder de adquisición debida a la bajada de los salarios reales.

En el escenario internacional de los 80 Reagan por actuó una política de moderación salarial y recorte sociales recibiendo críticas por los estratos más bajos de la población (como la población Black), por el otro bajó los impuestos, mejoró el sistema de desarrollo de carrera y abrió la puerta a una gestión de los ahorros más fructuosa con la reforma del sector financiero, con lo cual el americano medio aumentó su optimismo y su poder de adquisición. La receta de Craxi fue distinta pero igualmente exitosa, sin embargo, en los ‘90s en Italia cuando se llevó a cabo esta medida reaganiana o clintoniana de moderación o congelación de los salarios la siguieron un aumento de los impuestos y la idea de desarrollos de carrera murió con el optimismo craxiano.

Probablemente, Craxi intuyó que Italia no era EEUU y que el frenazo de los salarios podía frenar los Consumos que en los 80 junto con las exportaciones sacaban adelante el crecimiento.

       2)Si tras sus últimos escritos en que Craxi predecía el declino italiano dentro del contexto europeo alguien podría preguntarse por qué su gobierno nos metió en este follón.

La cuestión va analizada moviendo atrás las agujas del reloj. En aquella época Italia era un país fuerte tanto a nivel económico como a nivel político, fortaleza en que Craxi como hemos visto dio su gran contribución mientras Alemania aún estaba dividida en Alemania Occidental muy poderosa y la atrasada Alemania Oriental.

Según indiscreciones que saldrían después, en los 80 las mayores personalidades políticas en el mundo Tatcher, Gorbachev y Reagan estaban en contra de la reunificación alemana por el hecho de que la vieja potencia, que luego contaría con 80 millones de personas, podría habría vuelto a reclamar su espacio vital(NB19).

Ahora bien, la visión de Craxi era de una Europa con Italia protagonista y basada en una visión común entre el conjunto de países (12 en aquella época).  Según sus críticas al tratado de Maastricht, él jamás habría aceptado una Europa a sentido único que relegara a Italia a un papel de potencia sumisa por eso daba por sensato su renegociación.  Así que de la misma manera en que se contrapuso a la mayor potencia mundial EEUU se habría opuesto a los dictámenes de Alemania y la Política Económica del BCE dado que consideraba la unidireccionalidad en política monetaria y fiscal (a través los vínculos del tratado) como limitaciones a la soberanía y un harakiri para Italia, cosas que en efecto hoy en día se ha hecho realidad.

En fin, probablemente hoy en día se está cumpliendo una condición que en aquel entonces quedaba latente y disputada o sea la anulación de los estados nacionales ahora sometidos a los poderes fuertes.

Al Igual que Mussolini, Craxi había trabajado mucho para volver a dar a Italia un carácter independiente y su lugar que le pertenecía en el mundo rompiendo con su historia de dominación extranjera que siempre le había acreditado mientras que los políticos que les sucederían se dejarían arrastrar por el sueño europeo y por tanto por la voluntad de quienes se ocultan detrás de ello.

       3)Otra pregunta que nos podría ocurrir es ¿para qué más un papel activo o hasta de hegemonía de Italia en el mediterráneo podía beneficiar el conjunto de Europa?

La clave de esta afirmación está en sus buenas relaciones con líderes de los países del norte de África y de Oriente Medio, y también en su visión de ayudas humanitarias concebida como una inversión.

A diferencia de Mussolini, su política exterior decidida y animosa no era por un renovado ímpetu imperialista sino por la razón de que si Italia hubiera promovido la estabilidad política en aquellos países donde las desigualdades y las tensiones sociales podrían fácilmente haber provocado una guerra civil con un incontrolado flujo de migrantes hacia Europa.

Pues, hoy en día precisamente faltando un contrapeso a las decisiones unilaterales de  aquellos que acogen falsos refugiados.

En relación a las ayudas humanitarias a los países con alto endeudamiento su idea de fondo era que la cooperación humanitaria no debería de haberse limitado a específicos proyectos (como es recurrente al día de hoy) sino a la creación de una sólida estructura económica (traer democracia y seguridad para la creación de áreas de libre intercambio por ejemplo).

Entre las medidas conviene recordar el trillón de antiguas liras italianas(NB20) para la cooperación y el desarrollo (financiación abrogada luego en 1992) que era una cantidad muy ínfima para Italia (el 0,07% del PNB), pero que en una visión conjunta de ayudas por parte de los países desarrollados, podría haber  tenido mucho significado para aquellos países bajo el umbral de pobreza.

       4)¿Por qué el proceso de privatizaciones no fue abordado con Craxi?

Puede ser verdad que abordar la cuestión de las privatizaciones en un momento histórico en que la sociedad quería que los bienes de utilizo común como la energía, el agua o las comunicaciones estuvieran lejos de la ley del mercado podía haber empujado a Craxi a poner un veto a este proceso por miedo a una pérdida de votos e los electores de izquierda; de los últimos escritos desde Hammameth emerge otra verdad.

Sus críticas a las políticas de los años 90 llevadas a cabo en Italia por Romano Prodi (aunque era una práctica difundida en otros países como en España donde J.M. Aznar piloteó la venta de empresas públicas como Telefónica a gente cercana a él)  se centraban también en las peligrosas consecuencia hacia la industria italiana de la venta a precios muy por debajo de aquellos del mercado de empresas públicas estratégicas a los “amiguitos” de turno.

       5)Una última pregunta puede ser: ¿la no internacionalización de la deuda pública era una elección conservadora de gobierno que se dejó escapar las oportunidades de la venidera Nueva Economías o la voluntad del gobierno de no someter a los acreedores externos la política económica nacional?

Bajo mi punto de vista esta prudente decisión podía tener sentido en otro entonces cuando los altos rendimientos de los bonos empujaban el pequeño ahorrador o las empresas a apostar sobre los títulos de deuda pública. No obstante, en condiciones actuales este proteccionismo no es la vía a seguir, ya que tras la caída del poder de adquisición de los salarios y los rendimientos muy bajos  de los títulos de estado ningún ahorrador destinaría a ellos sus fondos (¡aun porque no tiene para ahorrar!)  y por ende de no encontrarse la deuda demandantes el país declararía bancarrota.

Con la liberalización de los movimientos de capitales el riesgo de bancarrota se ha considerablemente reducido pero la desgracia es que cuando la deuda pública desborda el límite psicológico entre el 40% y el 60%(NB21) nuestros acreedores: las  multinacionales financieras o países con saldo positivo con el exterior se hacen más fuertes e inevitablemente dicten las políticas monetarias y fiscales (como China con EEUU). 

Conclusión

Tras el análisis llevado a cabo, hemos cotejado luces y sombras alrededor de la figura de este jefe de estado.

No podemos rehabilitar por completo un líder político cuyos pocos pero graves errores están pesando factura a las nuevas generaciones, además de que éticamente los partidos jamás deberían de recurrir a la financiación irregular (¡y personalmente me da igual la frase “es que lo hacen todo!”.

Empero, tampoco podemos definirle estrictamente otro chorizo, ante todo porque  los verdaderos chorizos son los que le han precedido y sobre todo seguido, por el hecho de que lo han hecho mucho peor que él (la caída de los indicadores macroeconómicos PIB, Export, Empleo… el empobrecimiento de la clase media, una burocracia opresiva e ineficiente, la cada vez menor confianza en las instituciones, la estampida de los cerebros, el aumento de inseguridad en el centro-norte, una política exterior de figurantes y un clima de descontento social bien representado en la película La Gran Belleza, son la prueba evidente).

Y segundo porque en muchos casos ha demostrado inteligencia, valentía, patriotismo, circunspección y coherencia cualidades muy raras en un político especialmente al día de hoy. Las cuestiones sobre un posible enriquecimiento personal a través de la política aunque desmentidas por su familia y amigos personales, realmente nos importan poco; durante su mandato este personaje político tal vez hizo todo lo posible para garantizar el bienestar del ciudadano medio y protegerlo de las pretensiones imperialistas, de agresión de los poderes fuertes como las finanzas globales y de los cambios que supondría la caída del muro de Berlín y la globalización a los cuales el país no estaba preparado.

Precisamente por su carácter anti sistemático que Craxi iba eliminado, no a manos de sicarios sino a través de la destrucción de su imagen y de su persona por medio de aquella vieja casta política que le dio las espaldas, aquella que creció detrás de ella, la magistratura, la prensa y los otros medios de comunicación. Sin embargo, su recuerdo alimentado por el hacerse realidad de sus profecías queda aún vivo en la imaginación de la sociedad que prefiere vivir en un pasado resplandeciente que en un presente sombrío y precisamente entre las sombras de la Italia del nuevo milenio que se mueve el fantasma de Craxi pareciendo un temible gigante frente a los actuales enanos de la política italiana.     

Genn di Palma

________________

Notas a pie de página:

  1. Tal como él mismo afirmó en un escrito: su corriente socialista se inspiraba a Proudhon.

  2. En aquellos años era opinión difundida que había dos estados: uno: el estado burócrata del pentapartido que pensaba más en “cómo repartirse la tarta” y otro: el Estado real o sea aquello representado por el crimen organizado una gran pulpo (piovra) que extendía sus tentáculos tanto entre la gente común y en las actividades productivas como en la política local y nacional y años después amenazó seriamente el estado tal vez con la complicidad de algunos servicios secretos desviados.

  3. Además, en los años 70 se ha cuestionado la validez curva de Philipps o sea a mayor inflación, menor paro, ya que cuando la inflación procede del lado de la oferta la evidencia empírica ha demostrado que  coexisten paro e inflación.

  4. Movimiento 5 Estrellas. En otra palabras, los podemistas italianos.

  5. El centro de la industria cinematográfica italiana ubicado en Roma.

  6. A precio de un notable aumento del paro y del degrado social.

  7. Y hoy en día con las reforma de las autonomías locales cada vez más autónomas del Gobierno Central  y la práctica cada vez recurrente de las condonaciones, el abuso por parte de los ediles sigue siendo una plaga social.

  8. Nada que ver con la telebasura de emisoras como Telecinco controlada por el grupo Fininvest; si hubo algo imborrable e inolvidable para los jóvenes que vivieron aquellos años además de Michael Jackson o Maradona eran los programas de televisión y series televisivas.

  9. Los soldados americanos encontrándose en inferioridad numérica tuvieron que retirar su pretensión, no obstante este incidente en seguida le costará a Craxi muy caro.

  10. Más adelante diremos que la amenaza de una quiebra probablemente tenía un guión predeterminado.

  11. En aquellos años se disciplinó por ejemplo la normativa del IRPF.

  12. La espiral: aumento de inflación y aumento de la tasa de interés contribuyeron al aumento de deuda pública que no obstante, estaba muy ocultado debido a que el banco central italiano recompraba los títulos de deuda pública que emitía. El “chollo “se acabó cuando en los primeros años de los ‘80s se estableció el divorcio entre Banco Central y Ministerio del Tesoro.

  13. Fuente: www.larepubblica.it

  14. Ofertas Públicas de Venta.

  15. Un ejemplo que avala esta tesis se deduce en el siguiente párrafo.

  16. El peligro del derecho libre consta de unas sentencias que a través del instrumento jurídico de la interpretación se alejan casi completamente de la ley de referencia.

  17. Fuente: “Italia, potenza scomoda: dovevamo morire, ecco come…”

  18. Es curioso como en los ‘80s la imagen de un jefe de estado italiano era personificada por Craxi que medía 1.89 no por nada en su adolescencia practicaba baloncesto, mientras en los ‘90s y en los 00s la personificaban Prodi alto y Berlusconi alto.

  19. En diferentes formas de 50 años atrás.

  20. En euros sería 516.460.000 €

  21. En Economía de la empresa según la doctrina el equilibrio de fondos propios y ajenos está entre el 40% y el 60%. De todos modos, si la deuda está dentro del 60% (como dice el Tratado de Maastricht) eso para un país históricamente virtuoso en cuanto a finanzas públicas no desencadenaría presiones por parte de los acreedores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *