“El problema es que es legal” – Barack Obama refiriéndose al caso de los papeles de Panamá

Barack Obama en una comparecencia sobre los papeles de Panamá. Fuente de imagen: Google imágenes.
Con esta mano dura criticaba Obama, el pasado 6 de abril, a todo aquel que se hubiera visto involucrado en el escándalo conocido como Los papeles de Panamá, incluso a su queridísimo amigo Mauricio Macri, Presidente de Argentina, cuyo nombre aparece también en los famosos documentos que últimamente han provocado dolor de cabeza a más de uno.
Panamá, un país de 3,5 millones de habitantes cuyo estrecho conecta el Pacífico con el Atlántico, aparece de nuevo en los medios. Por desgracia para sus habitantes, esta vez no es para hablar ni del estrecho, ni de progreso, sino de corrupción y de evasión de fondos, aunque eso sí, por parte de empresarios, políticos y celebrities de todo el mundo que tienen o han tenido grandes sumas de dinero en bancos de este diminuto paraíso sudamericano.
La empresa de Jürgen Rolf Dieter Mossack, el fundador, vio la luz en 1977, aunque fue en 1986 el empresario alemán cuando se alió con Fonseca Mora y la empresa pasó a llamarse “Mossack Fonseca”. Cabe decir que hay quien apoda a Mossack “el nazi”, y no por casualidad, ya que, tras la publicación de los documentos que forman parte de la investigación periodística conocida por todo el mundo como “los papeles de Panamá”, se ha descubierto que su padre formó parte de las SS y en 1945 fue detenido por tropas estadounidenses, aunque se libró de tener que ser juzgado en los juicios de Nüremberg porque logró convertirse en informador de los aliados.
Cuando Jürgen contaba con 12 años de edad la familia se trasladó a Panamá y su padre seguía colaborando con la CIA, pero se habla de que llegó incluso a convertirse en un doble agente secreto y que informaba también al Servicio Secreto alemán. De hecho, y que cada uno opine lo que quiera, el hermano de Jürgen es hoy en día consul honorario de Panamá en Frankfurt.
Volviendo al meollo de la cuestión, el tema es que, como mencionó en una entrevista el ex Presidente mexicano Vicente Fox, hay países que tratan de atraer a nuevos inversores bajando sus tasas impositivas a empresas, y eso no es ilegal. Están en su derecho de hacerlo. El verdadero problema comienza cuando hay quien emplea estas tácticas para lavar dinero.
Desde que han salido a la luz los nombres de ciertas empresas y personas en Europa relacionadas con este caso, la UE se ha mostrado tajante al tiempo que hipócrita, diciendo que se va a mirar con lupa el tema de los paraísos fiscales y que se va a exigir a las empresas que cumplan las mismas medidas a las que se someten los bancos al mismo tiempo que se dice que dentro de la Unión Europea no hay paraísos fiscales.
Pues bien, no es del todo cierto, pues en el viejo continente podemos destacar los casos de Andorra, Luxemburgo, Suiza (aunque no es parte de la UE) y, depende cómo se mire, Irlanda, pues, hace décadas, la isla esmeralda trató de salir de la profunda crisis prometiendo a grandes multinacionales como Apple, Amazon o Microsoft un tipo impositivo del 10% (para las empresas establecidas en el territorio antes del 31 de diciembre de 2011; El tipo actual es del 12,5%*). Aún así, el año pasado anunciaba el diario El Economista en este artículo que el gobierno irlandés anunciaba reducir el impuesto de sociedades para algunas empresas al 6,25% en 2016, aunque sólo se podría aplicar a “los beneficios derivados de las patentes y la propiedad intelectual”, y con el fin de atraer inversores.
Si buscamos la definición de “paraíso fiscal” en el diccionario, podemos encontrar lo siguiente: “Se conoce como paraíso fiscal al territorio cuyo régimen tributario es especialmente favorable a los no residentes. Por lo tanto, muchos ciudadanos y empresas se domicilian en dicho territorio con fines legales, aún cuando no vivan allí. Las ventajas de los regímenes tributarios de los paraísos fiscales suelen contemplar la exención parcial o total del pago de impuestos.[…] Los paraísos fiscales suelen ofrecer otras ventajas, como leyes o normas que no permiten el intercambio de información para propósitos fiscales con otros. Estos territorios también suelen ser acusados de falta de transparencia, lo que supuestamente permite el lavado de dinero u otro tipo de delitos financieros.”
Por otra parte, desde Panamá se quiere limpiar la imagen del país y se afirma que su sistema fiscal es legal, lo que es ilegal es lo que hacen aquellos que quieren burlar a los sistemas fiscales de sus respectivos países y denuncian la presión para que cambien su sistema fiscal a raíz del escándalo.
De hecho, razón no les falta, pues su ley de sociedades data de 1927 y es una copia de la del estado de Delaware, el paraíso fiscal estadounidense por excelencia, aunque hay otros como Nevada, posible razón por la cual casi no hay ciudadanos estadounidenses en las listas del caso que se está investigando y que los medios seguirán publicando nuevos datos con toda certeza.
Otra cuestión a tratar y que podría poner entredicho algunas declaraciones realizadas por algunos representantes de la UE al respecto de que el secreto bancario ya no existe en Europa, pues países como Suiza, que a pesar de tener una posición estratégica en Europa y de tener buenas relaciones con todo el mundo y pese a haber firmado acuerdos de colaboración, como país neutral que es, puede en un momento dado negarse a compartir información de aquel ciudadano que desee enviar su dinero a un banco en territorio helvético con el país de origen de esta persona, porque estaría en su derecho a hacerlo como país soberano que es.
Con este mismo argumento, EEUU, uno de los países impulsor es del Intercambio Automático de Información (IAI) bancaria que acordaron aplicar los ministros de finanzas del G-20 no se subscribió a este acuerdo, pues afirman trabajar con acuerdos bilaterales entre países, y Panamá, bajo influencia americana desde tiempos de la Operación Condor, más de lo mismo, lo que refleja una vez más la posición individualista de los Estados.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.