1. Nació en Londres en 1882 y su nombre completo era Adeline Virginia Stephen.

No fue hasta que se casó con Leonard Wolff, economista, en 1912, cuando adoptó el apellido que posteriormente la haría famosa en el ámbito de la literatura.

2. Parece ser que Wolff también optó por crearse un lugar en el mundo empresarial, pues, junto a su marido creó la tan célebre editorial Hogarth Press, que usaría para publicar sus propias obras y las de autores como T. S. Elliot, S. Freud o K. Mansfield.

3. Introdujo la lírica como forma de expresión, mediante la cual hablaba de un elemento tan desconocido en la época como lo eran los sentimientos.

Además, pese a criarse en un ambiente machista, consiguió abrirse camino y reivindicar el papel de la mujer, tanto en la literatura como en la sociedad.

4. La escritora era bipolar, lo que la hacía dudar de algo que en realidad no podía evitar: su atracción hacia las mujeres.

De hecho, era abiertamente bisexual, aunque odiaba las etiquetas, y tuvo varios grandes amores, entre los que destacaba la poetisa Vita Sackville-West, quien, a su vez, tenía una atípica relación abierta con su marido, en la que ambos podían mantener relaciones con personas del mismo sexo.

vwolff

5. Comenzó a tener crisis supuestamente a raíz de la muerte de su madre, y se dice que éstas eran mayores cuando se encontraba terminando alguna de sus obras, aunque volvía a la normalidad cuando empezaba a escribir la siguiente.

También es un hecho reflejado en sus personajes y en la descripción de éstos.

6. Para Wolff, la escritura era, al parecer, una forma de evadirse de su enfermedad, y llegó a lograr lo que ni ella misma hubiese soñado: conseguir mayor reconocimiento que algunos de los escritores varones más sobresalientes de la época.

7. Conoció a su marido en el barrio de Blomsburry, lugar que se convertiría en un círculo literario formado por un grupo de compañeros de la universidad de su hermano. En este grupo, llamado más tarde el grupo de Bloomsburry, destacaban nombres como el del economista J.M. Keynes y los de los filósofos B. Russell y L. Wittgenstein.

8. Temía escribir en sus obras párrafos demasiado descriptivos por temor a ser arrestada por la policía británica, y llegó incluso a eliminar párrafos que hablaban de relaciones lésbicas.

9. Se suicidó tirándose a un lago en 1941 tras una profunda crisis depresiva, aunque no sin antes dejarle una nota a su marido, en la que le decía, entre otras cosas, lo siguiente: si alguien hubiese podido salvarme, ese alguien hubieses sido tú.

Categories: Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.