Nieves Concostrina

Nieves Concostrina nació en Madrid en 1961. A lo largo de su trayectoria profesional ha recibido varios premios, tanto por su carrera periodís- tica como por su trabajo como escritora. En noviembre de 2005 fue galardonada con el XX Premio Andalucía de Periodismo, en la modalidad de radio. En abril de 2010 recibió el Premio Internacional Rey de España de Periodismo en Radio, otorgado por unanimidad a un capítulo de una serie de 24 titulada “Acércate al Quijote”. También en ese año se le concedió el Micrófono de Oro. Tras varios libros sobre temas históricos y cientos de anécdotas de sus personajes, en enero de 2015 se publicó su primera novela “Antonia”.

Es un placer para nosotras poder dejaros con estas preguntas que Nieves tan amablemente nos ha contestado. Estudió Ciencias de la Información y desde muy joven empezó a trabajar en el mundo del periodismo. ¿Siempre tuvo claro que quería dedicarse a eso, o hubo algún detonante que la empujase a hacerlo?

Tuve las mismas dudas que tiene cualquier adolescente. Al principio, no sabía si ser azafata o periodista. Cuando descubrí que una azafata en realidad era una camarera, se me desinfló la vocación. Además, nunca me iban a admitir porque era miope. Me decidí por el periodismo porque me gustaba escribir.

¿Cómo fue la experiencia de trabajar a las órdenes de un grande de la televisión como Jesús Hermida? ¿Qué recuerdos guarda de aquella época?

De todos mis jefes he aprendido algo, pero la verdad es que, de todos los medios en los que he trabajado, el que menos me ha interesado ha sido la televisión. Ni le veo la magia de la que tanto hablan ni profesionalmente me ha aportado nada. Mi paso por la tele lo recuerdo como una experiencia más. De Jesús Hermida no aprendí grandes cosas, la verdad. De mis jefes televisivos no saqué enseñanzas. Todo lo que llevo aprendido me lo enseñaron en la prensa escrita y mis jefes en la radio… Pepa Fernández, Carles Francino…

Actualmente es redactora jefe de la revista “Adiós”. ¿Qué le aporta personalmente este proyecto?

Me aporta dinero para vivir (poco). Solo es uno de los varios trabajos que tengo. Dura vida la del colaborador, siempre a salto de mata y picando de aquí y de allí. Las mejores aportaciones personales las recibo de los amigos, de los lectores, de los oyentes…

¿A qué edad escribió su primer libro? ¿Recuerda cómo se sintió cuando tuvo en sus manos el primer ejemplar hecho realidad?

Mi primer libro salió en 2008 y no puede decirse que lo escribiera, porque en realidad llevaba cinco años escribiéndolo. Era una recopilación de lo que contaba en la radio, en el espacio “Polvo eres”. Cuando vi la obra en las estanterías de las grandes librerías sentí mucha vergüenza y mucho miedo… y a la vez mucha emoción y muchos nervios. Exactamente las mismas sensaciones que sigo teniendo ahora y que espero seguir teniendo en un futuro.

Nombre su libro y autor favoritos. ¿Han influido algo en su forma de escribir, o ha usado siempre un estilo propio?

No tengo un favorito. Me gustan muchos y muy variados. García Márquez, Eduardo Mendoza, Patricia Highsmith, Tom Sharpe, Stephen King, Conan Doyle, Oscar Wilde, Almudena Grandes, Pérez Reverte, Miguel Mihura, Poncela… Me gustaría escribir como ellos y vender como ellos, pero, como dijo aquel, lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible. Mi estilo es mío, para bien y para mal. Muchos autores me gustan pero no me han influido.

La editorial con la que ha publicado todos sus títulos es La esfera de los libros. ¿Por qué la eligió?

No la elegí yo. Me eligió ella. Mi primer libro lo paseé por varias editoriales y en todas me lo rechazaron porque decían que “no se ajustaba a su línea editorial”. Solo La Esfera de los Libros confió en mí desde el principio. Solo los grandes van por la vida eligiendo editorial. Cuando eres novato, son las editoriales las que eligen… tú no tienes nada que decir.

De los libros que ha escrito a lo largo de su trayectoria, ¿cuál es su favorito? ¿Por qué motivo?

Mi favorito es el último, “Antonia”, porque es la primera novela, pero seguramente pasará al segundo lugar en el ranking cuando escriba mi si- guiente libro, que a su vez se verá desplazado cuando escriba el próximo.

¿Cuál es su obra más vendida y la que mayor repercusión ha tenido a nivel nacional y, en su caso, también internacional?

No tengo datos internacionales, la verdad, aunque sé que se están vendiendo en Hispanoamérica, pero los dos libros que mejor se han vendido son “Antonia” y “Menudas historias de la Historia”, con 24 o 25 ediciones (creo), diez u once de ellas en bolsillo.

El tema predominante en sus obras es la Historia, aquellas anécdotas y sucesos peculiares que casi nunca se cuentan y sobre los que todo estudiante y gente en general tiene curiosidad. ¿Qué le llevó a empezar a escribir sobre estos asuntos?

La subdirectora de informativos de RNE, Carmen Pascual, me pidió que hiciera para el informativo matutino una pequeña pieza en tono simpático con la efeméride del día. Así co- mencé a escribir de Historia y a contarla por la radio, aunque es una materia que siempre me ha gustado y me ha divertido mucho. Compartirlo con los oyentes era lo mejor que me podía pasar.

En 2014 se publicó su primera novela, “Antonia”. ¿Está basada en la historia real de una sola mujer, o es un resumen de lo que sufrieron todas ellas para sacar a su hijos adelante en la época de la posguerra?

Es una historia real de principio a fin, pero a la vez es la historia general de muchas mujeres y hombres de este país. Todos sufrieron las mis- mas miserias. En Madrid o en el pueblo más perdido de Aragón. La historia de Antonia es común a miles de mujeres que sufrieron el analfabetismo, el hambre, las carencias y los abusos.

¿Cree que la juventud se ha relajado mucho en el hábito de la lectura, o por el contrario opina que cada vez son más los jóvenes que se inician en el mundo de las letras?

No tengo ni idea de por dónde van los gustos de los jóvenes, entre los que me cuento porque no he dejado de serlo. Supongo que habrá de todo… unos leen más, la mayoría no lee nada, otros tantos no saben cómo se abre un libro, otros aspiran como mucho a entrar en Gran Hermano… ni idea de lo que pasa por sus cabe- zas. Pero no me preocupa. El problema lo tienen ellos.

Según su opinión, ¿influye la ideología política del autor y su forma de escribir a la hora de que el lector se decante por una u otra obra?

Imagino que algo influirá. Yo jamás me compraría un libro del papa Francisco.

Por último, ¿qué le diría a un grupo de chicas jóvenes como nosotras, ilusionadas con este proyecto, con ganas de publicar su propio libro algún día y de cumplir su sueño? ¿Algún consejo?

Pues no voy a andar con paños calientes. La cosa está muy difícil. No basta con tener una buena historia entre las teclas, ni escribir muy bien… nada de eso vale si alguien no te da una oportunidad para publicar. Hay miles de escritores geniales que aún están en la sombra porque no han tenido la suerte de que una editorial les dé una oportunidad.

Muchísimas gracias por esta sincera y magnífica entrevista. Ha sido un placer para nosotros contar con tu colaboración en este número.

Un abrazo de todo el equipo de La Palabra Púrpura.

Amor Luna

Categories: Entrevistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *