cancionsona

Nathalie Delorgne estudió traducción e interpretación en la Universidad de Alicante. Reside en la provincia de Alicante, aunque es de nacionalidad belga, y este mismo año acaba de publicar su primera novela, obra que presentó en la misma universidad en la que se graduó.

Hola Nathalie, en primer lugar, muchas gracias por concedernos esta entrevista, y a continuación, pasaremos a las preguntas:

– Sabemos que el hecho de publicar tu primera novela puede llegar a parecer una odisea, ¿qué se siente ahora que está hecho?

Siento, sinceramente, que me encuentro en un embarcadero, las maletas preparadas para un largo viaje. La escritura no es tan solo un entretenimiento pasajero, ya que ha sido parte de mí desde hace años. Ya contaba historias sin sentido a mi hermana pequeña cuando apenas teníamos edad para formular enunciados más complejos. Un libro es, por lo tanto, un peón jugado en el tablero de una partida que no ha hecho más que empezar y, con ello, van a la par sentimientos como la preocupación, la felicidad, la tristeza… Escribir no es una actividad monótona.

– Dinos, ¿de qué trata tu novela exactamente?

Ante todo trata de los sueños, las ambiciones de la gente, la fuerza de cada uno para alcanzar sus metas. A través de los ojos de Andrew Plummer, un joven londinense, entramos en un mundo paralelo, un mundo donde realidad y ficción se mezclan para crear un puente al entendimiento de la mente humana. Ambientado en lo que consideraríamos nuestra actualidad, con los avances tecnológicos correspondientes, el uso de smartphones, ordenadores y demás, nos dejamos llevar por un protagonista en busca de una razón para vivir, intentar llenar el vacío que todos tenemos en nuestro interior y luchar contra los demonios imaginarios que nos torturan.

La gracia de esta novela está en la interpretación de cada persona, hecho que me llena de curiosidad. Habrá quien lea una bonita historia de amor, otro que lo analice más filosóficamente… Para añadir un toque de humor, he tenido lectores que han llegado a comparar mi obra con el famoso videojuego Los Sims o los que han preferido algún que otro personaje de la novela y han decidido crear un club de fans a su manera. Estoy, ahora mismo, esperando un dibujo estilo yaoi de un lector con un punto de vista la mar de extravagante.

– ¿En qué te inspiraste para escribirla?

Esta pregunta no es tan sencilla de responder. Considero que esta obra ha sido el resultado de mi realidad, los altibajos que he tenido, más después de acabar la carrera. ¿De dónde me vino la idea clave de la historia? Al terminar los estudios, al igual que bastantes estudiantes, entré en una fase que se definiría como ¿ahora qué? Necesitaba cambios, tanto en mi vida sentimental como profesional. Decidí hacer borrón y cuenta nueva para muchas cosas. 

Al tener más tiempo para mí, recuperé mi afición a la lectura y la escritura. Los giros del destino hicieron también que acabase colaborando en un foro de escritores inglés a lo largo del verano de aquel mismo año. Algo de fantasía, un toque de romance… Simplemente, surgió. Aquello que había sido una historia de un par de capítulos en internet se convirtió en un libro serio, un libro al que dediqué mucho tiempo y amor.

Ahora bien, como todo artista, no negaré que tengo una musa que es la fuente de mi inspiración y creatividad.

– Sabemos que estás escribiendo una segunda, ¿se trata de una segunda parte?

El segundo manuscrito está terminado, pero no me es posible dar fechas de publicación todavía. No, no se trata de una segunda parte, pues quiero aportar a mis lectores diferentes horizontes con los que poder ellos mismos crear sus propias historias. Asimismo, el futuro ya dirá si existirá una segunda parte o no.

– ¿Te gusta seguir tu propio estilo o hay algún escritor al que hayas intentado copiar de alguna manera?

Considero que copiar a un autor es, hasta cierto punto, equivalente a plagiar sus obras. Mi objetivo es conseguir mi propia imagen, un estilo propio que mis lectores puedan reconocer en mis obras. Al leer trabajos de otros escritores, le doy más vueltas a cómo no imitarlos más que a oh, este pasaje suena bien, vamos a alterarlo un poquito y añadirlo en mi libro. No cambia mucho del copia y pega actual del que muchos autores de obras en ficción abusan al tener escasez de creatividad.

– Hablando de autores, ¿hay alguno en particular por el que sientas admiración?

En general, se suele contestar con el nombre de algún escritor clásico famoso o, si hablamos de alguien más enfocado al público juvenil, a algún que otro autor de best-seller actual. En mi caso, más que autor, creo que contestaría con una lista de libros que, no forzosamente, esté compuesta por obras de fantasía o ciencia ficción. La lista es bastante larga, dado que al recibir una educación franco-española, me fue ciertamente inevitable leer los clásicos de ambos idiomas. Sí, también he leído la trilogía del Señor de los Anillos, así como Orgullo y Prejuicio de Jane Austen. Drácula, Las Mil y Una Noches, Un mundo feliz. Por otra parte, es cierto que corre en mis venas la necesidad de superar a ciertos autores de nuestros tiempos. La práctica, la experiencia y la suerte ya me mostrarán el camino.

– ¿Crees que el hecho de haber estudiado traducción e interpretación te ha ayudado a decantarte por escribir o no tiene nada que ver?

Sin duda y por múltiples razones. La más obvia es el haber estado constantemente trabajando y estudiando entre textos de diferente índole. Sin embargo, existe un conflicto bastante presente en traducción que me hizo realmente decantarme por la escritura. Si bien los dobladores de películas están en lucha constante por demostrar que, ellos mismos, son actores en el puro sentido de la palabra, ocurre un caso parecido en lo que podría ser tratado como el formato papel. Muchos son los traductores que se proclaman a ellos mismos autores pues recae en ellos adaptar una obra a un público seguramente bien diferente al original con los giros de idioma que corresponden a determinada lengua. ¿Es esto cierto? ¿No lo es? ¿Son los traductores simples sombras de los creadores de historias tan sumamente diferentes?

Harta de este debate sin final aparente, queriendo buscar mi propia vía y no depender de alguien para aportar al mundo otro paraíso literario, me lancé, sin más. 

Sigo traduciendo. Al fin y al cabo, estuve cinco años estudiando cómo hacerlo. propios textos. No obstante, no me decanto por la literatura en cuanto a traducción se refiere, salvo mis propios textos.

– ¿Qué le recomendarías a alguien que quiere publicar un trabajo? ¿Qué pasos hay que seguir? 

Ante todo, le recomendaría esa horrible palabra que está en boca de todos y no deja de ser una gran verdad: paciencia. Publicar un libro no es un juego en el sentido estricto de la palabra, no si se quiere un trabajo serio. Ahora bien, si hablamos de éxito fácil y sin penurias, ya es otro tema. Cada cual tiene su orgullo y sus objetivos en la vida.

Publicar un libro no es solo escribir. Requiere pasarse, a veces, noches en vela pensando en determinado personaje, el giro de los acontecimientos… Después tocaría releer la obra para evitar incoherencias. Para este último punto, recomiendo encarecidamente la ayuda de otra persona, próxima o no, que revise al menos el hilo argumental y, con ello, no me refiero a alguien que dé su opinión sobre la obra en curso, os obligue a modificarla por motivos personales y haga perder la originalidad del trabajo inicial. Alguien que os diga que, después de tres párrafos, el caballo blanco de vuestro capítulo siga siendo blanco y no verde.

Paso siguiente: la revisión o corrección. Está muy bien que algunas editoriales os aseguren la corrección, pero nadie corregirá mejor vuestra obra que vosotros mismos para lo que es lo más grueso del libro. Los errores gramaticales, de pragmática… Tened a mano siempre un diccionario, manuales, más si es vuestra primera obra. Repito: La ayuda de un tercero puede ser muy importante. Un manuscrito lleno de errores y falta de estética puede tener repercusiones negativas a la hora de buscar una editorial.

La búsqueda de una editorial no es el paso más difícil de la cadena, al menos no lo fue para mí, pero sí que podría suponer un quebradero de cabeza. Enviad el manuscrito a muchas editoriales, no os limitéis a dos o tres. Dado cómo está la economía hoy en día y la falta de ayuda de determinadas editoriales a autores nóveles, no os desaniméis. 

Estos serían los pasos previos a firmar un contrato con una editorial. La explicación es mucho más larga, por lo que preferiría que, de llegar a estar alguien más interesado en el tema, me contactase directamente para concretárselo en privado.

Nota: Nuestra invitada Nathalie da la opción de contactarla por Facebook si queréis preguntarle algo más relacionado con este apartado: 

https://www.facebook.com/nathalie.delorgne?fref=ts

– ¿Cómo te imaginas tu carrera profesional de aquí a unos años?

En la cima bebiendo champán desde el yacusi de mi yate privado.

Verónica

Categories: Entrevistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.