Fuente de imagen: Google images. Cada punto del mapa es una lengua en peligro de extinción.

En un mundo cada vez más globalizado y homogeneizado, las lenguas que dominan la comunicación y el comercio mundial traspasan las fronteras políticas y geográficas y arrastran a las lenguas minoritarias hacia el abismo de la desaparición.

Los lingüistas han identificado los puntos calientes donde podrían concentrarse las iniciativas de revitalización, con la intención de que el ser humano abra los ojos y sea capaz de hacer algo para salvarlas antes de que muchas de ellas enmudezcan para siempre.

Entre estos puntos calientes destacan las regiones de América del Sur y Centroamérica, donde hay una gran diversidad de lenguas seriamente en peligro y sin ningún tipo de documento escrito que ayude a su preservación. Entre estas lenguas podemos mencionar el churiguano, el anambé, el mayá, el kiliwa, el wuanana, el mundurukú, el cubeo y el chichimeco, entre otras. En el caso de otras como el culle, el tepecano, el yavitero, el kariri o el tremembé, ya se han extinguido.

Lo mismo ocurre con muchas lenguas pertenecientes a zonas de África, con un total 284 lenguas amenazadas como el kudu, el arzeu y el nagumi; las de Asia oriental, con un total de 933 lenguas en situación de peligro; y algunas de Europa, con un total de 177 lenguas amenazadas, algunas de ellas definitivamente extinguidas desde hace años y otras que están cayendo en el olvido poco a poco, como el eslovincio, el prusiano antiguo, el romaní o el judeo-español.

La Unesco clasifica las lenguas del mundo según el grado de uso intergeneracional. De acuerdo a esto, 2.724 se encuentran gravemente amenazadas y algunas incluso ya ni existen.

Lenguas en situación crítica: 607 

(Apenas se hablan, tan sólo entre los más ancianos).

Lenguas en grave peligro de extinción: 554 

(Sólo las hablan las personas más ancianas acostumbradas a ellas).

Lenguas en ligero peligro de extinción: 681

(Los niños ya no la aprenden como lengua materna).

Lenguas vulnerables a extinguirse: 628

(Los niños la hablan, pero rara vez fuera del entorno familiar).

Lenguas ya extintas: 254

(No quedan hablantes desde 1950).

Tan grave es la situación de la mayoría de ellas y están en tal alto novel de desuso que se estima que de no hacer nada por salvarlas la mitad de los 6.000 idiomas hablados actualmente en todo el mundo desaparecerá drásticamente a finales de este siglo.

desaparecerá drásticamente a finales de este siglo. 

Con la desaparición de estas lenguas no escritas y, por tanto, no documentadas, la humanidad no sólo perdería una gran riqueza cultural, sino también conocimientos ancestrales contenidos, en particular, en las lenguas indígenas.

Sin embargo, este proceso no es ni inevitable ni irreversible: políticas lingüísticas bien planificadas e implementadas pueden reforzar los esfuerzos actuales de las comunidades de hablantes de mantener o revitalizar sus lenguas maternas y transmitirlas a las generaciones más jóvenes.

El objetivo del Programa de lenguas en peligro de la UNESCO es apoyar a las comunidades, los expertos y los gobiernos mediante la producción, coordinación y difusión de herramientas para la vigilancia, promoción y evaluación de la situación y tendencias de la diversidad lingüística, así como la creación y ofrecimiento de servicios como asesoramiento, conocimientos técnicos y la capacitación, buenas prácticas y una plataforma diálogo y transferencia de habilidades.

parLenguas dominantes del siglo XXI

Inglés

Posee menos hablantes nativos que el chino o el español,  pero su fuerza radica en que se habla en los cinco continentes y es la lengua oficial de algunos de los países más poderosos del planeta.  Esto lo ha convertido en el idioma más utilizado en los negocios, el comercio internacional, los estudios científicos e Internet.

Español

Quienes lo hablan como primera o segunda lengua suman aproximadamente unos 500 millones de personas, repartidas por más de 20 países. Su importancia global es cada vez mayor y por eso es la segunda lengua más estudiada después del inglés. 

Chino Mandarín

Es el idioma más hablado de todo el planeta: más de mil millones de personas lo tienen como su lengua nativa en China y países próximos como Indonesia, Camboya o Malasia. El crecimiento de la economía china ha contribuido enormemente a la difusión de esta lengua. Muchos lo consideran ya el idioma del futuro.

Francés

Junto con el inglés, es la única lengua que se habla en todos los continentes. Aun así es tan solo la novena más hablada del mundo. Pese a ello, es el idioma oficial en 32 países y la lengua materna de 80 millones de personas y se estima que es hablado por más de 200 millones en todo el mundo, ya que alrededor de medio centenar de países, regiones y dependencias lo utilizan de forma cotidiana.

Árabe

Es el idioma oficial de una veintena de países entre los que destacan Arabia Saudita, Marruecos o Egipto. El árabe es la auténtica lengua franca de Oriente Medio, gracias a la enorme influencia del islam. Es el octavo idioma con mayor número de hablantes nativos: 280 millones.

Alemán

Este idioma cuenta con unos 150 millones de hablantes, la gran mayoría concentrados en Europa, donde es el idioma más hablado después del ruso. Su uso predomina en Alemania, Austria y Suiza, pero hay importantes comunidades germano-hablantes en la República Checa, Hungría, Polonia y otros veinte países más.

Ruso

La larga sombra de la extinta Unión Soviética permite convertir al ruso en el idioma eslavo más hablado del mundo. Es la lengua oficial en Rusia, Bielorrusia, Kirguistán y Kazajistán, y se emplea como segunda lengua en el resto de repúblicas de la antigua URSS. Si sumamos sus hablantes nativos más quienes lo tienen como segundo idioma, el ruso es hablado a diario por unos 260 millones de personas.

Amor Luna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.