Testimonio sobre la crisis en Grecia

La gran crisis en Grecia empezó al final del 2009 y las consecuencias comenzaron a afectarnos antes del verano del 2010.

Los últimos años anteriores a la crisis, los bancos ofrecían gran variedad de tarjetas de crédito y de préstamos sin comprobar la solvencia del deudor. De esta manera, muchísima gente contrajo deudas que no podía pagar. Sin embargo, muchas personas que tenían un empleo bien remunerado tuvieron la oportunidad de obtener un préstamo para vivienda y aprovecharon la ocasión.

Desafortunadamente, con la crisis, estas personas perdieron su empleo y, actualmente, no pueden pagar sus deudas. No obstante, el gran problema era y sigue siendo la corrupción en la gestión pública. Esa es la verdadera herida financiera de Grecia. 

Muchísima gente ha perdido su empleo y los que han tenido la suerte de conservarlo, perciben salarios tan bajos que no pueden pagar sus gastos. Los impuestos suben. El coste de la vida también. Otros han perdido sus casas y viven en la calle. Muchas personas que tienen buena formación han dejado el país para buscar oportunidades laborales en el extranjero. Otras muchas se han quitado la vida. La popularidad del partido político neo-nazi Amanecer dorado sube dramáticamente.

Sin embargo, hay gente que encuentra fuerza para ayudar a otros. Desde el comienzo de la crisis, movimientos solidarios como Metropolitan community clinic helliniko (MCCH) y el comedor social The other human intentan ayudar a las personas necesitadas y a los que no tienen techo con cuidados médicos y comida. Una amiga mía prestaba sus servicios en MCCH y está asombrada por la cantidad de gente que recurre a ellos para tratamientos médicos y cómo los gobiernos se oponen a todo eso. Conocí una persona que empezó con un comedor social y sé que ha sido detenida tres veces por dar de comer a la gente sin recursos.

El nuevo gobierno empezó con las mejores intenciones. Pero ahora mismo no tenemos ni idea de qué es lo que están pensando y cómo están trabajando. Yo pensaba que el referéndum concedía al pueblo la oportunidad de decir que no podía seguir con la situación y las nuevas medidas de austeridad. 

La respuesta de 62% del pueblo, incluyéndome a mí, fue NO a estas medidas. 

Lamentablemente, el gobierno está adoptando estas medidas pero hace creer a todo el mundo que la Unión Europea no es para la solidaridad entre los europeos sino más bien una unión financiera de los países más ricos. 

No tengo el conocimiento y la información para saber qué pasaría en caso de un posible grexit. Sin embargo creo que las personas adecuadas en lugares adecuados podemos arreglar esto. Tanto dentro como fuera de la zona euro. Pero es difícil encontrar gente adecuada, ya que la mayoría de los que trabajan en política son corruptos y nunca se preocupan por el pueblo.

En nuestro país, no podemos hacer planes ni para el día de mañana, pero si esta situación continúa, solo Steven King podrá probablemente imaginar el futuro.

Testimonio real de I. Marnellou

Margarita y Verónica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.