besoLejos de ser una mera actividad que todos los seres humanos realizan simplemente por placer, a lo largo de los años y gracias a algunas investigaciones científicas se ha demostrado que el sexo sirve para mucho más que para eso, ya que tiene una cantidad de efectos positivos sobre nuestro cuerpo y nuestra mente que jamás habríamos imaginado.

1. Hace que enfermes mucho menos

La actividad sexual ayuda a reforzar el sistema inmunológico de nuestro cuerpo, dado que durante la placentera actividad se generan más anticuerpos que cuando estamos en reposo. De este modo, una persona que practica sexo con regularidad estará más protegida frente a los virus, gérmenes u otros agentes infecciosos que una persona sexualmente inactiva.

2. Disminuye la presión arterial

El sexo es un ejercicio aeróbico y cardiovascular. Mantener relaciones sexuales al menos tres veces por semana ayuda a reducir la presión arterial sistólica, es decir, aquella que en caso de ser alta incrementa el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular o una angina de pecho.

3. Ayuda a prevenir el cáncer

Sobre todo el cáncer de mama y el de próstata. La cantidad de DHEA (dehidroepiandrosterona) y oxitocina segregadas durante el orgasmo ayudan a las mujeres a protegerse frente al cáncer de mama. Así mismo, en los hombres eyacular de forma regular ayuda a disminuir el riesgo de padecer cáncer de próstata.

4. Ayuda a combatir el estrés

Practicar sexo con frecuencia aumenta la neurogénesis (formación de neuronas nuevas), así como el número de conexiones entre células nerviosas, lo que reduce los niveles de ansiedad. Además, según una investigación llevada a cabo en la Universidad de Princeton, tener múltiples experiencias sexuales a diario durante un período de dos semanas reduce drásticamente la liberación de cortisol (la hormona del estrés).

5. Es el mejor ejercicio físico

Aunque no pueda sustituir a los deportes tradicionales como un ejercicio quemador de grasa, el sexo también cuenta como actividad física. ¿Por qué? Pues porque se queman alrededor de unas 5 calorías por minuto, se utilizan varios músculos y se acelera el ritmo cardíaco, fortaleciendo nuestro corazón y ayudándonos a estar más sanos.

6. Combate el dolor de cabeza

Un estudio comprobó que el sexo es el mejor analgésico para aliviar el dolor de cabeza. Esto se debe a que las endorfinas liberadas durante el acto sexual actúan como analgésicos naturales del cuerpo humano, lo que conlleva a reducir y en algunos casos a eliminar por completo el molesto dolor de cabeza. Seguro que habéis escuchado la mítica frase de “no me apetece, me duele la cabeza”. Pero ahora…  ¡ya no hay excusas!

7. Te ayuda a conciliar mejor el sueño

Si durante el coito se liberan hormonas como la oxitocina, la adrenalina o las endorfinas, después del orgasmo lo que se libera es la prolactina, la hormona responsable del sueño. Por este motivo no es extraño que cuando finaliza la actividad sexual se sientan unas ganas enormes de dormir y que el cuerpo se relaje por completo. ¿Sufres de insomnio? Entonces olvídate de las pastillas, ¡el sexo es el mejor somnífero!

8. Reduce el riesgo de ataques al corazón

Mantener relaciones sexuales es un buen ejercicio para cuidar la salud de nuestro corazón por varios motivos entre los que cabe destacar que disminuye la presión arterial y activa la circulaciónlabio sanguínea. Además, durante la fase preliminar y de excitación, el organismo libera testosterona y DHEA (dehidroepiandrosterona), que actúan protegiendo el músculo cardiaco.

 

9. Ayuda a controlar la vejiga femenina

Para evitar la incontinencia urinaria, no hay nada tan importante como tener un suelo pélvico fuerte. La práctica del sexo puede ser el mejor entrenamiento para fortalecer esta parte del cuerpo debido a que cuando las mujeres tienen un orgasmo contraen los músculos del suelo pélvico, por lo que esta acción repetida con regularidad ayuda a su fortalecimiento.

10. Acelera el metabolismo y adelgaza

La dieta más divertida para quemar calorías es el se
xo. Sí, habéis leído bien. Durante una relación sexual de 20 minutos se queman alrededor de 127 calorías, 500 si se practica en la ducha y unas 60 calorías al darse un beso apasionado. Los movimientos pélvicos, la aceleración de los latidos cardiacos, la dilatación de los vasos sanguíneos de la zona genital, la aceleración de la respiración, las contracciones y por último el orgasmo, suponen un gasto de energía similar al de cualquier ejercicio físico.

Amor Luna

 

Categories: Sabías que...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.