image

Un bostezo es un acto involuntario que consiste en abrir mucho la boca, inspirar lenta y profundandamente y luego espirar, generalmente de forma prolongada y a veces ruidosa. Es indicio de tedio, debilidad, ansiedad, o estrés, aunque el bostezo más común es el que se produce a causa del sueño.

A pesar de ser un mero acto involuntario, bostezar tiene una función importante en nuestro cuerpo: al bostezar se expanden y contraen las paredes del seno maxilar para bombear aire al cerebro, lo que hace disminuir su temperatura. Ubicado en nuestros pómulos, el maxilar es una de las cuatro cavidades más grandes en las cabezas humanas.

Por todos es bien sabido que es imposible mirar a alguien que está bostezando y evitar que las comisuras de tu boca comiencen a abrirse de forma involuntaria e incontrolable. Pero, ¿por qué se contagian los bostezos? La ciencia aún no ha encontrado una respuesta clara a esta pregunta. Sin embargo, si hablamos de empatía, los bostezos sí tienen una explicación. Por primera vez, los científicos han observado y estudiado con detenimiento este fenómeno. Los resultados obtenidos del experimento mostraron que el ritmo del contagio de los bostezos es mucho mayor, en primer lugar con parientes, en segundo lugar con amigos y conocidos, y por último con desconocidos.

Los hallazgos sugieren que el bostezo es una forma de solidarizarse con las personas que experimentan una sensación en este caso relacionada con el estrés, la ansiedad, el aburrimiento o la fatiga.

Se puede concluir así que entre el contagio de un bostezo y la empatía hay una relación muy estrecha.

Y ahora yo os pregunto: ¿seréis capaces de leer este artículo sin bostezar ni una sola vez?

Amor Luna

Categories: Sabías que...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.