OPINIÓN DE LA MOVILIDAD EXTERIOR: LA IMPORTANCIA DE UNA BUENA INVERSIÓN

opinion

En una sociedad como la occidental donde todo está cada vez más informatizado se supone que el coste de esas nuevas tecnologías se debería ir abaratando cada vez más. Como siempre, cada país va a una velocidad distinta en cuanto a la adaptación de la sociedad al creciente uso por parte de los individuos de determinados productos que tienen como objetivo facilitarnos las tareas, pero una cosa es ir a velocidades distintas y otra cosa es tomar el pelo a los ciudadanos, que al fin y al cabo, somos los que pagamos.

Mientras que en ciudades como Ámsterdam, París, Helsinki o Copenhague hay redes Wi-Fi gratuitas por todas partes, incluso en el transporte público, en España, las pocas redes abiertas están en cafeterías o bibliotecas públicas y en muchas ocasiones ni siquiera funcionan correctamente o son muy lentas. Además, los precios que ofrecen las compañías para las conexiones a internet desde un ordenador o desde un dispositivo móvil son totalmente desorbitados para la velocidad o la capacidad que ofrecen.

En cuanto al consumo de ADSL doméstico, con una velocidad de entre 2 y 10 Mbps España tiene uno de los precios más altos de Europa (alrededor de los 40 €) cuando nuestros vecinos lusos o británicos pagan la mitad.

Un informe de la ITU (International telecommunications Union) afirma que el coste de las telecomunicaciones está ligado al nivel de desarrollo de los países. Así pues, estaríamos al nivel de países como Venezuela, Costa Rica, Eslovenia o Croacia. En España, un paquete simple de ADSL puede costar con la compañía más cara unos 60,38 € (con IVA) mientras que un paquete avanzado con una conexión de fibra de 50 MB más televisión puede llegar a costar los 110 € (IVA incluido), y por si eso fuera poco, el coste que se paga en España por la conexión a Internet puede llegar a triplicar el coste que se paga en Italia o Portugal y a doblar el coste que se paga en Francia, Finlandia o Dinamarca.

Un ejemplo es que servidora lleva cerca de un año viviendo en varios países y cuando volvió para vacaciones a España lo tuvo muy difícil para encontrar una compañía que le ofreciera los mismos servicios que tenía en Francia: 3Gb de capacidad máxima, así como SMS y llamadas ilimitados. Lo que más se acercaba a eso costaba al menos 30€ y no tenía SMS ilimitados. Cuando se mudó a Dinamarca, por ejemplo, lo encontró, y no sólo eso, sino que encima tenía una capacidad de 6Gb en vez de tres. Además, buscando un módem para tener Internet en el ordenador, se encontró con que 5Gb de capacidad con una velocidad máxima de 20 Mbps costaba unas 69 coronas (es decir, unos 9€), 10Gb 89 coronas (11 € aproximadamente), 15Gb 99 coronas y 120Gb, 199 coronas (unos 24€). ¿Son realmente comparables los precios? No.

En cuanto a telefonía móvil, España está también entre los países donde sale más caro llamar, unos 13,3 céntimos de media, sólo por detrás de Holanda, Luxemburgo o Bélgica (14, 7, 14,6 y 13,8 céntimos por minuto respectivamente). En el otro extremo está Alemania con 8,8 céntimos, Italia con 6,9, o Lituania, donde llamar por teléfono les cuesta a los usuarios 1,9 céntimos.

Si hablamos de las llamadas internacionales, España se sitúa en el medio de la lista con un coste de 0,65€/minuto, mientras que los ciudadanos de Francia, Italia o Hungría pagan casi la mitad, unos 0,35€/minuto. En el otro extremo está Reino Unido (1,19€/minuto) o Bélgica (0,97 €). Con estos datos se me ocurre pensar en qué narices está pasando en España para que se sigan dando estos atracos en la factura de telefonía o Internet, o por qué se sigue creyendo que las compañías más caras y más grandes son las mejores y las que dan un mejor servicio (¿no os da la sensación de que es lo mismo que ocurre con los partidos políticos?) y en cómo se está permitiendo que las compañías se aprovechen de eso.

Esto es una clara señal de que falta una buena inversión en I+D+i por parte del Estado y por parte de las compañías privadas. No será hasta entonces cuando la economía española logre reactivarse de veras, ya que no se puede pretender crear empleo en un país con un modelo económico propio de un país emergente o un nivel de pobreza propio de un país tercermundista.

Recuerdo que hace unos años, cuando la crisis comenzó, se decía en los telediarios que una de las primeras muestras de que la crisis había llegado era que la media de líneas telefónicas en manos de cada español había pasado de tres a una. ¡Tres líneas de teléfono! ¿En serio son necesarias tantas líneas de móvil para conseguir ahorrar? ¡No, con una basta y sobra! o debería, si la calidad de los servicios y los precios fueran realmente competitivos, y eso, señores, sin inversión en I+D + i, no va a ocurrir nunca.

Fuentes:

http://mundocontact.com/holanda-el-pais-con-la-telefonia-movil-mas-cara-de-europa/

http://www.pcactual.com/articulo/actualidad/noticias/11389/adsl_internet_movil_espana_los_mas_caros_europa.html

Verónica

Ayúdanos a conseguir más visitas: [PDC]

Categories: Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.